Se llama copla democrático

MI BLOC, QUE NO BLOG

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:22 pm



Ganímedes

Gamínedes es un satélite del planeta Marte, mayor que la luna. e incluso mayor que los planetas Mercurio y Plutón



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:28 pm



Reglas talibanes
Increíbles pero ciertas

El régimen talibán, en su estricta y radical aplicación de la Sharía, ha conservado su poder en Afganistán, dando alas a un trato marginal hacia la mujer, lo que ha provocado indignación internacional.

Según RAWA -Asociación Revolucionaria de la Mujer de Afganistán-, el maltrato y el abuso al que someten a las mujeres es constante.

Ellas presentaron una lista de 29 puntos, en los que sienten un trato denigrante, vejatorio, humillante, pero los talibanes afirman que sólo quieren 'crear un ambiente seguro, donde la castidad y la dignidad de las mujeres sean, por fin, sacrosantas, como recogen las creencias Pashtunes sobre la vida en purdah, una práctica para ocultar la vida femenina en público'. 

RAWA denuncia que a muchas mujeres les quitan las ganas de vivir.

Los 29 puntos de prohibición

1- Total prohibición del trabajo femenino, fuera de sus hogares, que igualmente se aplica a profesoras, ingenieras... y otros profesionales. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras, previamente elegidas, tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.

2- Total prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de sus casas, a no ser que sean acompañadas de su mahram (padre, hermano o marido).

3- Prohibido a toda mujer cerrar tratos con comerciantes masculinos.

4- Prohibido a toda mujer ser tratada por médicos masculinos.

5- Prohibido a toda mujer estudiar en escuelas u universidades o cualquier otra institución educativa. Los talibanes han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos.

6- Obligación a toda mujer para llevar un largo velo (burka), que la cubre de la cabeza a los pies.

7- Azotes, palizas y abusos verbales contra toda mujer que no vista
acorde con las reglas talibán, o toda mujer que no vaya acompañadas de su mahram.

8- Azotes en público contra toda mujer que no oculte sus tobillos.

9- Lapidación pública contra toda mujer acusada de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Muchas amantes son lapidadas hasta la muerte, bajo esta regla.

10- Prohibición del uso de cosméticos. A las mujeres con las uñas pintadas les han amputados los dedos.

11- Prohibido hablar o estrechar mano a varones que no sean mahran

12- Prohibido a toda mujer reír en voz alta. Ningún extraño debe oír la risa de una mujer

13- Prohibido a toda mujer llevar zapatos con tacones que produzcan sonido al caminar. Los hombres no puede oir los pasos de mujeres.

14- Prohibido a toda mujer montar en taxi sin su mahram.

15- Prohibido a toda mujer tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.

16- Prohibido a toda practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo.

17- Prohibido a toda mujer montar en bicicleta o motocicleta.

18- Prohibido a toda mujer llevar indumentaria de colores vitosos. En términos talibán se trata de 'colores sexualmente atractivos'.

19- Prohibido a toda mujer reunirse con motivo de festividades como el Eids, con propósitos recreativos.

20- Prohibido a toda mujer lavar ropa en ríos o plazas públicas.

21- Modificación de todas las nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra 'mujer'. Por ejemplo, 'el Jardín de las Mujeres', se llama ahora 'el Jardín de la Primavera'.

22- Prohibido a toda mujer asomarse a balcones de su casa.

23- Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que toda mujer no pueda ser vista desde fuera de su casa.

24- Prohibición a los sastres de tomar medidas a toda mujer, y coser ropa femenina.

25- Prohibido a toda mujer el acceso a los baños públicos.

26- Prohibido a toda mujer viajar en el mismo autobús de hombres. Los autobuses se dividen 'solo para hombres' o 'solo para mujeres'.

27- Prohibido a toda mujer usar pantalones, aunque bajo el burka.

28- Prohibido fotografiar o filmar a toda mujer.

29- Prohibido publicar imágenes de mujeres en revistas y libros, o colgadas en las paredes de tiendas.


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:31 pm



Un poquito de fervor cristiano

La Semana Santa sevillana (Sevilla-España) se está convirtiendo en una afición sin Dios. Hora es ya de dar un puñetazo en la mesa o decir: ¡basta ya! Un basta ya, a las cofradías, pero también un basta ya, al Vaticano, a los cardenales, obispos, curas, monjas. Un basta ya, al Opus, a los Catecúmenos, a los colegios religiosos, cortitos de caridad cristiana y un Evangelio de conveniencia cuyas páginas se han quedado en un breviario. Una vergüenza de los que se rasgan las vestiduras cada vez que amenazan con descolgar un crucifijo.

Me están gustando estos tiempos transgresores que están llamando a las cosas por su nombre. Tiempos que están desmontando a los fariseos y señalando sepulcros blanqueados. Y muchísimo más en una ciudad como Sevilla, que no tiene remedio ni con una celebración que hubiere de veinte exposiciones universales más.

No se puede decir más preciso lo de la afición sin Dios. Nada menos que el presidente del Consejo se ha atrevido a desafiar una máxima hasta ahora intocable, la de: ‘ni fías ni porfías en cuestión de cofradías’, uno de los mandamientos de esta ciudad que entra montones de veces en liza con los Diez de la Ley de Dios.

Sacar pasos con carácter extraordinario es más antiguo que el barómetro del fraile. Lo sabe uno, que no sospechoso de situarse frente a las cofradías; unas cofradías que le derramaron el agua del bautismo cofrade; unas cofradías en las que llevaban una varita con sólo dos años; unas cofradías para las que recuperó la tradición de las revistas de primavera; para las que dirigió el Boletín Oficial. Pero unas cofradías manipuladas en muchos casos por paganos ignorantes que han perdido de vista el auténtico punto de partida, hace más de veinte siglos, por el que se monta un paso en Semana Santa: "Un Condenado a muerte en cruz que resulta que es El Hijo de Dios". Si esto se está llegando a olvidar, entonces, por mucho que me guste la Semana Santa, tendré que decir lo que los capataces cuando mandan aminorar la marcha de los costaleros: "¡menos paso quiero!".


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:34 pm



Si ella te pregunta…

…dile que la estoy olvidando,
pero no le digas nunca
que te lo he dicho llorando.

Mi pobre corazón
ha pasado otra noche en vela,
y ella, sabiendo la razón,
pensaría que es una cantinela.

Obstinado dicen que soy
porque siempre pienso en ella,
pero todo, todito todo lo doy
por estar junto a mi estrella.

Dicen que un amor hacendado
la ha sabido enamorar,
qué pena que haya logrado
lo que yo no he podido lograr.


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:39 pm



El Desamor

Cuando la música no se hace palabra, se estremece nuestra alma y somos arrastrados hasta las mismísimas entrañas de la desesperación, hasta la hondura más negra, hasta donde desapareció el amor…

Cuando la música no se hace palabra, el mundo, indiferente, se para un instante, ríe, y nuestra alma y nuestro corazón, nunca risueños, siempre llorosos, quedan suspendidos entre la tierra y el infierno...

Cuando la música no se hace palabra, circulamos por sendas peligrosas, antes no transitadas; nos arrastramos hasta lo más bajo, hasta donde el silencio tiene la voz de satanás, hasta donde el silencio tiene garras, hasta donde el silencio suena a puro son de guerra...

Cuando la música no se hace palabra, sufrimos si no aprendimos a vivir entre esa encrucijada del amor y el desamor; y si ésa música es la música que oímos y que suena a grito desgarrador, antes celestial... ¡el desamor oye esa música desgarradora, cuando se hace palabra...!

No nos asusta llorar. No nos da miedo el dolor, pues sabemos con cuánta intensidad estamos sufriendo… No nos asusta llorar; es más, queremos vernos llorar, oírnos llorar, queremos descubrir en cada lágrima cuánto amor éramos capaces todavía de ofrecer, de dar...



El Desamor es el sentir
de un triste caminar,
sin siquiera descansar
hasta la hora de morir

Es ver y oír tu alma,
prisionera de un amor.
Tu volutad te pide calma...
¿pero qué me quita el dolor?


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:44 pm



El Éxito

El éxito es una borrachera
que se coge por su miel,
pero ojo con los de afuera,
que tienen mal beber

Que se sube a la cabeza
y necesitas de escaleras,
para, si al estar arriba tropiezas,
hacerte un nudo a su madera

Ten siempre a mano amoniaco,
para ser tu eterno dueño,
y no rompas nunca el trato
que hiciste con tus sueños

Si dudas baja pronto, que es preciso,
no te vayan a intimidar,
y cuando no te halles indeciso,
lo vuelves a intentar

Pero en esa nueva intentona,
ándate con pies de plomo,
pues está más cerca la encerrona
y la traición consta en los Tomos

Si lo alcanzas nuevamente,
agárralo fuerte, como a tu pan,
y no te detengas, ve directamente
a defenderlo, sin cesar

Y cuando estés de nuevo arriba,
repasa todo, incluso con lupa,
que tú ya sabes de fatigas
y de lo poco que a nadie preocupa

Te acosarán tus detractores,
que harán lo imposible por hacerte bajar,
pero niégales hasta los favores,
pagándoles con la misma moneda, igual

Y ya otra vez arriba, mide tus decisiones,
porque serás más el objetivo
y aunque no actúes por cojones,
hagas lo que hagas, la tomarán contigo

Y si tu ansiado fin ya está asegurado,
en alguien tendrás que confiar,
procura entonces que sea de tu lado,
y si es de tu propia sangre, mejor será

Controla toda situación,
e incluso a tus incondicionales,
y que no se ablande tu corazón,
que esas ternuras resultan fatales

Siempre debes estar muy alerta,
porque la vida trae y lleva sorpresas,
y cierra bien todas las puertas,
no sea que te cojan como presa

Pero si tomas precavida nota,
tendrás preparado el cicuta,
porque, aun a falta de pelotas,
aparecerán más de un hijoputa

Si lo quieres ver por el lado bueno,
bájate tú solo, dignamente,
que para estar entre cajas de truenos,
mejor exitoso espiritualmente

Pero si tu sino es estar ahí, arriba,
no te rindas así porque sí, olímpicamente,
márcate el camino, incluso hasta con migas,
por si subes y bajas simultáneamente

Todo esto que expongo,
es la dura y cruel realidad,
y si pensáis que lo supongo,
que Dios no os dé a probar


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:48 pm



El Siroco Humano

En todas las personas existe un aire de locura que puede soplar en cualquier momento: 'el siroco humano', así le llaman en la jerga de la calle. Al parecer, se nos pone incluso cara de loco; y, entonces, el amor, el desamor, la ternura, la rudeza, la consideración, la desconsideración, la paciencia, la impaciencia, la ira, el orgullo, la soberbia, la luguria, el odio, el rencor, la envidia, la prepotencia, la indiferencia.. todo ese río de sentimientos humanos aprovecha nuestra súbita pero pasajera locura para robarnos nuestra personalidad a través de una ilusión engañosa, como de prestidigitación, para sacar, frente a miradas atentas, incluso la propia, una forma de ser y actuar diferente a la habitual


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:51 pm



¡A ver si se entera de una
puta vez el mundo entero!



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:53 pm



El Arte

El arte es un dios que de continuo cambia el sentido de las cosas. Es una especie de manifestación externa de emociones internas, producida por medio de colores, movimientos, sonidos, palabras. Es una producción de un objeto permanente, o de una acción pasajera, propias para procurar a su productor un goce activo y así hacer nacer una impresión agradable



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:55 pm



El quejío

El quejío es un lamento en el cantar que va más allá de melismas, de florituras y de giros vocales. Surge cuando el cantaor saca su rasgo y se duele cantando; cuando se rompe la garganta y canta el corazón. Nace cuando al cantaor le sabe la boca a sangre. El quejío es un orgasmo de la voz. Es la seña de identidad del cante por excelencia. En el momento en que el cantaor siente el cante, cuando siente puñaladas en el alma. Si no hay quejío, no hay dolor; si no hay dolor, no hay duende; y si no hay duende, no hay nada. El quejío es pintar con la voz lo que siente el alma



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:57 pm



[c
olor=#000099]La ecuanimidad[/color]

La ecuanimidad es una poderosa energía de precisión, de cordura, de armonía y de equilibrio. Es imparcialidad, es respuesta proporcionada, es un medio justo y es un ánimo estable, frente a las vicisitudes o adversidades. Es una mente firme e imperturbable, ante los elogios o los insultos, las ganancias o las pérdidas, lo agradable o lo desagradable


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 9:59 pm



La Homosexualidad


La homosexualidad no es una ofensa, ni tampoco una enfermedad, ni siquiera una condición: es, simplemente, una tendencia sexual


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 10:03 pm




La copla

La copla es una composición poética de cuatro versos de arte menor, generalmente con rima asonante en los versos pares y sin rima en los impares, que está destinada a ser cantada

Las distintas variedades de Coplas, en especial las de corte popular, se hallan próximas al género poético por excelencia de la literatura española: 'el romance'. Algunas veces, el tema se tomaba de una canción, un suceso local o un caso oído en la calle; y otras, era el pueblo quien hacía suya la composición poética, sin saber que tenía autor.

La copla es una representación, un acto complejo, un signo formado por música __pasodoble, zambra, tango, bulerías, danzón, pasacalle, sevillanas, farruca, tientos...__ versos cantados generalmente en forma de romance e interpretados, tanto gestual como vocal, desarrollando una historia trágica o cómica en tres minutos aproximadamente, con referentes de la tópica andaluza y que en el acto de recepción se reconoce como tal.

