Se llama copla democrático

Los ojos en la copla española

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los ojos en la copla española

Mensaje  Guasón el Dom Jul 07, 2013 8:47 am

Los ojos son los receptores de la luz, pero en la copla aparecen con su función invertida y pasan a ser los reflectores de ésta: “luceros”, “candiles”, “lumbre”, “carbones encendidos”, “soles”, etc. Es la tradición literaria en la que los ojos son fuente de luz y de vida.

Dejaste el caballo
y lumbre te di,
y fueron dos verdes luceros de mayo
tus ojos pa mí. [...]
(Ojos Verdes145)

[...] Quiero que esos dos luceros
me alumbren de noche y día,
porque si no yo me muero, ¡vida mía!
Tus ojos negros, tus ojos,
candiles de mi dolor,
tus ojos tienen la culpa,
tienen la culpa de to. [...]
(Tus ojos negros)

[...] La lumbre de sus ojazos
me quemaba más que el vino. [...]
Son dos pozos, dos luceros,
dos carbones encendidos, [...]
(En una esquina cualquiera)

[...] Me miraste -me miraste
y toda mi noche oscura de penas
ardió de lucero. [...]
Me miraste –me miraste
Y al punto mis ojos de frente a los tuyos
brillaron de celo. [...]
(Me embrujaste)

[...] ¿De qué me sirve tener los clisos,
sentrañas mías como luceros? [...]
(Dolores La Golondrina)

[...] Me deslumbraron sus ojos
con claridades de aurora [...]
(Corazón, dile a la boca)

[...] Eres luna, sol y aurora –Pastora-,
tus ojitos son mi luz [...]
(Pastora)

[...] Poned candiles, poned faroles,
por Dios, ponedlos, por compasión,
que por culpita –culpita- de esos dos soles –dos soles
tengo en tinieblas mi corazón. [...]
(Candiles y luminarias)

[...] Dicen...dicen que en sus ojazos como diamantes
brilla una luz extraña de oscuridad. [...]
Dicen... dicen que eran dos ascuas sus ojos moros. [...]
(Dicen)

[...] Españolas, mis coplas son españolas,
de lumbre en los ojos, de sueño y pasión. [...]
(Coplas de amor y de besos)

...porque tienes unos ojos
igual que dos luceros ...
(Sevillanas de Triana)

145 Posiblemente la copla más famosa dedicada a unos ojos sea “Ojos Verdes”, de Rafael de León en colaboración con Valverde y música de Quiroga, de la cual existen siete versiones, entre ellas una para hombre, una paródica, una “nueva versión” y otra para la película “Carmen la de Ronda” en Josefa Acosta Díaz, et alt., op. cit., pág. 140. En todas estas versiones hay ligeras modificaciones en los primeros versos de la versión original, que intentan suavizar los aspectos más “fuertes” que contiene, pues después de 1936 obligaron a cambiar la letra acusándola de inmoral. Se incluye en la película “Filigrana” de Luis Marquina (1949). Existe una versión francesa con el título “Gitane aux yeux troublants”. Es la más emblemática de todas las coplas musicadas por Quiroga, quien se inspiró en el folclore asturiano. En un principio las notas tenían reminiscencias de habanera, que el maestro convirtió en zambra. Fue estrenada en 1935 por Blanquita Suárez. También la cantaron Estrellita Castro, Miguel de Molina y Conchita Piquer. Según Quiroga, un año antes de la guerra fue él quien les encargó a León y Valverde la letra de “Ojos Verdes”, para que el título recordara el color de los ojos de Fuensanta, su mujer, en Miguel Espín y Romualdo Molina, op. cit., pág. 57. La copla se inspira en el “Romance de los ojos verdes”, poema que también fue censurado y del que se suprimió un pasaje:

La sábana de la cama
en silencio se defiende
contra dos cuerpos desnudos
que su blancura oscurecen
amortajando suspiros
bajo la cal de sus pliegues,
en una lucha romana
de mirtos y de laureles.

Es famosa la anécdota en la que estando Rafael de León, Federico García Lorca y Miguel de Molina tomando un chocolate con churros en La Granja, Rafael comentó que estaba escribiendo, junto a Valverde, una nueva canción que había titulado “Ojos Verdes”. Cuando comenzó a recitar algo del estribillo, Federico, de broma, le dijo que aquello estaba inspirado en su “Romance sonámbulo” y Rafael le preguntó si se creía el dueño del color verde en la poesía española, en Miguel de Molina, op. cit., pág. 109.