En cuanto a la interpretación, no hay que olvidar que la copla tiene sus orígenes en los intermedios de las representaciones teatrales, hasta que se independiza, y esta influencia no la perderá, sino que será una sola persona, normalmente mujer, quien represente la canción acompañada de varios elementos decorativos __cortinajes, luces, flores, maquillaje...__. Los cantantes se visten en función al tema que cantan, para dar fuerza, sentido y verosimilitud a la letra.

Otrora, con la radio, la voz era el único medio para comunicar ambiente, para evocar reminiscencias, para emocionar o para hacer reír. Ahora, con medios televisivos y cámaras específicas no es sólo la voz la que exterioriza sentimientos; los diferentes aditamentos complementarios contribuyen grandemente en la representación en el escenario.


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Jun 23, 2016 10:08 pm



Los Políticos
Los Banqueros


Mal vivimos entre desilusiones,
recortes, rescates y restricciones,
que nos dejan hasta sin calzones.
¡Marranos políticos, cabrones, ladrones!

También hicieron su gran agosto
los empresarios crueles y bandidos,
sacaron su lado menos angosto,
y nos dejaron totalmente vendidos.

Aquellos que gritaron... ¡saqueo!
fueron los propios saqueadores.
¡Al ladrón!, chilló todo aquél meneo
y son los ladrones mayores.

Prometieron perseguir y denunciar
a los especialistas de fugas de capitales,
pero decidieron pintarnos un algo irreal,
de esos que ya vienen siendo tradicionales.

El que nos prometió 'La Gran Reforma',
no la tenía preparada ni la quiso preparar,
era como encajar el zapato a su horma,
y, de paso, a su familia con lujo acomodar.

Cuando entró pidió perdón,
pero -¡te cogí, pájaro!- no pidió permiso
para llevárselo todo a su ya amplio cajón,
y eso, sin contar los desmadres que antes hizo

Han sido tres grandes puñales de traiciones,
Por eso, tan viles determinaciones quiero denunciar:
_impresentables, indeseables y mentirosos por legiones,
_amplísimo grupo, dedicado a robar y a putear
_y, por si fuera poco, la Banca al frente está de tal atrocidad.

De Bancas 'solamente' fueron tres,
a mi forma de ver, las más sobresalientes,
de los entrantes y del que se fue,
añadan ustedes las que crean conveniente.

Nos aumentaron los precios
y nos bajaron los salarios,
y nuestra pobre nación está en precario,
entre sermones, misas y rosarios.

El dólar sigue que sigue para arriba,
el euro sigue que sigue para abajo,
y nosotros, los borregos, ya sin barriga,
muy directamente al carajo.

¡Caramba, cuánto aguantamos,
si hasta los bueyes de yunta
nunca han sido falsos y tiranos
y al que lo monta no lo tumban!

Nos dieron patadas y heces
el anterior y el nuevo presidente,
pero, a decir de los pijos burgueses,
son honrados, honestos, católicos y decentes.

De lo de católico no opino,
pero sé que son gente de mala entraña.
Es como pedir nueces al pino,
así los definen en toda ESPAÑA.

Qué tienen miles de virtudes,
claman y proclaman sus 'queríos y querías',
pero cuando entran las vicisitudes,
hasta el Mismísimo Dios desconfía.

Con lenguaje moralista
y con actitudes puritanas,
la vieja dictadura idealista,
se disfraza con sotana.

Mis palabras tienen filo,
pero poco castigo, en realidad,
y los que nos tienen en vilo,
miseria y hambre deberían pasar.

Ya me voy a despedir,
pero sin haberlo dicho todo,
es que no quiero seguir,
salpicándome de lodo.

Lo que dejé en el tintero,
váyanlo ustedes sacando.
y completen este romancero,
los que me estén apoyando.


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 6:42 am



El Amor


¡Qué palabra tan hermosa es Amor!
¡Qué grandiosas cuatro letras componen el vocablo Amor!
¡Qué término tan cautivador es Amor!
¡Qué bonito es repetir… Amor… Amor… Amor…!
¡Qué fácil es escribir Amor y qué mal lo lee quien ni siquiera sabe qué es!
El Amor es tremendamente persuasivo.
El Amor es el remedio que todo lo cura.
¡Qué intenso e inmenso es el Amor mientras se está enamorado y se halla enamorando!
¿Es Divino el Amor? ¿Es humano el Amor? En todo caso, el Amor es Dios.
¡Qué hermoso resulta dar Amor!
¡Qué gratificante es recibir Amor!
¡Qué satisfacción produce ver Amor!
¡Qué mal suena Amor si se le antepone las letras ‘des’!
¡Qué fenómeno más controlador y menos controlado es Amor!
El Amor es el mejor abridor de sentimientos. 
¡Cuantísimas más cosas se podrían resolver con Amor!
¡Qué decepción se experimenta con quien no sabe admitir Amor!
¡Qué vital es el Amor para quien sabe aprovecharlo!
¡Qué imprescindible era el Amor para quien no tenía Amor!
El placer del Amor consiste, sencillamente, en amar.

Amor no se debe confundir con querer: Amor es amar, mientras que querer es tener el valor suficiente para exponerse a un inconveniente.

Amor es la voz universal por excelencia.
Amor es el motor de la vida y, a la vez, la guía de las personas.
Amor debería ser, sin paliativos, el símbolo universal.
Amor es sanamente rico y ricamente sano.
Sin Amor no se puede vivir.
Amor por Amor es tan fructífero que hasta cambia el curso de la vida.
Amarse a uno mismo tiene la ventaja de que no se tiene ningún rival.
Ninguna palabra, en cualquier idioma, supera a la de Amor.
Amor es una pasión que se paga con la moneda acuñada por él mismo.
Donde no hay Amor, nada crece. Ni siquiera el odio.
Amor es el mismo para todo, pero con diferentes trajes de faena.

El Amor que llaman romántico puede ser engañoso, porque es una especie de arma que creemos que no está cargada. Y lo está.

El Amor que llaman platónico es un tipo de Amor, traicionero y deshonesto. que se aprovecha del candor para dar comienzo a sus ‘tientos’.

De Amor y por Amor nacemos. Para amar y de Amor vivimos. Con Amor y por Amor sentimos y hasta de Amor y por Amor morimos.

Para hablar de Amor se debe empezar por amarse uno mismo, incluso en mayor medida que a los demás; sobre todo, para tener abundancia de él. Siendo además el juez más justo para enjuiciamientos ajenos.

Para dar Amor, sólo basta con tenerlo, para poder compartirlo; y si no hay correspondencia, el almíbar queda quien lo ha dado. Pero hay que hacerse merecedor con un obligado boomerang hacia quien altruistamente lo dio, aunque en algún momento de su vida pueda cambiar de parecer.

Para hacer el Amor no se precisa cama, basta con dar Amor, comprensión y respeto, aunque ésta trinca resulte difícil de reunir. 

Para hacer el Amor con sexo, debe sobrar con sexo, pero si se produjera la simbiosis Amor-Sexo, el proceso y la culminación serían de ‘10’.
 
Para que el Amor no pase miedo se debe luchar contra el mónstruo de la monotonía.

El Amor tiene tal fuerza y tal atracción que se asemeja a Dios. Y Él lo quiere así, ya que, en definitiva, es un componente Deífico.

El Amor es el principal bastión puesto a nuestro alcance por El Creador para tratar de conseguir hermandad entre los humanos. Aunque, por desgracia, no todos obramos con dedicación ante el sublime mensaje que conlleva su significado. Si nos dejásemos abrasar por su contenido, toda la humanidad ardería en Amor, ya que es la mejor llama para tratar de alcanzar todo en todos los fuegos espirituales y materiales de la vida.

El Amor puro no es el que sube desde la impresión, sino el que baja desde la admiración. Pero si ésta no sabe qué decir, no hace sino ocultar una realidad, con lo que pierde el magnetismo el sentimiento, si, finalmente, la primera palabra que pronuncia necesita de meditación.

El Amor es un dios tan poderoso que es capaz de traspasar las fronteras más infranqueables. Pero no hay que olvidar que tanto el Amor como el odio se encuentran próximos el uno del otro, conviniéndose apenas los perdamos de vista.

No obstante poderoso, ¿por qué el Amor nunca le ha ganado al dinero y lo máximo que ha logrado siempre es combate nulo? ¿Será porque cuando surgen desavenencias, entre familiares o amigos, éstas superan al perdón? Es por ello que llego a la conclusión, significativa por otro lado, de que no hay razón alguna para decir que la ‘a’ de amistad es la misma ‘a’ de Amor, aunque los pensamientos de odio hacia un viejo Amor se desvanezcan en el momento en que se ha encontrado un nuevo Amor.

En todo caso, no hay que confundir el Amor con los vínculos de sangre. Por lo general, todos tenemos hijos, hermanos… y no amarlos en la medida que manda nuestro corazón, lo que viene a decir que el Amor es un compendio de ternura, de comprensión, de amistad, de honestidad… y, sobre todo y más que nada, de Amor.

El Amor es complejo por ser básicamente dialéctico: necesita conjugar respeto, sin indiferencia; responsabilidad, sin sometimiento; conocimiento íntimo, sin manipulación; independencia, sin lejanía afectiva; reciprocidad, sin comercio, además de propiciar el crecimiento ajeno, sin paralizar el propio, y dar felicidad sin renunciar a la propia felicidad. En una frase: lo que tiene de hermoso lo tiene de difícil, por eso es fácil y difícil a la vez.

Cuando el Amor se te acerca, no lo rechaces pensando que no lo mereces; lo mereces o no se hubiera cruzado en tu camino. Si actúa desde el corazón, está dentro de ti y no necesita de interpretación. Donde hay Amor, hay magia, porque transforma toda situación. El Amor lo sana todo, el Amor lo es todo. Cuando amas, brillas y ese brillo no tiene límites. Entre más Amor entregas, más nace de nuevo para seguir dando, porque el Amor es infinito e inagotable...

El Amor es un espacio sin muros; no se puede encerrar, ni ser aprisionado. Su naturaleza es de libertad; no obliga, no tiene prisas, no exige, no espera nada; de hecho, nada forzado funciona. El Amor es tan grandioso que activa nuestros sentidos. Desde el Amor fluimos para aceptar las idas y las venidas de la vida. Desde el Amor ahogamos las tristezas y expresamos emociones. El amor enraíza y nos hace poner los pies en la tierra para recobrar estabilidad. El Amor nos comunica, transporta y refresca. El Amor es la energía que nos mantiene vivos, calienta nuestros corazones para seguir luchando por nuestros sueños... Desde el Amor podemos percibir con nuevos ojos lo mismo que antes nos molestaba. Desde el Amor podemos expresarnos con palabras cálidas. Desde el Amor podemos saborear y sacar gusto a pequeños detalles, sentir sin tocar, oír detrás de los sonidos... En relación de pareja, el Amor es entrega, pasión, deseo... Cada una de las partes necesita su propio espacio y debe respetar el de la otra.

A mi forma de ver, los principales cimientos del Amor son: la amistad, la confianza, la sinceridad, la libertad y el respeto. Siempre podremos elegir entre amar o no amar; sin embargo, la pregunta clave es: ¿sabemos practicar el Amor?

Amor con Amor se paga. 
Pero ojo con aquél pensamiento: 
‘si no te entregas y te relajas, 
sufrirás en tus adentros’


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 6:49 am



El Casamiento

En dos lugares de Sevilla _iglesia y Juzgado_ que por un día tonto que tuve los desearía odiar, se casó éste iluso suscribiente, convencido de que el casamiento era el estado perfecto del hombre. Pero los años y la convivencia demostraron que no hay mayor locura posible. Incluso quedé jodido, no ya sólo para repetir la ‘hazaña’, sino a falta de moral para recomendar, para el menester, una visita a la casa de Dios o a la casa de la Ley, o a ambas.

Pero no creo que éste manifiesto mío sorprenda a nadie. Lo que hay que tener es co…raje para denunciarlo públicamente. Y lo digo en serio, ya que, como tengo la aureola ante mi familiares y amistades de que soy un bromista, no vayan a pensar que esto forma parte de la guasa con la que me caracterizan.; Es por ello que voy a a separar el hecho puntual del Casamiento y la mujer a desposar, porque no sólo por ella es el INRI; además, no es de recibo soslayarla en mis criterios, sencillamente porque es una parte fundamental para tamaña unión. Pero tengo que matizar que me refiero pareja convencional, hombre y mujer, aunque, eso sí, sin menoscabo a otras fusiones, cuyas respeto pero no comulgo con ellas.

Desde aquella bíblica y celebérrima frase del Creador… 'no es bueno que el hombre esté solo' _¡jo, cuánta prisa por crear a la mujer!_, ya nunca jamás ha estado solo. Claro que, ojo al dato, lo dijo ni más ni menos que El Mismísimo Baranda. Es más, pienso que se pasó varios pueblos en cuanto a la proporción, porque resulta que desde siempre han habido más mujeres que hombres. Para muestra, un botón: en la actualidad, y en todas las partes del globo, hay, como mínimo, dos mujeres por cada hombre, lo que aclara que no exista mayor regocijo para toda mujer que un Casamiento. Pasa que tal regocijo no siempre es bien acogido por el hombre, o por éste hombre: ‘crítico oficial de los dichos’. Y la ‘agonía’ de las mujeres por el Casamiento será, digo yo, por ‘si a los hombres los van cogiendo y cuando ellas espabilan ya no van quedando’. Porque el consabido sambenito de quedarse para vestir santos, cada vez es peor visto por la avispada mujer.

Todo lo que he escrito hasta ahora, con la inconmensurable mujer de por medio, no significa que quiera desviarme del quid Casamiento, sino, más bien, sirve de apoyo para mi proposición escrita. Pasa que, ya lo dije, el triunvirato mujer-hombre-casamiento es, de todas, todas, inexpugnable.

Casamiento, o boda, o matrimonio es un sacramento en las Leyes de Cristo, y, desde el punto determinista cristiano es una bendición del Propio Cristo, que, por supuesto, no voy a ser yo quien critique esto, porque soy cristiano. Pero creo que es un atraco a mano armada el hecho de que la iglesia lo imponga como obligación para autentificar el Casamiento; siendo, evidentemente, un contrasentido porque ante los ojos de ‘la Ciega’ la única válida pero perecedera fusión es la que consta en los libros del Registro Civil, donde todos estamos fichados, con todas las contingencias que se vayan originando en nuestra vida: nacimiento, mayoría edad, soltería, casamiento, divorcio, viudedad, discapacidad y muerte, que cuando a mí me llegue será cuando deje de escribir estas chorradas.

Pero voy a entrar en materia sobre el Casamiento bajo el prisma de la conveniencia o no de contraerlo. Y para ello cuento con las dos únicas formas contributivas para viavilizarlo: la eclesiástica y la civil; aunque, ya lo dije, si no existe el Casamiento civil no tiene validez, porque ese floripondio de ‘por la iglesia’ nunca dejó de ser un mero formulismo católico, que, por cierto, cada vez más está en desuso, incluso por los propios católicos. Y no sé por qué. Bueno, quizás sí. ¿No será porque ante el hipotético pero posible divorcio es más complicado disolverlo, por la lentitud, por la cuantía en dinero que supone el papeleo y por ese mito de la Sagrada Rota, mientras que el civil sólo es cuestión de ir a la oficina del juez y decirle: ‘por tu mare, Señoría, que ya no pueo má?’.

Como soy adicto a las buenas frases, ahora viene a cuento: ‘más vale solo que mal acompañado’. Dicho muy cierto; por supuesto aplicable a ambos sexos.. Porque ese rollo macabeo de ‘incompatibilidades de caracteres’, que aboca al divorcio, es muy complejo y abarca todo lo que se quiera alegar: ‘que no se congenia, que le apesta el aliento, que le huelen los pies, que ronca, que pone los cuernos, que la suegra es una hija de tal, que se gasta 'el sobre' en bares, juegos, caprichos, amiguitas…’. Y, por todo esto, mejor solo que mal acompañado. Pero la realidad también habla en modo de cifras. O sea: don dinero, que, por cierto, es de un sino fatal: ‘todos dicen odiarlo, pero nadie puede vivir sin él’, y para más odio, algunos no saben ni administrarlo. Con todo esto quiero dar a entender que eso de ‘incompatibilidades' sería más llevadera si hay ‘pasta’ de por medio. ¿Hay alguien que diga lo contrario? Porque aquella frase consoladora de: ‘el dinero no hace la felicidad’, sólo sale de los labios de quienes lo tienen. En la jerga de calle se dice: ‘el dinero no hace la felicidad, la compra ya hecha’.

Se supone como cierto que quienes llegan al Casamiento es porque pueden dar y recibir amor, ternura, comprensión, tolerancia… y todo tipo de relaciones para tomar la peliaguda decisión, y por mor de todo esto, acaban casándose, contra todos los vientos y todas las mareas de todos los mares revueltos.

En los primeros compases del Casamiento, que suelen ser de aires románticos, no hay más preocupación que no sea la de ‘adorar de por vida’ a la pareja, e incluso aunque las cosas no hayan ido demasiado bien en la etapa del tanteo, de novios. Pero, pronto, increíblemente pronto, incluso antes de lo que se vea normal, empiezan a aparecer diferencias (cuyas pueden ser acalladas porque todavía prevalezca el amor), que son las que van matando, poco a poco, a esa ‘adoración’, y consecuentemente la unión. Pero si en esos momentos ya hay hijos en el mundo, lo que sólo era una decisión de dos, se convierte en un problema familiar, para desgracia de los hijos. A pesar de eso, soy de la convicción de que si en una pareja sentimental casada o no soltera, desaparece el amor, nada queda como remanente conciliador para evitar una ruptura.

También soy de la total convicción de que la mujer gana más que el hombre con el Casamiento. Y no quisiera pensar que es sólo por el hecho de que hay más mujeres, ni tampoco pecar de machista, sino porque en la mujer es verdad que en ese estado natural y perfecto es donde se realiza mejor, y ojo, reivindicado por ella misma. Claro que, a veces, a la mujer le da por jugar a las adivinanzas con su hombre, porque es más taimada y sabe adecuar el cuándo, el dónde, el cómo y el por qué de todas las determinaciones que se tomen. Aunque, por contra, la mujer es más constante y más fiel que el hombre en todos los aspectos de la unión. Por tanto, menos trabajo le debe costar para adaptarse a esa aventura que es el Casamiento. Aunque, como sabia que es, es más exigente y sobre todo más interesada, bien por lucro personal, o bien, que es lo más probable, por un mayor bienestar para sus hijos. Por tanto, cuando empiezan a surgir las contrariedades, la mujer sólo resuella con la voz y el voto de la parte que ve negativa el hombre; es decir, la exigencia y el interés. Pero ese negativismo es el que siempre tuvo y que antes era eclipsado por el amor. ¡Ay, el amor, dios portentoso que osa amar sin ser correspondido! Pero no todo el campo es orégano, y hasta amando mucho puede ser ‘conservadora’, con todo lo que conlleva ese entrecomillado. Aunque para no salir por peteneras, el hombre muestra cierta indiferencia, que es odiada por la mujer, que agarra unos cabreos descomunales, y le dice, voz en grito, que no sea tan pasota y que se entregue a sus obligaciones como pareja, marido, padre, y, en definitiva, como hombre. A la vez, hace valer su sexo, literalmente hablando, y suele ‘castigar’ a su hombre cuantas veces le venga en ganas.

La unión establecida por el Casamiento es antinatural. La pasión y el amor no duran toda la vida. Una pareja, con tal unión, se transforma y vive con lo rutinario y lo aburrido. Transitar por el presente, como si fueran los primeros o los últimos días de la misma, por enfermedad o por obligada lejanía, es lo único que podría aportar cierta ilusión para mantenerlo vivo. Es un hecho irrefutable que cada vez queda menos tiempo y cosas por hacer, pero es necesario tener calma para evitar que se dispare el relé de la desazón. Porque todas esas gentes que se dicen amarse y no saben qué decirse, no hacen sino ocultar realidad; realidad que, inexorablemente, pasa factura. Y por esto, ¡sí, por esto, repito!, es mejor solo que mal acompañado.

Llega un momento en mi escrito que, sin pelos en la lengua, debo decir que el Casamiento es el ratero oficial de todo lo privado. Nada de lo que se haga se puede mantener en secreto. El Casamiento sisa todo con arte socarrón: costumbres, usos, virtudes, los defectos, las diversiones con amigos, los gustos… Y el hombres no sabe si es capaz de sobrellevar este cúmulo de necesidades. ¡Y por éstas, demasiadas cosas ya, mejor solo que mal acompañado!

Pero por 'el delito’ de que no creo en el Casamiento, no dejo de creer en la pareja, con las sensatas precauciones para no ‘matrimonizarla’. Suele ocurrir que los papeles que se firman, en la iglesia y el juzgado, sirven de parapeto en el momento de las desavenencias conyugales, lo que ayuda a continuar fingiendo incluso inmersos en una aparente estabilidad, a todas luces inexistente.

Es un auténtico lujo lo que se renuncia por el Casamiento. Y no sólo lo ya referido, que no es poco, sino esa libertad de poder escoger todo aquello que más guste. No obstante, las corrientes liberales en las que se explayan los solteros, no les convienen a los casados, y no es más que porque las obligaciones conyugales las vetan. Por tanto, todo aquel que se enganche al carro del Casamiento, está expuesto a toda variedad de privaciones naturales, que con entera probabilidad será normal para unos y cargante para otros, aunque el equilibrio se halla en lo que cada cual desee hacer. Los lamentos por lo que no se hizo o se dejó de hacer no sirven de nada a la hora de echar cuentas. Nadie, para la decisión de contraer Casamiento, pone un puñal en el pecho a nadie con la intención de persuadirle en contra de su voluntad. La traición, y sobre todo la falta de amor, sí pueden ser las únicas armas válidas. Pero nada más.

Y cuando aparece la luctuosa ruptura, no existe mayor desconsuelo posible en la parte perjudicada. Pero, ojo, que nadie trate de comer el coco a nadie, porque con querer inculcar que es siempre la mujer la que pierde, se desvirtúa la verdad. Se interpreta así por si a ella no le quedase remanente económico, que aún siendo vital no determina la causa.

¿Por qué siempre existe un interés especial por ocultar el quién y el por qué de una separación? ¡Jo con las descalificaciones ocultas! ¡Qué fácil resulta largar tirando la piedra y escondiendo la mano!

Todo lo que he expuesto no posee la verdad en propiedad. La verdad sólo tiene un camino. Pero sí tiene que ver con 'mi verdad', que ésta si puede tener más caminos, sobre todo de interpretación.


El Casamiento es un tormento
si uno se casa sin venir a cuento.
Pero si se le echa un cierto ungüento,
hasta el 2000 desde primeros del 1900


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:02 am



La amistad

No creo que exista la Amistad, al menos químicamente pura, pues a lo largo y ancho de mi vida, que ya es casi sexagenaria, no he sabido de nadie que sea un virtuoso de ella. Por tanto, difícil me va a resultar convencer a mi coco para que se beba los vientos por incorporar a su medianamente bien amueblado habitáculo un chip pro-Amistad. Pero, evidentemente, creo que existe el conocimiento y la relación entre las personas. No obstante, insisto, a eso que gratuitamente llaman como Amistad guay, kk de la vaca.

Es más que probable que mis criterios puedan ser radicales, aunque quizás sea debido a que en casi toda mi existencia ejercí de solitario; indudablemente, por mis propias convicciones, exentas de absurdos rebuscamientos; e indiscutiblemente, por 'algunas cosas que se ven a diario', que no son pocas. Pero nada de esto supera a mi realidad: la Amistad que tuve con algunas personas que, precisamente por no ser Amistad, se esfumó como por arte de birlibirloque.

Consecuentemente, pienso que expongo razones de peso como para que dé marcha atrás el más empedernido mensajero de la Amistad. No obstante, tengo que decir, convencido de que no yerro, aunque suene a inmodestia, que es mayor mi intuición de no encontrarla que el talante aperturista que inspiro en los demás para tal fin. Pues bien, así veo yo esto de la Amistad, con los razonamientos que acabo de exponer y con los que siguen a continuación:

La Amistad debe ser algo como tener a...

Alguien que esté cerca, a quien poder confiar tus confidencias
Alguien que comparta penas y alegrías, como si de uno solo se tratara
Alguien que enfoque situaciones, propias y extrañas, con objetividad
Alguien que se sienta satisfecho, por ser igualmente correspondido
Alguien que dé la cara por su amigo en 'esos momentos claves'
Alguien que se vea feliz, simplemente, por el bienestar de su amigo
Alguien que luche por la Amistad, practicándola, perpetuándola...
Alguien que llene el hueco que ha dejado ese amigo que ya no 'está'
Alguien que esté al tanto de las inquietudes de su otra parte
Alguien que se adelante antes que se dé un paso en falso
Alguien que proteja el honor de su amigo, sin aspavientos
Alguien que intuya las inquietudes de su amigo, que se involucre
Alguien desinteresado y altruista en el terreno de la compartición
Alguien que llore con su amigo, cuyas lágrimas mojen el mismo pesar
Alguien que luche por aunar decisiones, por insignificantes que sean

Alguien... hombre o mujer, guapo/a, feo/a, gordo/a, flaco/a, cojo/a, manco/a, rico/a, pobre, torpe, listo/a, inteligente, ¡qué más da!, que se vea como una especie de prolongación de la otra parte, y sólo por Amistad. Alguien, alguien… ¿A que es mucho pedir? ¿A que no existe? ¿A que más que alguien es nadie? Jamás comprendí, ni comprenderé, a esa gente que dice... ‘mi amigo’, así porque sí. A veces me pregunto yo a mí mismo: ‘Antonio, ¿serás tú un rara avis?’.

La Amistad no es una pegatina ni un alarde por el hecho de quien sea la persona por importante que se crea o la crean; tampoco es un traje que se puede cambiar a discreción. La Amistad no debería ser para el abuso, sino el uso. Como única y contundente finalidad, la Amistad debe certificar algo fetén que nos haga sentir bien.

De todas formas, sé que estos criterios pueden suscitar complejidad, pues sé y me consta que hay un sector, que lamento mayoritario, que se manifiesta de manera distinta de la que expongo; y que, a su libre albedrío, se atreve a trocar las bases de Amistad por conocimiento y relación. Pero como vislumbro cierta ingenuidad, que cada cual revise su círculo particular… ¡y verá la sorpresa que seva a llevar!