No sólo pueden reflejar la luz, también reflejan la imagen del amado, o la amada puede verse reflejada en los ojos del hombre que ama, quedando los ojos convertidos en espejos para ambos. Los ojos lanzan dardos, flechas, como en la poesía del amor cortés.

[...] Yo tenía mi estrella, mi sol y mi luna,
¡ay, Santa Lucía de mi corazón!,
pero desde el día que me vi en tus ojos
ya no tengo estrellas, ni luna, ni sol. [...]
(Tus ojos negros)

[...] Yo tengo dos ojos que son dos espejos
para que se miren tu llanto y tu risa. [...]
(No me vengas ni me vayas)

[...] Oscuridad de tormenta
donde ciega me perdí,
cuando quise darme cuenta
en sus ojos yo me vi. [...]
(En una esquina cualquiera)

Tener a alguien en los ojos significa tenerlo en el pensamiento. El autor sigue el modelo canónico de raigambre platónica.

[...] Yo sé bien que tú me tienes
en los ojos noche y día.
Yo te llevo entre las sienes
pa los restos de mi vida. [...]
(Silencio, cariño mío)

Las mujeres se quedan sin sol, sin estrella y sin luna después de ver los ojos de su amor. Es interesante señalar que esta pérdida se produce en el ámbito de lo celeste, que es lo espiritual. La pérdida tiene un valor metafísico que engloba lo material.

[...] Yo tenía mi estrella, mi sol y mi luna
¡ay, Santa Lucía de mi corazón!,
pero desde el día que me vi en tus ojos
ya no tengo estrellas, ni luna, ni sol. [...]
(Tus ojos negros)

Tener sin luz la mirada es estar muerto:

[...] Y después de correr desolada
junto al monarca de sus delirios,
encontró ya sin luz su mirada
entre violetas y blancos cirios. [...]
(Reina y señora)

Los ojos pueden quedarse secos y sin luz de tanto llorar por el desprecio del hombre al que se ama.

[...] Con tu ceguera y tu desvío
tú me enclavaste en una cruz,
y de llorar los ojos míos
quedaron secos y sin luz. [...]
(Antonia la de Aracena)


Si los ojos no alumbran, causan la muerte:

[...] Quiero que esos dos luceros
me alumbren de noche y día,
porque si no yo me muero, ¡vida mía! [...]
(Tus ojos negros)

Los ojos pueden “apagarse”:

[...] apaga tus verdes ojos
que son toda mi fortuna, [...]
(Me da miedo la luna)

Los ojos pueden nublarse por los celos, o cegarse por conseguir algo material, o estar ciegos de dolor.

[...] Miró la guapa moza a aquel a quien quería,
una nube de celos sobre sus ojos vio
y porque no pasara lo que ella presentía,
altiva y desdeñosa, el baile no aceptó. [...]
(Romería de Quintillo)

[...] El museo sevillano
un mal día visitó
un banquero americano
que de Trini se prendó.
Y con el brillo de los diamantes
la sevillana quedó cegá
y entre los brazos de aquel amante
huyó de España la Triniá. [...]
(Triniá)

[...] Con tu ceguera y tu desvío
tu me enclavaste en una cruz, [...]
(Antonia la de Aracena)

[...] Abre puertas y cerrojos
que me dé la luz del sol,
que están ciegos ya mis ojos
de tinieblas y dolor. [...]
(Cárcel de oro)

Hay numerosos ciegos de amor en estas letras, donde la función primigenia, recibir la luz y la realidad, queda anulada consciente o inconscientemente. Hay ojos que sólo ven a la persona amada. Hay ojos que nublan la razón.

[...] Por su desdén frío y mudo,
dijo con ciega pasión:
-El corazón de tu escudo
es como tu corazón. [...]
(Doña Sol)

[...] Mujer, que llora y padece,
te ofrezco la salvación.
El cariño es ciego.
Soy un hombre bueno que te compadece.
¡Anda, vente conmigo!
¡Ay, Niña de Fuego!
(La Niña de Fuego)

[...] Pero como estaba ciega
no veía tu traición,
ni vi el puñal que en la sombra
buscaba mi corazón. [...]
Yo no comprendo toavía
cómo pudiste fingir
un querer que no sentías
y que yo, ciega, creí. [...]
(Judas)