Mi ADN psicológico debe delatar que soy un tipo del todo o del nada, que no me van ‘los mediastintas’. Durante buena parte de mi vida he mimado todas mis relaciones, controlando todos los puntos, para un entendimiento mutuo. Pero he sufrido reveses, incluso no provocados por mí, de algunos asuntos de feas redundancias. Y no quiero entrar en esto, que corresponde a mi etapa empresarial, porque si llegué a perjudicar, más me han perjudicado a mí. Por tanto, mejor dejar las cosas como están, ya que no estoy por la labor de remover la mierda de un toro, muy toreado ya.

Me culpo noblemente, y supuestamente lo harán los demás con más frivolidad que certeza, de defectos que poseo, obvios y palpable, pero llevo muy a gala que no soy hipócrita, sin que se deba confundir esto con que actúe como ‘apañador’. Me explico. Jamás querré evitar una mentira en mi favor, para salir airoso en algún algo puntual, pero, eso sí, sin perjudicar a nadie. Y puestos a reconocer, todos tenemos que admitir que al menos una vez se nos haya escapado una mentira, que no tenía importancia si no salpicaba a los otros. Aquellos que se creen sus propias mentiras no prestan atención a su conciencia porque esas mentiras suyas las ven 'imprescindibles' para poder seguir navegando en el mar de la vida.

En un acto de careo, a lo máximo que puedo llegar es a callarme por prudencia; pero según en qué y para qué, nunca me pronunciaré por agradar, pues aparte de ser un fiasco, lo veo mezquino. No hay mayor bajeza que adular, sabiendo que hay carencia de virtudes. Por tanto, lo que creo que debe predominar en todo el mundo es la honestidad, ya que a veces no acertamos a ver el alcance de las cosas hasta las consecuencias. Y aunque viene a este son, paso de hablar de malicia. En definitiva, si a todos los humanos que poblamos el planeta Tierra no diese por averiguar lo que hablamos los unos de los otros (por otro lado, esto es algo que se me antoja imposible), seguro que no habría ni un amigo en el mundo. Así de crudo.

Una Amistad por interés, no es Amistad; una Amistad por obligación, origina desconfianza, llanamente, porque no es Amistad; una Amistad por devoción es tan enrevesada que hasta puede trocar los términos, Amistad/enemistad. Pero una Amistad pura, garantiza toda clase de relación, como base de principio para una buena convivencia. Es más, ésta última la veo más importante que la lealtad. Sí, no digo tontería, pues si se practicase esa Amistad habría tan buena comunicación que sería improbable que se produjese una traición.

Pero hay que matizar que no es lo mismo Amistad que amor. Amar y no ser amigo, aunque parezca una incongruencia, es frecuente. Pero si se produce ambas cosas juntas, es sublime. Porque el tópico aquel, ‘te quiero pero no tenemos Amistad para entablar una conversación íntima’, viene a confirmarlo. Y es que la capacidad de comprensión, generalmente, supera al grado de expresión.

Defino a la Amistad como un dogma, como presentarse los unos a los otros, sólo con el ceremonial del corazón, las cartas credenciales, sin lacrar y sin siquiera cerrar, a la vez que tener la suficiente honestidad como para alertar a la otra parte cuando, por las razones que sean, se nos están yendo las fuerzas, debiendo desembocar, necesariamente, en total transparencia. Actuando así, es como únicamente se pueden evitar males mayores; los mismos males que darían paso al enemigo más férreo que tiene la Amistad: el odio. Y éste, para esto, y en este caso no sería precisamente ‘la otra forma de amar’, a decir del poeta, sino, más bien, un inductor con unos propósitos imprevisibles, pero se vislumbran violentos, y quizá hasta sangrientos.

Según mi manera de ver las cosas, la Amistad no se parece a ninguna otra relación. A diferencia del vínculo entre extraños, el vínculo entre amigos se basa en el amor; a diferencia entre amantes o cónyuges, los amigos no experimentan celos desmesurados; a diferencia de los lazos entre padres e hijos, los lazos entre amigos pasan de las críticas y los resentimientos.

La Amistad no es un estado civil. Las sociedades mercantiles se rigen mediante un contrato, e igualmente las sociedades conyugales. Los padres tienen obligaciones, con respecto a sus hijos, que les imponen la ley. Pero la Amistad se da, se recibe y se ejerce libremente.

Todo lo que escrito en el párrafo anterior sería fenomenal de llevarse a cabo. Pero mi menda, con mis criterios, sigue errequeerre, aunque si tuviera la oportunidad de disfrutar de una sola razón que me haga reflexionar lo contrario, me retractaría ipso facto que, a decir verdad, ¡loco estoy por hacerlo!


Si la Amistad no es de corazón,
fuerza y ahínco tendrá la razón
para luchar contra la cerrazón



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:11 am



La Curia

Con uno de los oficios, o con una buena parte de sus integrantes, que me siento especialmente crítico es con la Curia. Y es por eso que voy a tratar de ponerla 'verde' con mis palabras en forma de dardos, a ver si consigo que reaccione de una puñetera vez.

Sí, queridos lectores, la Curia; esa más que dudosa banda organizada que desarma a cualquiera, por muy al loro que esté y por más alerta que quiera estar.

Empiezo por clasificarla en dos especies; bueno, clases, que tampoco es cuestión de ponerme a su altura. Por tanto, hablaré de dos clases, que me temo que tanto la una como la otra, son una de las mayores lacras que hay en esta sociedad. Y son, a saber: la Curia eclesiástica, es decir: el cura raso, el sacerdote, el obispo, el arzobispo, el cardenal y El Papa, cuyo se autodefine como el Representante de Cristo en la Tierra, aunque mi menda prefiere a Cristo, esté donde esté. Y la Curia jurídica; entiéndase: abogado, procurador, fiscal y juez, y agrego al notario, por ser casi del mismo lote y por manejar similares Tomos. Sí, el notario: 'ese ceremoniosísimo y escrupulosísimo semidiós, que si nos da por pedirle fe, nos cuesta un huevo y la yema del otro'.

Pues bien. Me inicio en la Curia eclesiástica, que voy a 'fotografiarla' con mi óptica particular; pero, sin duda, tendré que velar más de un carrete, más que nada y sobre todo, por eso de las susceptibilidades. Pero no dejaré de hacerlo, echando mano de una realidad patente y latente y con la máxima crudeza que las circunstancias y yo mismo podamos permitirnos. Y, también, como debe ser, con mis maneras controladas y, en este caso, con una obligada distensión pensando en que mis lectores se lo pasen de rechupete.

Parto de la base principal de que todos sus integrantes son hombres, como otros. ¡Vamos, digo yo! Aunque hay 'demasiadas excepciones'. Pero, sin más preámbulos, los voy a enjuiciar como lo que son: seres humanos, que no dioses. Hasta aquí, la cosa es normal, pero un buen porcentaje de ellos, dependiendo de la religión que profese, se halla atado al 'voto de castidad': el celibato, que demasiadas veces es una tapadera para cubrir, o, mejor, para descubrir sus deslices contra la Pureza. Aunque hay un sector, por día más numeroso, que no puede soportar la situación de culpa permanente en el que está y solicita al Vaticano algo así como 'una excedencia laboral sin código de barras de caducidad'. ¿Vale? Sigo pues.

Desde la era de mis abuelos, y, luego, más adelante, con la dictadura de Franco, autoproclamado generalísimo, regular estratega y pésimo estadista, anterior a la todavía adolescente democracia, todo aquel que no encontraba trabajo 'se metía', como entonces se decía, a cura o a guardia civil, siendo éstas dos salidas probables para buscarse la vida, sin necesidad de tener que emigrar, como debían hacer muchas criaturas, y no precisamente para hacer turismo, o para retirarse a un dorado exilio. (De ésas criaturas, y sólo por política y por supuesto sin exilio dorado, habían unas cuantas miles que si no se iban de España, el talego sería su dulce hogar).

Antes de seguir con mi relato sobre la Curia eclesiástica, quiero dejar claro que no hay en mí animadversión contra el Cuerpo de la Guardia Civil. Al contrario. Mi admiración y respeto hacia todos sus integrantes que, una inmensa mayoria es un ejemplo de abnegación, honradez y profesionalidad, y más aún en los tiempos que corren de terrorismo, drogadicción, pederastía, maltratos… que arriesga y hasta pierde su vida en defensas de la ciudadanía, sin más objetivo que conseguir un ‘sobre’ normalito para llevar hacia adelante a sus respectivas familias. Además, tiene una particularidad, y es que es una profesión visceral, lo que significa una entrega especial, quizá algo superior a cualquier otra profesión. ¡Chapó por los pikoletos!

He dejado reflejado esto anterior porque lo veo justo, pero no por ello debo omitir lo que ocurría en aquélla España, en cuanto a la falta de trabajo. Pero también es importante que añada que algunos números de la guardia civil cometen ‘torpezas’, hecho que viene a confirmar la regla, dando respuestas la justicia con sumarios. Algo que no interesa ahora, ya que para lo único que serviría es para extrapolarme.

Y seguidamente, retomo mis opiniones sobre la curia eclesiástica...

Los curas hacen bueno ese dicho... ‘haz lo que yo diga, no lo que yo haga’. ¡Y hasta lo consiguen! Pero, vamos a ver, si su doctrina está basada en La Vida, Ejemplo y Milagros de Cristo, ¡¡milagro sería que hicieran las cosas bien, pues no son, evidentemente, los mejores imitadores!

Tampoco quiero continuar con estos escritos, sin antes decir que mi disconformidad se debe a mi poco convencimiento de la presencia 'masiva y activa' de tanto clero, pero, por supuesto, no haré ningún giro negativo que pueda empañar mi fe en Dios y en su Santísima Madre. Conste.

Después de ésa, también obligada aclaración, prosigo...

Entornos, vida y 'consecuencias' del clero. Empiezo por el boato de la iglesia. '¿No es así, lector? ¡Anda, confiesa tu coincidencia conmigo!'. ¿No es, cuánto menos chocante que las iglesias sean tan pomposas? ¿No son las iglesias una gran contradicción con el hambre y la miseria que padece buena parte de la humanidad? Por tanto, no tiene sentido que el clero pregone que practica voto de pobreza, teniendo esos casi palacios. Y como es verdad su grandeza, y nadie se cree eso del voto de pobreza, ¿no es también cierto que de niño, de la Historia Sagrada, nos enseñaron que Cristo nació y vivió pobre, viniendo a la vida en un mísero pesebre, con hambre y frío, y que todo su afán era peregrinar, de un lugar a otro hasta quedar extasiado en pro de pobres, enfermos y necesitados? ¿Entonces, ¿a qué tal contraste? ¿Y por qué rara regla de tres el clero es cada vez más prepotente que ni tan siquiera repara en las críticas exteriores, incluso de católicos practicantes?

Y si hablo de El Vaticano, ‘el hogar del Papa’, la cosa tiene mandanga. ¡Buenooo, buenoo, buenoo, bueno! El Vaticano; espectacular mansión de una preponderancia indescriptible, pero insultante ¡Qué derroche, qué riqueza, cuánto lujo, cuánto infundio para la humanidad! Y hasta tiene un Banco: el Banco Vaticano, y, además, su propia moneda: 'la santa lira vaticana', y todo ello, sin contar una parafernalia insultante, y seguro que sabrosos dividendos. ¡Dios, qué enorme descrédito para la cristiandad y para los que somos y nos sentimos cristianos!

¿Y qué me dicen de esos tremendos y constantes viajes de El Papa? Carísimos, desproporcionados, innecesarios. ¡Este Papa tan viajero! Y no ya sólo por lo que cuesta, sino por la que se origina. Vamos a ser juiciosos. ¿No iba Cristo, kilómetros y kilómetros, en un simple burrito, sin temor a nada y a nadie? ¿Por qué entonces El Papa dispone de un coche blindado y no sé cuántas cosas más? Y no quiero entrar en que eran otros tiempos, porque en la actualidad todo eso se puede hacer, sin tanto despilfarro, que es lo que, en definitiva, hace perder la fe en la iglesia, en el clero, e incluso en Dios. Y no es justo que pague Un Justo por tantos pecadores.

Si El Sumo Pontífice quiere propagar mejor, a los cinco continentes, el cristianismo, a su entera y total disposición tiene el mejor medio: la omnipotente y omnipresente televisión, que llega a todos los rincones del globo, sin la necesidad de crear tanto lastre, que ni Dios sabe de dónde sale tanto dinero. Porque todo lo relacionado con 'lo clerical' es alucinante, impresionante, increíble… ¡la hostia!, nunca mejor dicho. No me extrañaría que el Mismísimo Dios esté cabreado (con perdón) por tantas barbaridades juntas que está viendo cometer, aquí abajo, en la Tierra. Y seguro que el día menos pensado… Pero seguro que mi noble reflexión no hará reaccionar a estos tipos con sotana,

De los curas y de su jerarquía lo critico todo. Parto de la base de que hablo del sacerdote, pero también del hombre, porque es mezquino, visto desde toda perspectiva, que les importen un ripio los desastres mundiales existentes, para cuya misión, de lo contrario: luchar contra esos desastres, les suponía más entregados. Pero no. En lo único que se proliferan con total intensidad es en… pues no lo sé o no lo quiero saber, pero, eso sí, la conducta de casi todos ellos se presta a infinitas dudas, y ninguna de ellas, desgraciadamente, es plausible.

Si pudiera persuadir a la gente de que se cree su propio jurado, y así analizase a estos 'okupas', nos percataríamos de que mis opiniones no van muy desencaminadas. Pasa que nos acomodamos a 'ciertas conveniencias' y nos falta co…raje para denunciar lo que de siempre nos ha parecido tabú. Pero la verdad se impondrá. Fetén.

En vista de estas circunstancias, me apetece sugerir que ‘la Máxima Figura de Jesucristo en la Tierra’, El Papa, promulgue una especie de encíclica cuya permita a los curas católicos formar una familia; vaya, que se puedan casar, que vivan en sus casas con sus esposas e hijos, como 'to quisqui', y en sus tiempos libres, y bien organizados, que se ejerzan en vidas pastorales, procurando que no se les desvíen almas. Veremos entonces como las cosas irán a mejores, e incluso para ellos mismos. Pero como está montado el tinglado… ¿? Empero, como esos curitas son avispados, lo que sugiero lo rechazarán, y es por ello que convendría lo tomasen como imposición, y así aunarían méritos para empezar a ganar la confianza perdida. Que es mucha...

Pero quiero añadir, al menos con la boca chica, que hay un clero serio y disciplinado, aunque oscurecido y vilipendiado por esa surgente ola vanguardista, que es la que fulmina las reglas creando confusionismo entre los tradicionales fieles creyentes. Es evidente que estamos en una era transgresora, pero hay normas que deben ser incambiables, sobre todo porque las bases las creó El Creador.

Bueno, ya me he despachado a gusto con los curas, que, si me leen, espero reaccionen. No obstante la actitud que adopten, me acojo al dicho: 'el que avisa no es traidor', y, en todo caso, sé a ciencia cierta cuáles son los errores que se pueden subsanar, que con trabajo, fe y ahínco será más fácil.

Y, ahora, -¡vaya tela!, el turno de la otra…

…La Curia jurídica. ¿Y ésta rata quién la mata?

En este oscuro oficio se prolifera un grupo en permanente acecho de sus víctimas. Me explico. Entre sus colegas hay un mugriento sector que aboga por determinados delitos que, necesariamente, deben ser indefendibles: crímenes, terrorismo, pederastia, violación, maltrato, droga… Pero hay letrados que se prestan, 'interesadamente', a actuar como defensores; bien por querer figurar, para zafarse del anonimato; bien por una sabrosa bolsa, o bien porque es legal en España.

La ley española no exime a nadie de su defensa, sea cual sea el delito. Y todos somos inocentes hasta que no se demuestre lo contrario

Si sus fueros van por lo último, están ligeramente disculpados por ser de obligación, pero sería conveniente que endurecieran esta ley para casos extremos. De cualquier forma, hay abogados que se entregan fervorosamente y, amén del lucro económico, tendrán que sobrellevar de por vida una gran carga moral. Pues el pueblo sano y llano, que es la inmensa mayoría, no ve con buenos ojos a 'esos sin escrúpulos'. Yo, desde mi óptica, no exenta de cordura, los considero como 'solidarios socios' de sus defendidos. Y podría citar los nombres de algunos que están en esa picota, que a buen seguro son la deshonra del colectivo. Es más, los veo tan culpables como sus clientes. Y si tienen un poco de conciencia, que lo dudo, les hostigará permanentemente.

Mi menda pertenece a ese grupo que cree a pies juntillas que es más gratificante tener paz de conciencia que riqueza material

En la Abogacía, en general, sálvense quienes puedan y deban, hay profesionales que, al igual que en la Medicina, no aplican unas tarifas claras y definidas por sus servicios, aun regladas estando. Es decir: según sus clientes, sus niveles o grados de ingenuidad o tontura, sus disponibilidades económicas, sus coeficientes intelectuales, y otros rasgos de parecida índole, así les cobran. Además, lo mismos que los políticos, y de éste corrupto gremio no se salva ni el apuntador, nos toman por gilipollas, y nuestras opiniones no cuentan, ellos mismos, y solos, se bastan y se sobran para liar todo lo liable y todo lo desliable; pero, mientras tanto, jeje, siguen corriendo a todo gas sus rapidísimos y avispadísimos 'taxímetros'. ¡Partida de…!

De siempre he pensado que casi todos los abogados son unos tunos: 'defienden nuestros intereses de nuestros enemigos para luego ellos quedárselos', los intereses, claro. Y menos mal que no todos están en ejercicio, pues para 'el Paro' no hay excepciones. Bueno, en realidad, no es mi deseo que haya paro para nadie. Sólo lo hago constar como de apoyo, aunque irónico, a mis comentarios.

Algunos, más de la cuenta, de estos siniestros personajes abusan de su clientela; porque, por lo general, poseen buen conocimiento de las leyes, pero sobre todo por el temor, por parte de los clientes, a una sentencia negativa. Y como huelan que hay 'pasta', exprimen hasta la última peseta, sin piedad, y con suerte, los clientes de turno pueden conseguir buenos resultados. Además, hay casos en los que intentan 'meter' a sus ingenuas y cándidas víctimas en ese fatídico círculo de especialistas: penalistas, fiscalistas, matrimonialistas. Y todo ese fajo de sinvergüenzas es un clan perfectamente sincronizado, sin que un bulón se salga de su pistón y que seguro que efectuarán intercambios de comisión 'por endosos'. O sea, del dinero que tanto sudor cuesta a los sufridores que caen en las garras de esa mafia con toga.

Y pobre del que entre en esa cadena perniciosa, porque no es sólo el dinero, que tampoco es moco de pavo, es que mina la salud del más sano, importándoles muy poco a sus 'verdugos' lo que le ocurra, si ya saldaron sus sabrosas minutas. Y ese lote, astuto y con vista de lince, sabe escoger bien, porque apenas ve un caso fácil en el que no pueda incluir pingües beneficios, lo rechaza olímpicamente. Y hay una cosa aún peor. ¿Peor? Sí, peor: 'que se entrega con más o menos velocidad en función de la bencina que vaya recibiendo' Y no hay quien me baje del burro de este convencimiento. Además, tengo una experiencia, de haberlo sufrido en propias carnes. Pero no quiero que por mi vivencia se autentifique esto; bastaría con darse una vuelta por esos juzgados del diablo, y también estar al loro de las charlas que mantienen con sus clientes, y enseguida se puede comprobar in situ la extensa gama de subterfugios que usan, con la particularidad de cómo se las avían para defender sus minutas, e incluso in extremis, a pocos minutos de entrar en la sala de juicios, y así obrar en consecuencia.

¡Qué sí, qué esto es cierto, qué le ha ocurrido a gente que conozco, que puede contar su caso con pelos y señales de nombres, datos 'y otras cosas'! Pero a esto último, esos abogaduchos harán oído sordo, sólo les conviene pasta gansa y 'candelabro/Mazagatos'. ¿Y cómo se podría erradicar a esta gentuza? Porque la verdad es que es urgente un exterminio fulminante de estos picapleitos.
Sé, y no me pesa, que todo lo expuesto sobre algunos abogados es muy fuerte, pero más lo es sus imperecederas posturas. Aunque la salvedad de que haya profesionales del Derecho, que se conduzcan con honestidad, honradez y entrega, confirma la regla por excepción de la misma. Conste.

Del sector de esta profesión que censuro, muchos de sus defendidos son capaces de soportar sentencias, abonando fuertes fianzas, antes que tener que someterse de nuevo al yugo de un suplicio diario (más minutas, más mentiras, más cambios extemporáneos) de quienes se suponía, presuntamente, que abogarían en su favor. Lamentable.

Y más de lo mismo ocurre con los procuradores...

'Son plebe que procuran dejarte la cartera vacía en el menor tiempo posible', además de ser los pioneros inventores del famoso ritual de entregas de sumas de dinero a cuenta, para ir preparando el papeleo. 'Provisión de Fondos, así le llaman, y que no por elevado lo entregado devuelven nada. Al contrario. Van pidiendo más, alegando no sé qué, con la amenaza de que si no reciben los últimos añadidos, paralizan el proceso. Y tan felices y contentos. Pero, vamos a ver. ¿En manos de quiénes estamos? ¡Cuánta impotencia! ¿Y todo tiene que ser así? ¿No hay solución posible? ¿Por qué brazos cruzados de los mandatarios? ¿Por qué siempre salen ganando y riéndose los mismos?

Y ya casi acabo...

De sus Señorías los jueces no quiero hablar nada. Lo único que se me ocurre es discurrir sobre cómo pueden impartir 'justicia justa' sin que influyan en sus fallos sus estados anímicos en momentos puntuales. ¡Es que también son seres humanos, y se pueden equivocar! No me sirve, importante pero no decisivo, que se lean y relean los sumarios, cuantas veces quieran, porque intuyo algo, de cuyo no tengo certeza total. Empero, sé lo delicado que debe ser este asunto, y es por eso que lo dejo ahí, quietito. No quiero complicarme tontamente. Pero da que pensar, y esta es mi duda, la novedad de esos jueces 'vedettes' que últimamente han aparecido en la la tarima: Echevarría, Garzón, Liaño, García Castellón, Torres, Álvarez… que vislumbro lucimientos personales y con más fijación de la cuenta, según con quién, para qué y por qué. Toco madera, por si acaso.

Pero dentro de la Curia Jurídica, a los jueces son a los que menos culpo aún siendo los más decisorios del sistema. Pues creo, quimera aparte, que sin ellos es cuando realmente no habría justicia. Pero no se debe olvidar, como ya dije, que son humanos. Y sus errores…

Y termino ya...

He preferido dejar para el último lugar a la fiscalía: los fiscales. Y con ellos me ocurre igual que con los jueces, que no opino. Pues, si no me equivoco, los fiscales son los que fiscalizan y… ¡uff! No vaya a ser que lleguen a sus manos estos folios y les dé por abrirme un sumario. Pero si esto llegase a ocurrir, me acogería a la tan cacareada y aclamada ‘libertad de expresión'… Jajajajajajaja....


La Curia es de cuidado:
el clero no es de fiar,
tampoco los abogados…
¿Dónde encuentro la verdad?





achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:21 am



La Infidelidad

¿Por qué se es infiel? ¿Herencia genética? ¿Necesidad de una autoafirmación personal? ¿Instinto de supervivencia? En la mujer: ¿malicia? ¿Promiscuidad? ¿Despecho? En el hombre: ¿diversión? ¿Insatisfacción sexual con su pareja? ¿Complejo de donjuanismo?

La Infidelidad se comete por causas diversas y ni los animales racionales, los humanos, ni los animales irracionales están libres de la traición.

Moralmente, es la peor de las lealtades. La Infidelidad de la persona amada derrumba y abre una brecha en la relación de tal calibre que es complicada de superar y suele acabar en separación. Porque la Infidelidad, sobre todo la cometida por la mujer, es el motivo más frecuente de la ruptura, aunque las extrasexualidades del hombre se condenen y su fidelidad se vea ingrediente indispensable para una vida en común y en algún caso los deslices sexuales son cotidianos y se dan incluso en personas que asegura tener una relación estable.

Bueno, pues ni con estos significativos datos se sabe a ciencia cierta cuáles son los motivos que llevan a la Infidelidad. Y exprimiendo el tema, tampoco ayuda a que nadie se atreva a contar sus culpas. Pero está comprobado que si se ama verdaderamente, se es fiel.

Las razones que se dan para explicar estos comportamientos son de índole diversa y múltiple. Desde el punto de vista evolutivo, en lo más hondo de los devaneos está el instinto reproductivo que todo ser humano lleva dentro. Básicamente, ésta teoría viene a decir que los que practican más contactos sexuales, pueden pensar que tienen un mayor éxito reproductor, así como más hijos, que serían los herederos de esa carga genética de promiscuidad, expandiendo y evolucionando la condición. Y desde una óptica determinista de la biología, se puede decir que se es infiel por naturaleza. Pues para una justificación banal es sabido que el hombre, para ser infiel, sólo necesita un lugar, mientras que la mujer, un motivo. Entonces, planteadas así las cosas, cabe una pregunta: '¿el por qué vivimos en pareja y nos pedimos fidelidad?'. Porque esa hipótesis de que la vida en pareja tiene unas hondas raíces de convicción, no es nada alentador para los desparejados, y menos aún si se quiere ver como algo normal. Lo que se debe ver como tesis doctorada, es que quien no esté capacitado para mantener una relación, sin ser infiel, no debe continuar. Porque refugiarse en los hijos para permanecer juntos es un error. Al faltar el amor, hasta con el pensamiento se puede ser igualmente infiel. La fascinación en el recuerdo es quizás peor que el pecado en sí. Es reconocido que durante el período del frenesí, del pelotazo bioquímico, el cerebro se inunda con la pasión del enamoramiento y no es probable que se cometa una infidelidad. Lógicamente, estoy refiriéndome a las personas en perfecto uso de sus facultades mentales y sin el más mínimo atisbo de la atrayente y a la vez despreciable ninfomanía.