[...] Cegadita de cariño yo le ruego que me ampare,
que me tenga caridad.
Se lo pido de rodillas por la gloria de su madre
y no me sirve de na. [...]
(No me quieras tanto)

...Pepa Bandera se puso a querer
y en su ceguera dejó de bailar. ...
(Pepa Bandera)

Dentro de mi pulso te llevo metida,
eres la candela de mi pensamiento,
me bebo en tus labios la muerte y la vida,
y con tus achares, ceguera y tormento.
Yo soy en tu mano como un cieguecito,
barco que navega por tu voluntad,
si tú me quisieras siquiera un poquito,
no me dejarías padesé este mal. [...
(Tú a mí no me quieres)

[...] Me cantaba lo mismo que a ti
y yo ciega de amor lo creí: [...]
(Rondalla de celos)

[...] No tienes que darme cuentas,
a ciegas yo te he creído,
yo voy por el mundo a tientas
desde que te he conocido.
Llevo una venda en los ojos
como pintan a la Fe146;
no hay dolor como esta gloria
de estar creyendo sin ver.
Mi corazón no me engaña
y a tu caridad se entrega.
¡Duerme tranquilo, sentraña,
que te estoy queriendo a ciegas! [...]
¡Sigue mintiendo, alma mía,
para yo quererte a ciegas!
(A ciegas)

[...] Ya está loco y enterrado
quien la copla me inventara;
la razón se la han nublado
los ojitos de mi cara. [...]
(Rosa la de los lunares)

[...] Oscuridad de tormenta
donde ciega me perdí,
cuando quise darme cuenta
en sus ojos yo me vi. [...]
(En una esquina cualquiera)

Una torre de Granada
y en la torre, ¡qué dolor!,
una niña está encerrada
que no ve la luz del sol. [...
Morena de verde oliva –cautiva-,
cautiva de un mal de amor.
Qué pena me dan tus clisos
que no ven cielos ni mar. [...]
(La cautiva)

146 Virtud teologal que tiene, como imagen simbólica, una cruz. En la Biblia se representaba por una coraza o escudo. Simbólicamente, le corresponde el color blanco, y suele representarse también por una figura femenina, con los ojos vendados -la Fe cree lo que no se ha visto- y adornada de otros atributos
característicos: un cáliz, una cruz o una lámpara encendida, en J.A. Perez-Rioja, Diccionario de símbolos y mitos, Tecnos, 1980 otros valores de unidades que se refieren a colores y plantas se encuentran en Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de los símbolos, Herder, 1991.

avatar
Guasón
Admin

Mensajes : 15385
Fecha de inscripción : 30/01/2012

http://sellamacopla1.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos en la copla española

Mensaje  Guasón el Lun Jul 08, 2013 1:43 pm

Hay ojos que duelen de mirar y no ver. Es frecuente la expresión del dolor porque los ojos no ven al amado.

[...] Me duelen los ojos de mirar sin verte, [...]
(¡Ay, pena, penita)

Cuando los ojos cumplen su función originaria es para percibir una realidad adversa, con frecuencia, cruel.

[...¡Ay! que con estos ojitos negros
que se han de comer la tierra,
¡ay! madre, que yo lo vi;
que lo vi con esa persona
que de él hace paz y guerra
y es un cuchillo pa mí.
Pa qué más tormento, pa qué más dolor
que el haberlo visto con estos ojitos -¡ay, madre del alma!-
con estos ojitos que lo he visto yo. [...
(Con mis propios ojos)

[...] Me quitaron la ceguera
con un cuchillo de compasión
y hoy va solo por la acera
sin lazarillo mi corazón.
-¡To eso es mentira! ¡Lo afirmo y lo pruebo!
Y yo te decía queriendo ponerme
la venda de nuevo: [...]
(A ciegas)


Los ojos no sólo reflejan la luz y el universo ya señalado; sino también un estado de ánimo o un sentimiento sin necesidad de la palabra: ojos de negra melancolía, ojos morados de tanto sufrir por el arrepentimiento, ojos de tormento, ojos que expresan la maldad de una mujer traidora, ojos de celo, ojos de calentura, ojos que muestran locura.
Llevar los ojos de luto es señal de sufrimiento. Los ojos son los que transmiten el amor, como se ha señalado.