Desde una óptica psicológica, son numerosos los motivos por los que se puede caer en la Infidelidad, porque la creencia de que existe una relación perfecta, es caldo de cultivo para entrar en el resentimiento y la desilusión que conducen a la Infidelidad. Es corriente ver cómo los mitos románticos ejercen influencia en una relación, e incluso pueden llegar a ser la causa de los problemas en la pareja. Pero aún hay un porcentaje de hombres, cifra que aumenta considerablemente en las mujeres, que creen a pies juntillas en una pasión eterna; es decir, que se mantiene en todas las etapas de la convivencia. Pero, después, con el paso del tiempo, aparece el desgaste y es entonces cuando salen a la luz algunos factores biológicos y psicológicos que contribuyen a que descienda. 'El enamoramiento es pasión y el amor es sentimiento' y lo más normal es que la relación se inicie con enamoramiento y conforme vaya transcurriendo el tiempo, éste va disminuyendo al tiempo que va creciendo el amor: estado placentero, por lo que no hay por qué caer en la Infidelidad. Cosa distinta es que se den circunstancias que provoquen ocasiones de Infidelidad. Las más usuales, según mi punto de vista y por experiencias observadas, son estas:

1. Búsqueda de nuevas sensaciones Hay en quien prevalece la aventura y la excitación contra la estabilidad que aporta un proyecto en común. Pero cuando muere la pasión, que acompaña a las fases del enamoramiento, los hallazgos ya no interesan, porque se busca la novedad, lo que se refleja en un nuevo estilo de vida: pesan las tareas rutinarias, atraen las emociones fuertes, se intenta consumar más números de contacto, y, potencialmente, se puede tener mayor tendencia a alternar con otras personas, además de con la propia pareja.

2. Vida sexual pobre La relación sexual es ingrediente básico en la pareja, y un bajón progresivo del deseo, resulta devastador. Cuando las relaciones sexuales son escasas ocurre, sobre todo en el hombre, que busque afuera lo que no encuentra adentro, a la vez que piensa que con su actitud mejora su relación, y a veces es así, considerando la dosis de tolerancia y masoquismo de la mujer, a la que se le desata una pasión inusitada por ver que le están arrebatando lo que creía suyo, entrando en escena los celos y ese instinto animal que todos llevamos dentro y que antes eran ignorados, originándole un deleite hiriente pero excitante.

3. Insatisfacción con la pareja Si se ha llegado a un preocupante grado de aburrimiento, porque faltan intereses en común o porque se descuida el tiempo que necesariamente deben pasar juntos, con tendencia a diversas actividades, como el trabajo o hobby, se puede producir un distanciamiento, que, a su vez, pueden conducir a situaciones de infidelidad. Está claro que los que dicen que se aman y no saben qué decirse no hacen sino ocultar la realidad; realidad que, inexorablemente, pasa factura.

4. Ser feliz a toda costa Entre otras razones de infidelidad, es que en la sociedad actual se impone un especial énfasis por buscar la felicidad, hecho que fomenta la impaciencia frente a alguna crisis que se puede presentar. Porque hay que tener presente que ansiar una felicidad inminente, sin antes haberla labrado, es el mayor obstáculo para la propia felicidad.

5. Sentirse joven y atractivo A veces, en personas obsesionadas con el normal y natural envejecimiento, una aventura puede significar demostrase a sí mismas que aún son jóvenes, atractivas, y así sentirse mejor. Pero en este tipo de personas prevalece más un sentimiento que el riesgo de poner en peligro una relación estable. En los hombres, esta circunstancia se da alrededor de los cuarenta años, y en las mujeres, antes de la menopausia, pero, más que nada, si ve que se está originando un desgaste en su relación de pareja y necesita volver a sentirse guapa y que despierta apetito sexual, del que no se ocupó en sus años jóvenes; posiblemente por estar imbuida en el deseo de impactar, normalmente por innata coquetería.

Esos complejos del donjuanismo en algunos hombres es una conducta que psicológicamente consiste en querer consumar las máximas conquistas en el menor tiempo posible. Porque, por el hecho de ampliar su lista de ligues, quiere hacer ver que es muy capaz de ganar a otros hombres. Pero estos contactos no suelen ser duraderos, porque al lograr sus objetivos, que no es otro que follar, el interés desaparece. Por lo general, detrás del donjuanismo se oculta cierta inmadurez, de ahí que sea frecuente en la adolescencia, ya que las conquistas pueden significar auto afirmación. Pero se puede entrever un patrón de conducta neurótica o narcisista, y tal vertiente tan usual se da más en los hombres que en las mujeres, y no tiene por qué estar ligada a la promiscuidad o la hipersexualidad, pero la culminación sexual, el clímax, es una elucubración para sí y una demostración ante los demás de las logradas conquistas, sin entrar en lo que a moral se refiere.

La promiscuidad y la hipersexualidad son dos conductas muy diferentes. La promiscuidad es más común en los distintos grupos de animales que en la monogamia, y la hipersexualidad es una ufanosa y afanosa práctica con el almacén sexual. Pero la jactancia y la vanidad, en esto y para esto, superan con creces a la realidad.

La biología tiene mucho que decir sobre la Infidelidad, máxime a la hora de que tanto mujeres como hombres se sienten muy atraídos por determinados rasgos del sexo opuesto. De ahí, según mis preferencias, que a los hombres, por lo general, nos guste más las tetas grandes y firmes, la cintura estrecha, la cadera ancha, las complexiones suaves y sinuosas y las piernas formadas y largas; es decir: palmito '10'. Y es por eso que para los partidarios de esta corriente, éstas son las razones del gran atractivo de los tacones altos y las minifaldas. A las mujeres, en cambio, y también por lo general, les van más las mandíbulas fuertes, la piel tersa y dura, las cejas no muy pobladas, las nalgas erguidas, firmes, las estaturas altas, los ojos grandes y expresivos y la ausencia de tripa. ¡Ah, y 'eso' que adivinan, que en funcionamiento tenga un tic de una intensidad de nueve o diez en la escala de Ritcher!

En todo caso, bromas aparte, el verdadero foco de la Infidelidad está en el cerebro, y ni mujeres ni hombres, aún reuniendo todos los encantos físicos, son infieles si sus pensamientos están concentrados en otra parte.

La Infidelidad es un infierno
de fuego y de maldad,
y nadie jamás podrá evitar
que una de las partes sufra cuernos


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:26 am



La Listeza
La Inteligencia

Tengo que reconocer que a veces me enredo con los significados de los términos Listeza e Inteligencia, como tienen tanta similitud es fácil caer en el error. Incluso ni en el propio DRAE constan definiciones netamente específicas. Además, hace poco leí un Tratado del eminente profesor y psicólogo Howard Gardner, de la Universidad de Harvard, Massachusetts, especialista en esta materia, y, no obstante, no acabo de desenredarme. Es por ello que si mis lectores interpretan que las denominaciones que expongo no son tales, que las medite. Pero en todo caso, aun la evidente confusión mía, así las veo yo, y de ahí mi punto de vista.

Ahondando en el tema... ‘el listo es más torpe que el inteligente, y que el inteligente es más listo que el listo porque tiene la Inteligencia, de la que carece el listo y porque se permite ceder la Listeza al listo, precisamente, por su calidad de inteligente’.

¿A qué parece un trabalenguas? Pero no es difícil de comprender. Si no, reléelo. Y si necesitas ayuda, escríbelo, que así harás más bueno aquel dicho... ‘escribir es como leer dos veces’.

Creo que el listo es intuitivo, capacitado para lo difícil, por enrevesado que sea o parezca; es retentivo y de rápidas reacciones, brillante en las concepciones y certero en las soluciones, más todo lo relacionado con esta línea y las deducibles. Y el inteligente, además de eso, es estudioso, estratega, hábil, previsor del cuándo, cómo y por qué, y no es necesario que se prepare guión, pues a su llegada a lo que sea, incluso en el peor de los momentos, se percata de todo lo que se esté tramando, sin temor a confundirse en apreciación; amén del poco esfuerzo que necesita para ejercer esas magnánimas virtudes, que para una persona normal puede representar un mundo, sencillamente, por no estar a este nivel. A bote pronto puedo decir que el listo es quien evita los problemas y, en el caso de producirse, el inteligente los resuelve.

El inteligente que además sea listo, es el no va más, pues poseer estos dos tesoros es un privilegio, obligatoriamente letales en el difícil caminar. No es frecuente hallar personas así, pero las hay y que por lógica deben ocupar puestos brillantes y recibir remuneraciones sabrosas, dentro de un círculo mercantil o técnico. Pero de la oficialidad y del dinero no voy a hablar aquí, habida cuenta de que voy a analizarlo conceptualmente, en evitación de injerencias que puedan extrapolarme.

Pero es obligado que haga saber que hay que tener cuidado con el Poder con este doble don, porque si lo usa para hacer el bien, altruistamente y bondadosamente, bienvenido sea, pero si hay uso, abuso e intenciones perversas, aviados vamos. Aunque, a Dios gracias, yo no sé de ningún mandatario con esta dualidad en el panorama mundial, sino, más bien, gente mediocre y, desde luego, corrupta. Pero es muy importante tener presente que sería fatal toparse con alguien que posea poder y malvado corazón.

Y llegado a este punto tengo que decir que omito voluntariamente a los dictadores, por ser objeto de un más amplio comentario en mi ensayo ‘La Política, los Políticos’.

Aunque suene a incongruencia, no es bueno, ni siquiera estético, que se asigne para sí, arbitrariamente, algún mandatario este doblete, para un mismo fin. Es más, seguro estoy de la conveniencia de que sólo sea uno, pues más de uno, es un obstáculo para lo que se quiera alcanzar. Al igual que hay una jerarquía para todo, incluso tácita, en esto no debería haber excepción, ya que se evitarían enfrentamientos de unas consecuencias imprevisibles, que se producirían sobre todo por convicciones e intereses de todos y cada uno de los que se erijan, con conceptos contrapuestos. Y, como siempre, el único perjudicado sería el sufrido pueblo.

Básicamente, debe reinar un canon según conocimientos y capacidades para ocupar una cabeza rectora. Porque aquellos que actúan a su libre albedrío, no hacen sino evidenciar una carencia de masa gris. Por tanto, es necesariamente obligado que haya ‘uno que mande y los demás que remen’. Pero, ojo, en favor de una misma corriente, para así fortalecer unas decisiones que sólo redunden en beneficio general. Y en este lote se entiende que están incluidos esos fatuos sabelotodo, que creen que por suplantar, enmendando planas, son más aptos. ‘Curiosamente’, los mismos fatuos suficientes, patéticos, que al final se ‘sorprenden’ de los resultados negativos. Es que existen mandamás que sólo piensan en sí mismos, sin tener en cuenta el colectivo que ‘dirigen’.

La Inteligencia está por encima de vicisitudes encontradas. Me explico. La Inteligencia sabe emular a la Listeza en igual medida que ésta lo hace Es decir, desempeña un auténtico cometido de inteligente, consistente en no pasarse de las cualidades reconocidas en la Listeza, porque, si se pasa, puede originar confusionismo, que es el que equivocaría a ambas virtudes juntas, incluso por separado. Es por ello que el inteligente tiene un rol doblemente importante: ‘por tanta excepcionalidad junta y por el exhaustivo control, con mejor final de situaciones concretas, de casos previstos y de posiciones surgentes’, pero siempre desde la perspectiva de sentirse superior.

La Inteligencia es más valiosa que la riqueza, y aunque a veces se vea relegada por ésta por la deslumbrante aureola que conlleva y sobrelleva, tarde o temprano ocupará el puesto que le corresponde, que no es otro que el primero. Es evidente que todo lo material se puede perder, pero la Inteligencia jamás. Naturalmente, me refiero a gente en pleno uso de sus facultades mentales.

Desde siempre, el inteligente ha tenido más en cuenta al intelectual que al capitalista, y aunque reconoce claramente que la riqueza material es la gran demoledora, no se le pasa por alto que, además de eso es torpe. La riqueza puede comprar personas. Cierto. Pero la Inteligencia puede persuadir para lo contrario, que no es menos cierto. Es decir, doctrinar hasta el punto de hacer ver que lo material no es lo único, sino sólo eso: material. La Inteligencia quiere demostrar con esto que mientras fe se le profese, sin ninguna presión y con convencimiento, nos dispondríamos a fortalecer una de las grandes piedras filosofales de la vida.

Desde la iniciación del mundo, existió, actualmente existe, y en adelante existirá, gente experta y no experta. Y siempre hubo, hay y habrá listos, inteligentes, torpes, tontos… y sitio para todos. Desde tiempos arcaicos, se crearon, hoy se crean y en el futuro se crearán, unas tácitas jerarquías reconocedoras de las aptitudes de las personas. Y así lo entendieron, lo entiende y lo entenderán todos los humanos como lo más acertado para el mejor engranaje de la humanidad. Es por ello que se debe reconocer; o mejor: admitir, sin paliativo, la necesidad lógica y trascendental de que exista toda clase de racionales: inteligentes, listos, buenos, regulares, mediocres y nulos. Y no digo ‘malos’ para no confundir.

Se me ocurre hacer un símil, nada serio, algo como de andar por casa, que define exactamente mi enfoque sobre la Listeza y la Inteligencia. Y es que el listo, un decir, es el que inventa cosas, pero el inteligente las puede modificar, sin, por supuesto, herir susceptibilidades, que para eso posee inteligencia. Y sigo. El bueno digiere y dirige el cotarro, el regular hace el trabajo, lo mejor que pueda y sepa; el que denomino mediocre ayuda en la medida de sus posibilidades, y el que tildo de nulo, serviría para completar el censo, pero sin obligaciones concretas, para que haya de todo, y no falte de nada. Curioso, ¿no?