...Al correr de los años dicen que un día
una sombra cruzaba la carretera
y en sus ojos de negra melancolía
todos reconocieron a la ventera. ...
(La Deseada)

[...] María de la O,
qué desgraciadita, gitana, tú eres
teniéndolo to.
Te quieres reír
y hasta los ojitos los tienes morados
de tanto sufrir.
Maldito parné,
que por su culpita dejaste al gitano
que fue tu querer. [...]
(María de la O)

...Compañera y soberana,
con los ojos de tormento
y la boquita de grana. ...
(Compañera y soberana)

...Y una noche de la Cruz de Mayo
entró en un corral
y en los ojos de un mozo de rumbo
leyó este cantar: ...
(La Rosa de Capuchinos)

Los ojos desencajados
con una mirada extraña,
camina por todos lados
Lolita La Musaraña. [...]
(Lolita La Musaraña)

[...] ¿Por quién llevan luto tus ojitos claros? [...]
(Amparo)

[...] En tus ojos se adivina
la locura de un “te adoro”. [...]
(Con divisa verde y oro)

[...] Me miraste -me mirastey
al punto mis ojos de frente a los tuyos
brillaron de celo. [...]
(Me embrujaste)

La Niña de Puerta Oscura
se dio de cara con él,
los ojos de calentura,
la boca como un clavel. [...]
(La Niña de Puerta Oscura)

[...] Él descubrió por mis ojos
de cómo yo lo quería [...]
(Corazón, dile a la boca)

[...] Tus ojos como la mora –Pastora-
encendieron mi querer [...]
(Pastora)

Una mujer puede reconocer en los ojos de un niño los ojos de su padre.

[...] De pronto mira una boca
y unos ojitos que son los de él,
y besa como una loca
aquellos labios de rosa y miel. [...]
(La Clavel)

El hombre puede enamorarse de unos ojos.

[...] Yo era una gitana de rango y tronío,
tú ibas derramando nobleza y orgullo,
y enamoradito de los ojos míos
pusiste en mis manos el cariño tuyo. [...]
(Vete donde no te vea)

Si al mentir se cierran los ojos, la mentira tiene mayor credibilidad.

[...] Jura que me quieres mucho,
que a nadie quisiste más,
dilo cerrando los ojos como
si fuera verdad. [...]
(Como si fuera verdad)

Se puede obedecer a alguien “con los ojos cerrados”, es decir, sin pedir explicaciones ni buscar razones.

[...] Pide que me eche a una hoguera
y te obedeciera con ojos cerrados. [...]
(A tu puerta)

Hay quienes cierran metafóricamente los ojos para no ver el engaño o la traición, se ponen voluntariamente una venda o piensan en clavarse alfileres en los ojos con tal de no enfrentar la realidad. Cerrar los ojos es tolerar el engaño.

[...] yo te decía cerrando los ojos
lo mismo que un ciego: [...]
Llevo una venda en los ojos
como pintan a la Fe; [...]
Yo me clavaré en los ojos
alfileres de cristal,
pa no verme cara a cara
contigo y con tu verdad.
(A ciegas)

Tener los ojos bajos es signo de arrepentimiento.

[...] Con los ojitos bajos como los niños
vendrás pidiendo que te perdone, [...]
(Como dos barquitos)

(continúa)
avatar
Guasón
Admin

Mensajes : 15385
Fecha de inscripción : 30/01/2012

http://sellamacopla1.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos en la copla española

Mensaje  Guasón el Miér Jul 10, 2013 9:03 am

En la copla los ojos son negros o verdes; negros como la mora, como el carbón, como el azabache, como el cordobán, como los celos; ojos negros de locura, ojos de luto, de pasión, centinelas de amargura del corazón, lobos traicioneros, pozos, puñales clavados en el corazón. Verdes de almendra, de manzana; como la albahaca, como el trigo, verde limón, con brillo de faca clavados en el corazón, que enamoran a la luna. Ya en la tradición, se preferían los ojos claros, como los de color verde que poetas y prosistas los alababan, presentándolos como la mayor perfección incluso en las morenas. El significado de “ojos” se extiende para designar al amado, en clara sinécdoque.

En el Café de Levante, entre palmas y alegría,
cantaba La Zarzamora;
se lo pusieron de mote porque dicen que tenía
los ojos como la mora. [...]
(La Zarzamora)

[...] El pelo como la mora,
los ojos como los celos, [...]
(La Caramba)

Unos ojos muy negros
van por el Prado,
-¡Ole catapum, pum, pumvan
por el Prado,
y yo al ver su negrura
me he desmayado. ...
(¡Ole, catapum!)