En todo caso, símiles rocambolescos aparte, en la escala de valores y en los méritos a alcanzar en la travesía de la vida, por siempre será lícito y además encomiable un entusiasta afán de superación en todo, en todas las personas y en todas las cosas, siendo además justo, humano, incluso necesario, pero será imposible de alcanzar la exención de inteligente, o listo, o ambas cosas, porque esta gracia no se obtiene ni se mantiene con constancia, esfuerzo y trabajo, sino por una Otorgación Divina, y no a todos, a la vista está, nos concedió Dios este don o dones.



La listeza es cosa de 'vivos',
que siempre llegan antes,
y sus destrezas y sus tinos
son sus dotes más brillantes

La Inteligencia es una enorme luz
que sólo poseen algunos cerebros,
y es tan extraordinaria su magnitud,
que deslumbra en todo momento

La Listeza y la Inteligencia apuntan
que son la mayor de las proezas,
y como actúen las dos, y juntas,
sólo Dios puede parar esa fuerza


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:35 am



La Perfección
El Perfeccionismo

De mis cábalas conmigo mismo por saber qué son la Perfección y el Perfeccionismo, saco la conclusión de que están en el zoco, pero a un coste elevadísimo. Si te empecinas, puedes aproximarte; conseguirlos, es harto difícil; tu empeño por hallarlos, fortalece tu esfuerzo; tu fe por lograrlos, te moraliza; creerte que los puedes alcanzar, te sigue dando ilusión. Pero su búsqueda debe estar cimentada en la coherencia, para tratar de que no vaya en contra de la razón, lo que sería frustrante e incluso peligroso, como explico seguidamente con los pelos y las señales de los propios términos. ¡Pero, ojo, todo ello desde mi óptica!

Como se puede ver, hago mis pinitos filosóficos con la idea de sumarme presión, pero una vez relajado, llego al convencimiento de que al menos el Perfeccionismo es prescindible, absurdo, perjudicial. Además, para lograrlo habría que emplearse en ardua tarea, carente de todo sentido, que confundiría e incluso enloquecería al empedernido buscador. Porque si se llega a una alta sintonía con la Perfección o el Perfeccionismo se iba a poner el listón alto, y nada que se haga parecerá bien hecho, e incluso no habría más remedio que soportar una serie de autocríticas adversas, que harían languidecer, y se tendría que aceptar preguntas propias, como: ‘¿ese afán tan desproporcionado, para qué?’. ‘¿Merece la pena tanto esfuerzo y tanto adorno para hacer algo normal?’. ‘¿Si lo que has hecho está bien así, para qué dorarlo?’. ‘¿No ves que un exceso de manía merma la capacidad de concentración?’. ‘¿Es orgullo o paranoia lo que te induce a ello?’. Y otras autocríticas del mismo corte que son las que provocarían confusionismo, máxime si lo que se ha hecho no es para uso y disfrute propio, y para quien vaya destinado no quiera o no sepa valorarlo, ni como simple cortesía.

Está claro que este tipo de obsesión puede derivar incluso en trastornos emocionales, porque lo que se lleve a cabo, con iniciativa, conocimiento, y convicción, se va a cambiar una y otra vez, sin la seguridad de saber qué es lo mejor. Y esto es grave, pues se puede dar la circunstancia, de hecho se da, que ni siquiera se acierte a hacer las cosas normalmente. Es decir: hacerlas.

¿De acuerdo? Sigo pues...

Es de un riguroso ortodoxo, como norma general, que lo que se vaya a hacer se haga, pero sin florituras, porque no debe haber más objetivo que hacer las cosas, basado únicamente en los cánones del deber y el hacer por excelencia. Lo opuesto; es decir, lo que se puede convertir en maniático, afecta y redunda, como ya dije, a un rendimiento normal, no debiéndose admitir, simple y llanamente, por razones de salud.

Continuando con mis razonamientos, defino la Perfección como hacer toda clase de tarea con orden y conocimiento. Y el Perfeccionismo, de igual forma, pero con la concesión de una especie de Toisón de Oro, pero considerando que no está exento de manías que rozan lo enfermizo. ¡Es que tan absurda y deslavazada desproporción por hacer algo no viene a cuento..! No obstante, en cada cual está si es prudente o no, aunque me temo que actuar de esa forma no se puede evitar, por haber propensión a ello. Pero ojo a las consecuencias, que siempre son imprevisibles...

Pero, rizando el rizo, voy a intentar definir estos dos conceptos en forma diferente, pero con los mismos significados: a algo bien planteado, bien hecho y bien acabado se le puede llamar Perfección, aunque el proceso no haya sido del más ortodoxo, sin embargo, el resultado es de agrados propio y ajeno. Ídem de lo anterior pero con la pleitesía de haber rendido honor a la pulcritud, se le puede denominar Perfeccionismo, aunque ni siquiera ésa pulcritud alcanza las cotas de lo que se entiende como el concepto químicamente puro. Por otro lado, casi imposible.

Sintetizo...

Es necesario e ineludible, como ya dije, un afanoso interés por hacer lo que sea, y a esa jodienda de Perfección y Perfeccionismo la voy a desobsesionar, adjetivándola como anecdótica, ya que el valor real de un cometido no debe tener más transcendencia que sea útil. Distinto sería ‘un concurso al mejor fin, con premio y borrachera gratis’. Pero en esta inverosímil e hipotética competición no habría tantas exigencias, sobre todo, porque sería una pachanguita, con más que menos inclinación al ocio y al divertimento y sin las presiones que impone la obligación. Pero, en todo caso, hacer es querer.

De todos modos, como me lo paso genial investigando conceptos de la vida, abundo en mis comentarios añadiendo que una profesionalidad en la dedicación es el principal bastión, y básicamente la meta a conseguir desde un principio. Todo lo que no se haga de esta forma, con tan cuerda mentalidad, llevaría a una peligrosa pereza realizadora, provocada, sobre todo, por la extraordinaria frustración de no haber podido lograr lo que, en definitiva, es prescindible. Por consiguiente, de listo e inteligente es el rechazar de plano toda sensacionalista rúbrica aleatoria que pueda ser dañina, además de una de las más estúpidas inductoras a un supuesto medallero, o a ese farragoso, especulativo, desconcertante, caprichoso y parcial ‘Registro Guinness de los Récord’, ahora más que nunca de una rabiosa actualidad.

Empero, mis criterios se pueden prestar a complejidad, sencillamente porque hay algún menester que requiere más atención, pero no porque se tenga que hacer, obligatoriamente, mejor, sino porque sus índices de dificultades no admiten chapucerías, y no funcionaría bien si no se hace correctamente. Lo que nuevamente nos viene a confirmar que hay que emplearse de lleno en la ejecución y y en el acabado de todo lo que se emprenda, pero sin ningún tipo de regodeo, ni, por supuesto, snobismo: dos tontos ingredientes, pero dos ingredientes pre-paranoia.

Esta versión mía sobre la Perfección y el Perfeccionismo puede sonar a música atea, pero no se debe olvidar que, por desgracia, no dejan de haber psiquiátricos en el mundo que no tengan ingresos diarios y que ni saben cómo medicarlos. Es por eso, pues, que se hace preciso que todos pongamos de nuestra parte para tratar de evitar tal inclinación, habidas cuentas de que todavía se desconocen bastantes datos significativos del cuándo, cómo, dónde y por qué se produce esta… ¿enfermedad?

Y es tan silente sus fuerzas, que entran en las personas, sin que puedan percatarse hasta que no lo sufren en propia carne. Se me ocurre pensar que es como una especie de virus, científicamente conocido, pero con el inconveniente de que ni siquiera está en estudio, por considerarse poco necesario, por parte de la Ciencia. Es más, pienso que, aparte de estos criterios míos, no he leído nada de nadie que se ocupe de este asunto. Qué es sabido por todo el mundo. De acuerdo. Pero, que yo sepa, y no quiero pecar de jactancioso, sólo hay constancia de que existe, amén de alguna que otra información de pasada en algún periódico. En todo caso, estos apuntes no dejan de ser unos informes insólitos, incluso inéditos, pero a lo mejor, quién sabe, tienen más eco del que esperaba. Lo malo es que carecen de alguna difusión, aun sabiendo que no están a falta de originalidad. Modestia si cabe aparte.

¿Cuantísima gente se ha visto perjudicada, tanto en la vida profesional como en la particular, por esta ‘dramática’ situación? ¿Será posible que de esto nazca el dicho de ‘como yo hago las cosas, no las hace nadie’?
¿Se habrán dejado de hacer trabajos importantes por el insignificante y desafortunado hecho de que no iban a lograr las expectativas creadas? ¿Qué se ha rechazado, que es válido, por el lamentable inconveniente de que tenía como supervisor a algún fatuo con el dichoso Perfeccionismo como bandera?

Bien, estimados lectores. ‘Así es, si así os parece’. No obstante, creo que he expuesto suficientes razones como para hacer pensar al más pintado, aunque el más pintado esté en su legítimo derecho de hacer lo que le venga en ganas, o ‘lo que le salga de los cojones’, como diría nuestro ilustre Nobel de Literatura, don Camilo José Cela.


La Perfección es la guinda
y la florinata del hacer,
como algo que distinga,
pero su valor está por ver

El Perfeccionismo es de locos,
por tantos esfuerzos sin sentido.
¿Y si lo bien hecho va como una moto,
para qué quedar tan abatido?


achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:45 am



La suerte

¿Qué es la Suerte? ¿Hay que buscarla? ¿Viene sola?

Si me atengo rigurosamente al viejo adagio: ‘la Suerte no es para el que la busca, sino para el que la encuentra’, me resultará muy difícil iniciarme y hallarme a gusto con mi filosofía, de casi contra corriente. Pero una vez puesto me abro con estos criterios, y a ver si logro haceros cómplices.

Si buscamos en lo más hondo de nuestro pensamiento, debemos reconocer que la Suerte es, como mínimo, fantasmagórica; va de un lado a otro sin ser percibida, y se para donde quiere, al tiempo que se recrea y se ‘columpia’, precisamente por saberse poseedora de singulares propiedades. ¿Es esto en realidad la Suerte? Voy a tratar de seguir inspirándome, con la idea de que mis exposiciones tengan Suerte.

Es indudablemente cierto que la Suerte nos hace padecer de una manera despiadada y por aquello de las aproximaciones. Pero, por su alto grado de morbosidad, narcisismo y masoquismo, pretende contagiarnos de su forma de actuar, para así hacernos ver una igualdad de expectativas. ¿Es por esto menos enigmática?

¿Es divina? ¿Es humana? ¿Es satánica? ¿Va adónde la llaman? ¿Va adónde quiere? ¿Va adónde es obligado? ¿Se entrega por turno? ¿Es caprichosa? ¿Es justa? ¿Es egoísta? ¿Es altruista? ¿Es posesiva? ¿Es algo que tenga que ver con lo humano? ¿Es utópica? ¿Es verídica? ¿Es superlativa? ¿Es sencilla? ¿Es soberbia? ¿Es insignificante? ¿Es significativa? ¿Es crucial? ¿Es vital? ¿Es tan arbitraria? ¿Es ambigua? ¿Es imprescindible? ¿Es prescindible? ¿Es sincera? ¿Es falda? ¿Es hipócrita? ¿Es humilde? ¿Es…? ¿Es...? ¿?

La Suerte debería ser....

Un tributo moral e ineludible a la constancia
Un pago como reconocimiento a la fe que se le profesa
Un silenciador implacable hacia las súplicas de las necesidades
Un finiquito equitativo, cabal y exhaustivo, de la miseria
Una solución definitiva para las inclemencias reiteradas
Una lógica contrapartida a lo bien hecho

La Suerte es tener Suerte para saber qué es. Aunque la ignoremos, forma parte de la vida como la vida misma. ¿Será la Suerte una encrucijada entre el bien y el mal? ¿Un sarcasmo de la realidad? ¿Se dejaría tocar si tangible fuera? ¿Tanto poder posee que hasta se mofa?

Éste mi soliloquio, con tantas dudas en el aire y sin respuestas, me provoca sopor. Por lo tanto, es aconsejable incluso obligado que adopte una filosofía de aires 'pasotas' para no quedar apresado en el insoportable agobio que originan las no transparentes peculiaridades de la Suerte.

Paro mi comentario para resaltar que hago suposiciones interrogativas, por desconocer la verdadera definición de la Suerte, que, como es un enigma, todas las averiguaciones que se puedan hacer de ella están encerradas en un hermético círculo de intrigante credibilidad.

No obstante mi puntualización anterior, quiero explayarme con la Suerte y no quiero ceñirme solamente a lo material. No se debe omitir la Suerte en el amor, la Suerte en la salud, la Suerte en las relaciones de amistad y en las sentimentales, y la Suerte en el trabajo. Pasa que lo material destaca por lo que lo encumbramos. Pero es de Suerte, y más, dar y recibir amor, gozar de buena salud, disfrutar de la familia, y satisfacerse uno mismo por tener un trabajo remunerado y permanente.

Pero siguiendo exprimiendo mi inspiración porque todavía no salgo de duda, yo veo la Suerte en cuatro alternativas, iguales y distintas a la vez...

Primera: si nos conformamos con lo que somos y lo que tenemos, la Suerte es complacencia de la conciencia, que es mucho, obviamente
Segunda: si nos adaptamos a todo, la Suerte es tener una existencia digna y un mínimo de bienestar
Tercera: con decisión, la Suerte es lograr una línea superior de amor, salud, relaciones y trabajo, que nos permita disfrutar de la felicidad, la longevidad, la compañía y la ocupación.
Cuarta: con ambición, la Suerte es verse sorprendido, aunque una vez, con 'un algo' inesperado. Y ahora sí que estoy refiriéndome, palmariamente, al terreno de lo material

En el factor Suerte se juega mucho con el refranero, y resulta que por eso es muy frecuente que se escuche...