[...] Ojos negros de locura,
ojos negros de pasión,
centinelas de amargura
de mi pobre corazón.
Son dos pozos, dos luceros,
dos carbones encendidos,
son dos lobos traicioneros
que al camino me han salido.
Ojos de mi mala suerte,
negros como el cordobán.
Ojos que me dan la muerte -ay, la muertey
que la vida me dan. [...]
Y busco para mis males
tus ojos por todos lados,
los llevo cual dos puñales
en mi corazón clavados. [...]
(En una esquina cualquiera)

[...] Y más que mi suerte,
y más que la muerte,
más negros toavía
son esos sacáis que me están matando. [...]
Tus ojos negros, tus ojos,
tienen la culpa de to [...]
Y de esta negrura,
y de esta amargura,
y de esta agonía
la culpa la tienen tus ojitos negros. [...]
(Tus ojos negros)

[...] A los dos de la mañana
me vinieron a llamar
tres pares de ojitos negros
y me tuve que entregar. [...]
(Romance de Juan de Osuna)

[...] Te vas a quedar reinando
en mis clisos de gitana, [...]
(Arrieros somos)

[...¡Ay! que con estos ojitos negros
que se han de comer la tierra,
¡ay! madre, que yo lo vi; [...
(Con mis propios ojos)

[...Tus ojos como la mora -Pastora – [...
(Pastora)

[...] Poned candelas en las montañas
y luminarias por los tejados,
que ando a la busca de unas pestañas
y de unos ojos negros rasgados. [...]
(Candiles y luminarias)

...Te acordarás un día
de mis ojos de luto,
al echarme de menos
minuto tras minuto. ...
(Te acordarás un día)

...Negro pelo, negro pelo
que trasmina a menta y limón,
negros ojos, negros celos,
primo hermano de mi corazón. ...
(Un rojo, rojo clavel)

[...] color de almendra en los ojos. [...]
apaga tus verdes ojos
que son toda mi fortuna, [...]
Se enamoró de tu cara
y de tu piel de aceituna;
se enamoró de tus ojos
y me robó mi fortuna,
y por eso me da miedo
de acordarme de la luna.
(Me da miedo la luna)

[...] Si no me mirasen tus ojos de almendra,
el pulso en las sienes se me pararía; [...]
(Dime que me quieres)

[...] Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes, con brillo de faca,
que están clavaditos en mi corazón. [...]
(Ojos verdes)

...Cuando un mocito
no sabe su pena cantar,
suelta dos oles
y queda la niña enterá,
y unos ojitos de almendra
le responden: -¡Ole ya! ...
(Canción del olé)

[...] ¡Ay, tus ojos de manzana
y tus labios de cuchillo! [...]
(Trece de mayo)

[...] Tenía los ojos verdes
y los tengo, que la mar,
por mucho que rice el rizo,
verde que verde será. [...]
(Pastora Imperio)

En “Amparo”, se encuentran unos ojos claros sin especificar si son verdes o azules; en “Candelaria la del Puerto” la protagonista tiene “en los ojos todo el mar”, con esta expresión puede aludir al color de los ojos y entonces serían los primeros ojos azules que encontremos en los textos o bien puede hacer referencia a unos ojos muy grandes.

...¿Por quién llevan luto tus ojitos claros? ...
Alegra, bien mío,
tus ojitos claros, ...
(Amparo)

Candelaria la del Puerto es la rosa de la playa,
un jazmín entre los labios y en los ojos todo el mar [...]
(Candelaria la del puerto)


Hay ojos de acero.

[...] Mentira tus labios que dicen “te quiero”,
que sin mí no viven, que por mí respiras;
mentira tus ojos, tus ojos de acero,
que hasta cuando lloran son pura mentira. [...]
(Como si fuera verdad)

Pueden reflejar también un canon de belleza: ojos de terciopelo. No tener los ojos grandes es signo de fealdad, por el contrario tenerlos rasgados o grandes es bello.

[...] Doña Luz, orgullosa, guarda con celo
la leyenda marchita de un viejo amor,
que mirando sus ojos de terciopelo
esta copla una noche le dedicó: [...]
(Doña Luz)

La vecinita de enfrente -no, no-
No tiene los ojos grandes,
ni tiene el talle de espiga -no, no-,
ni son sus labios de sangre. [...]
(A la lima y al limón)

[...] Poned candelas en las montañas
y luminarias por los tejados,
que ando a la busca de unas pestañas
y de unos ojos negros rasgados. [...]
(Candiles y luminarias)

[...] Traje color manzana -¡y olé!-
y medias carmesí -¡qué primor!-
y unos ojos tan grandes
-¡olé y olé! ¡tenedme que me caigo!-
que me muero yo. [...]
(Coplas de Pedro Romero)

La enamorada está dispuesta al sacrificio, puede ofrendar sus ojos a cambio de conseguir el amor deseado o para demostrar que su amor es verdadero. A veces la enamorada hubiera preferido quedarse ciega antes de conocer al hombre que la hace sufrir, o puede maldecir sus ojos por haber pertenecido en otro tiempo a un hombre que no se los merecía, o ser capaz de romper con sus manos “llave, puertas y cerrojos” con tal de verse en las niñas de los ojos de él. La amada puede declararle quererlo más que a sus propios ojos o ver por los ojos de él. Esta sustitución es entrega absoluta y pérdida de la voluntad por amor.


[...] Para que tú me creyeras,
saltarme los clisos no me importaría, [...]
Pide que me eche a una hoguera
y te obedeciera con ojos cerrados. [...]
(A tu puerta)

[...] Llévame por calles de hiel y amargura,
ponme ligaduras y hasta escúpeme;
échame en los ojos un puñao de arena;
mátame de pena, pero quiéreme. [...]
Mira que pa mí en el mundo
no hay na más que tú
y que mis sacáis, si digo mentira,
se queden sin luz. [...]
(Te lo juro yo)

[...] Yo me clavaré en los ojos
alfileres de cristal,
pa no verme cara a cara
contigo y con tu verdad. [...]
(A ciegas)

[...] ¡Que se me salten los ojos,
si yo te vuelvo a mirar! [...]
(Con un pañuelito blanco)

[...] Maldigo estos ojos, maldigo estos labios
que fueron pa ti. [...]
(Judas)

[...] Rompería con mis manos
llave, puertas y cerrojos
con tal de verme, serrano,
en las niñas de tus ojos. [...]
(Sólo vivo pa quererte)

[...] Te quiero más que a mis ojos,
te quiero más que a mi vida,
más que al aire que respiro
y más que a la madre mía. [...]
(Y sin embargo te quiero)

Yo veía por tus ojos
y bebía de tu aliento,
y no tenía más rumbos
que los de tu pensamiento. [...]
(Vamos a dejarnos)

[...] Que me llenen los ojos de espinos
y escupan mi cara como a una cualquiera. [...]
(Pozo de muerte)

Los ojos pueden convertirse en la fortuna del hombre que ama, en la perdición de él o de ella, o personificarse heroicamente y cruzar tapias y fosos para continuar con el amor que terceros quieren impedir; pueden provocar la confusión en la mujer; también pueden acosar, clavarse en el corazón, provocar los celos, quemar, provocar que un hombre se entregue a la justicia, dar la vida o la libertad, traer mala suerte, causar dolor, desmayo e incluso matar. Hay ojos que hablan, otros que mienten.

[...] apaga tus verdes ojos
que son toda mi fortuna, [...]
(Me da miedo de la luna)

En el firmamento de los ojos tuyos
me perdí una noche tras de tu querer; [...]
(Compañera y soberana)

Hay unos ojos llamando,
abre madre ese portón,
aunque sé que van buscando
tan sólo mi perdición. [...]
(Sólo vivo pa quererte)

[...] Aunque pongan una tapia
y tras de la tapia un foso,
han de saltarlos tus brazos
y han de cruzarlos mis ojos.
(No me llames Dolores)

[...] Me acosan como a las fieras
tus clisos por las esquinas. [...]
(Dolores La Golondrina)

[...] Y estando en esa soberbia
abrió la noche un postigo
por donde entraron dos ojos
que dieron muerte a los míos. [...]
(La Salvaora)

[...] La lumbre de sus ojazos
me quemaba más que el vino. [...]
Ojos de mi mala suerte,
negros como el cordobán.
Ojos que me dan la muerte –ay, la muertey
que la vida me dan. [...]
Y busco para mis males
tus ojos por todos lados,
los llevo cual dos puñales
en mi corazón clavados. [...]
(En una esquina cualquiera)

[...] porque tus ojos, mi vida,
y ese color de tu pelo
aun dormida me dan celos, [...]
(Tengo miedo)

Unos ojos muy negros
van por el Prado,
-¡Ole catapum, pum, pumvan
por el Prado,
y yo al ver su negrura
me he desmayado. ...
Traedme sales
y agua de mayo
para que vuelva pronto
de mi desmayo,
que me han herido
unas pestañas negras
como el olvido,
y me han matado
los ojos de aquel hombre
que vi en el Prado. ...
La otra noche en el baile
me he columpiado,
¡ole catapum, pum, pum!-
me he columpiado
por culpa de los ojos
de un embozado, ...
Caray, señores,
qué maravilla,
que los corregidores
gasten patillas,
para que luego,
tras el embozo,
confunda yo sus ojos
con los de un mozo.
(¡Ole, catapum!)

[...] y me encontré con sus ojos
que me dieron la vida y me dieron la muerte. [...]
(Almudena)

[...] A las dos de la mañana
me vinieron a llamar
tres pares de ojitos negros
y me tuve que entregar. [...]
(Romance de Juan de Osuna)

[...] ¡Dad cumplimiento a las leyes!
Soy bandolero y no quiero
que me salven los ojos de Reyes,
-ay, ay- de Reyes Montero. [...]
¡Dadle descanso a las leyes!
que yo solito me muero
cuando miro los ojos de Reyes,
-ay, ay- de Reyes, Reyes Montero.
(Reyes Montero)

[...] Cuando yo iba llorando la pena mía
de llamarme Rosario la de las pieles,
unos ojos me dieron los buenos días
en la esquina del Prado junto a Cibeles. [...]
(Rosas de ayer)

...Cuando reluce el torero
con un quite por faroles,
mis ojos dicen -¡te quiero!- ...
(Canción del ole)

[...] Mentira tus labios que dicen “te quiero”,
que sin mí no viven, que por mí respiras;
mentira tus ojos, tus ojos de acero,
que hasta cuando lloran son pura mentira. [...]
(Como si fuera verdad)

[...] Y así La Puñales, perdiendo y ganando,
trataba a los hombres de mala manera,
hasta que una noche la fueron matando
los ojos de un hombre que dijo a su vera: [...]
(Lola Puñales)

[...] Silencio para el “me muero”
por los ojos de mi amante. [...]
(Silencio, cariño mío)

Carcelero, carcelero,
¿por qué no abres puertas y cerrojos?
Porque no quiero perderme
por culpita de unos ojos. [...
(Carcelero, carcelero)

No falta el elogio a los ojos de la madre.
[...] Madre buena,
con los ojitos de novia
y la cara de azucena. [...]
(Madre hermosa)

En algunas de las letras se alude a Santa Lucía, mártir cristiana patrona de los ciegos. Se la suele representar con los ojos en un plato o en su propia mano.


[...Me valga Santa Lucía
y me dé conformidad
si por cosas de la vida
tus ojos no viera más. [...
(Sólo vivo pa quererte)

En la noche negra de mi mala suerte,
¡ay, Santa Lucía de mi corazón! [...]
Yo tenía mi estrella, mi sol y mi luna,
¡ay, Santa Lucía de mi corazón!, [...]
Debiste dejarme ciega de repente,
¡ay, Santa Lucía de mi corazón!,
y así de seguro no hubiera sabido
la mala partida de esta sinrazón.
Porque yo no puedo vivir sin tus ojos,
¡ay, Santa Lucía de mi corazón!, [...]
(Tus ojos negros)

[...¡Por Dios, señora Santa Lucía!
Que aquellos ojos que eran mi vida
hoy ya ni muertos me quieren ver. [...
(Candiles y luminarias)

Es necesario que, para resarcirse de una traición, la mujer desee ver al hombre humillándose.

[...] Permita Dios que te vea
ir de cancela en zaguán
y que nadie te socorra
con un cachito de pan. [...]
Tengo que verte pidiendo
caridad por los umbrales
y yo decirte riendo:
-Anda, ve y que Dios te ampare. [...]
(Arrieros somos)

En definitiva los ojos son el origen de los más contradictorios sentimientos: alegría/dolor, vida/muerte, elogio/maldición, fortuna/mala suerte, luz/ceguera, realidad cruel/irrealidad lenitiva.

Fin
avatar
Guasón
Admin

Mensajes : 15385
Fecha de inscripción : 30/01/2012

http://sellamacopla1.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los ojos en la copla española

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.