La Suerte de la fea, la bonita la desea
La Suerte llamó a tu puerta, pero no estabas alerta
La Suerte de la cocina, que ha puesto un huevo la gallina.
La Suerte mala la mía, que me quitaron lo que tenía.
La Suerte del novato, que, aún empezando, llenó su saco.
La Suerte que tuvo aquel, que todo fue para él
La Suerte de la esposa, que su marido la ve hermosa
La Suerte es para los diurnos, no para los nocturnos

Si la Suerte no es cosa divina, ni humana, ni diabólica... ¿qué es la Suerte? Silencio total, así que seguiremos ahondando, y ahí van 10 exposiciones-perlas, de cuyas hacen cavilar sus enunciados y las interrogaciones de al final de cada enunciado, menos de la última, que es la única que creo que no suscita ninguna duda...

Para perseguir la Suerte, nos harían falta alas de fe. ¿Las procuramos?
Para tener Suerte, tenemos que ser personas cabales. ¿Somos?
Para no enloquecer, tratemos de no pensar en la Suerte. ¿Lo hacemos?
Para confiar en la Suerte, antes hay que confiar en la vida. ¿Fácil/Difícil?
Para triunfar en la vida es necesaria la Suerte. ¿Pero a costa de qué?
Para nacer hace falta la Suerte de un óvulo. ¿Desafío a El Creador?
Para no morir prematuramente, hay que ampararse en la Suerte. ¿Sólo?
Para vivir, la Suerte es algo vital. ¿Es esta frase un mandamiento?
Para no desvariar, debemos pensar que la Suerte es Dios. ¿Sí/No?
Para no hablar de mala Suerte, pensemos que estamos vivos. Perfecto

Para buscar la Suerte se recurre a magos, hechiceros, echadores de cartas, brujos, videntes… y a todo ese colectivo, incierto y desconcertante, que, en reuniones aquelarres, con más predicciones que consecuciones, aprovecha el candor del postor de turno para, con lathaxirs, amuletos, reliquias y otras falacias, cobrar pingües minutas. Y esa gente sí que tiene Suerte por contar con tan ingenua clientela.

Quien más cree en la Suerte es quien la tiene. Y quien menos, obviamente, quien no lo intenta y por tanto no la consigue. Pero para evitar desesperos innecesarios, sugiero nos acojamos a la última perla citada. Y si nos sabe a poco, bueno sería que nos diésemos unas vueltas por algunos lugares del Globo, donde el hambre, la sed, las enfermedades y las miserias producen grandes estragos, sobre todo en inocentes criaturas pequeñas. Por tanto, la balanza de la ilusión, por alcanzar Suerte, debemos situarla, como máximo, en el punto medio, porque, después de los horrores que hayamos visto, nos parecerá que con lo mucho o lo poco de que disponemos, nos sentiremos los reyes del universo.

La Suerte en el azar tiene un mucho de superstición, puesto que ésta es el único apoyo en donde se posa la ilusión. La Suerte basada en la constancia y el trabajo, desemboca en más posibilidades de éxito, porque se participa y, si se logra, la euforia es doblemente justificada, aún cuando no se hayan alcanzado todos los objetivos.

La Suerte suplicante, aquella de angustiosa necesidad, es frustrante, más que nada por el SOS que conlleva, que si no se tienen los sentidos en alerta, podría ser trágico. De hecho, a diario se producen malos percances por mor. La Suerte por Suerte es de inmensa e intensa alegría y se complementa con dos significativos quid; la Suerte en sí, y la satisfacción por haberla conseguido.

Por el nombre gramatical del concepto Suerte, el DRAE dice: ‘concatenación de diversos y variados acontecimientos, de carácter más o menos fortuito’. Y no voy a ser precisamente yo quien se atreva a enmendar esa Real plana. ¿Pero no veis compleja y ambigua esta definición? Aunque, claro, si la Real Academia de la Lengua la denomina de esta manera, ¿qué puede quitar o añadir este aspirante a aprendiz de la Literatura?

Aúno todo lo expuesto anteriormente, y ahora concluyo diciendo que es un hecho irrefutable que existen personas que se empeñan en excluir la Suerte de la lista de los conceptos, y esto ocurre, básicamente, porque en sus vidas dan, con mucha frecuencia, puntadas sin hilo, y es por esto que luego nada les queda prendido. Pero, eso sí, lo achacan a la mala suerte.


La Suerte es una eterna esperanza
que se busca o ella viene al azar,
pero si ni suplicando se alcanza,
seguro que algo se ha hecho mal



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 7:50 am



La Utopía

En la historia de los pensamientos, la utopía ha encarnado el anhelo humano de crear una sociedad perfecta. Aunque ésta nunca, ¿nunca? se pueda alcanzar, sus objetivos pueden ayudar al hombre a mejorar el mundo real.

La Utopía se llama a un sistema ideal, en el cual todos los individuos desarrollan su existencia en condiciones perfectas. En un sistema social perfecto, pero imposible de llevar a cabo. El adjetivo 'utópico' se aplica, por lo tanto, a aquellas reformas sociales y actuaciones que se presumen imposibles.

La palabra Utopía fue empleada por el humanista inglés Tomás Moro para dar un título a su obra, 'Utopía'. Moro describía en ella un estado pagano y colectivista, cuyas instituciones políticas y sociales estaban guiadas por la razón. Describiendo la isla imaginaria de Utopía, Moro pretendía mostrar el contraste con la organizaciones políticas reales de la Europa cristiana de su tiempo.

Aunque la Utopía de Tomás Moro no era la primera, ni la última en ser escrita. la extraordinaria difusión que tuvo su libro en aquella Europa, determinó la consagración como nombre genérico.

Para entender los caracteres distintivos del visionarismo utópico, con respecto a otras formas de visionarismo, es necesario tener presente la particular relación que en la Utopía se establece entre lo real y lo irreal. También, en la visión mítica y en la escatológica se recurre a lo irreal, en función polémica hacia lo real, pero en modo notablemente diverso.

El mito contrapone a lo real un pasado irreal, edad de oro idealizada nostálgicamente: la escatología, por el contrario, contrapone a lo real un futuro irreal, fuera del alcance de la simple acción humana, que se realiza por gracia e intervención divinas. La primera está gobernada por el recuerdo, la segunda por la esperanza, pero a ambas se puede añadir lo real presente desmaterializado, en función de un existente irreal, tal vez en el pasado o en el futuro.

En la Utopía, el irreal al que se recurre se halla fuera del tiempo, que viene ciertamente contrapuesto al real presente, pero con la intención y la perspectiva de operar sobre aquél y modificarlo.

En otros términos, aquí la desmaterialización del tiempo se verifica en sentido opuesto, sobre la operada por el mito y por la escatología; el presente no se desmaterializa, al contrario, se anula toda dimensión temporal para hacer más incisiva la acción que se despliega en el presente.

En definitiva, es esta última dimensión la que prevalece. La Utopía es una negación, pero también es, por así decirlo, una negación positiva; es decir, una actitud que busca un aumento de poder sobre el mundo tomando distancia del mismo y que confía lo suficiente para poder multiplicar y enriquecer sus posibilidades experimentales confiándose a la abstracción, a los periplos de la fantasía científica, a los viajes a lo desconocido.

En tal sentido la Utopía es como una actitud ético-política y un género literario extremadamente congénito al 'homo faber' moderno, que gobierna su destino con el experimento dirigido por las matemáticas. La utopía de Moro, aunque no exenta de algunos impulsos religiosos y escatológicos, se vuelve hacia el colectivismo laico y tolerante y hacia los instrumentos de la ciencia.

A propósito de la afirmada afinidad de la Utopía con las mentalidades modernas, se podría objetar que las formas modernas del socialismo y el comunismo han considerado necesario el sostener una lucha a ultranza contra todo resto de utopías.

Son conocidas, en efecto, las críticas de Marx a Saint-Simón. Pero el realismo de Marx va contra la Utopía, precisamente porque ésta ha entrado en el dominio de los hechos y está reclamada por ellos. De aquí, como se ha dicho, la doble faceta de Marx heredero de la Utopía y, al mismo tiempo, despreocupado realista, lo que a investigadores cercanos ha permitido una plena revalorización del momento utópico de la historia...

...en cuanto a actitud revolucionaria, concretamente dirigida a la transformación del presente



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 8:08 am



¡¡Cerrrrveeeezas!!

No recuerdo cómo terminé vendiendo cervezas en Rota aquel verano. Qué contacto, qué ganas o qué urgencias me llevaron hasta un pueblo de bum inmobiliario que convertía a ese municipio costero en el lugar de veraneo de la clase media-baja. En fin, aquellos veraneantes eran los ideales para decorar, con sus presencias refinadas, con sus proles numerosas, con sus radios que largaban 'Sevillanas', esas arenas y esas aguas azules. Y entre ellos, mi menda cruzaba la playa bajo un sol de sentencia, untado con un fuerte protector solar y cubriéndome brazos y cuello hasta donde podía, empujando un carrito con cervezas y barras de hielo, enterrándome en la arena, esquivando a los que tomaban el sol, a los que jugaban al fútbol, y yendo y viniendo por aquella larga extensión de playa...

El carrito tenía una campanita de bronce, que yo hacía sonar a la par que voseaba ¡'cerrrrveeeezas!'. En el estirar de la 'erre' y la 'e' esperaba hallar un pregón original para que los bañistas me reconocieran y me esperaran para comprarme. Trataba de ser amable y servicial con todos los bañistas. Creía que actuando así me los ganaría para futuras ventas.

Sin autorización del dueño de la concesión, había pintado el carro en sus dos laterales... Cruzcampo. Pero al final del verano tenía que borrar eso para no enfadar al concejal del Ayuntamiento que controlaba el negocio de los vendedores ambulantes en todo el municipio.

Pero las ventas flojeaban. Promediaba julio y los vendedores cantábamos, desganados, la copla de nuestros productos. Comenzaba ya a cansarme, pero no me quedaba más cojones que estirar la decepción hasta acabar el mes de septiembre. Faltaban más de dos meses...

Ahora caminaba por la arena de la orilla, más asentada y menos molesta, y ya ni me molestaba en pregonar cervezas, que también vendían en una roca de por allí. Pero me motivaba y me hice de dos clientas fijas que me compraban siempre a la misma hora, en ese esfuerzo inconsciente que algunos tienen de mantener una rutina hasta en los días de vacaciones. Una era una gordita y bonachona madre de familia, que venía desde una de las casas de alquiler; y la otra, una señora, bien conservada, guapa y atractiva hasta sin maquillarse, cuya imagen merecía una playa de gente más postinera.

Como me llamaban desde lejos, obligándome a retrepar con el carrito las ondulaciones de aquel terreno, la gordita ¡me daba propinas!, además de comprarme una decena de cervezas para toda su familiar.

Y también se hallaban por allí cuatro cuarentonas, amigas al parecer, a las que siempre encontraba a eso de las tres y media, panza arriba tomando sol, tumbadas en hamacas. De ese cuarteto femenino, quien se molestaba en levantarse, llamarme y pagarme cuatro sempiternas cervezas, era una culona que parecía ser la menos baqueteada por el paso del tiempo, o de los hijos. Por cierto, nunca vi chicos ni maridos a su lado. Acostumbraban a instalarse al final de la playa, junto a la ría, donde la población playera mermaba, tal vez buscando la privacidad que daba una cierta separación saludable entre los veraneantes.

Resulta que la culona, todos los días, poco antes de alcanzarme el billete de la venta, se le caía de las manos y debía agacharse para recogerlo. En la inclinación, ¡uff!, dos tetas, más pezón que otra cosa, se escapaban por encima de la recatada postura que adoptaba su cuerpo para atenderme, supongo que por pudor. Pero tomando el sol, paradójicamente, se bajaba el bañador hasta las ingles, según comentaban los típicos mirones.

Era un pudor con visos exhibicionistas. La primera vez pensé que era un descuido de la mujer, pero otras veces, alertado quizá por el cuchicheo y las risitas ahogadas de las otras tres, que seguían en decúbito dorsal la transacción comercial, presentía que se divertían a mi costa.

Uno de esos días sucedió una cosa inesperada: mi único pantalón corto de trabajo se descosió en la entrepierna, justo donde los muslos se rozan al andar. Comprobé, en el espejo del cuarto de baño compartido de la fonda donde paraba, que si me mantenía en pie, la rotura no se notaba, pero si me ponía en cuclillas, ¡oh!, el trío freudiano hacía su aparición. Al otro día descarté los calzoncillos y me fui a mi trabajo más liviano, y también con la ansiedad y alegría como las de la primera semana cuando me alentaba a semejante suplicio la ilusión de hacer un buen dinerillo, pensando en mi subsistir. Pero aquel día, lunes si mal no recuerdo (aunque al veraneante le da igual el día que sea) me sentí de puta madre por gustarme tanto las mujeres y 'sus cosas': '¡Chiquillo, ahí la tienes de nuevo!', me dije, cuando la culona, a la distancia, reclamaba mi presencia.

Y allí fui y allí escuché su mismo pedido de siempre. Allí el billete doblado en cuatro se le escapó de las manos por el efecto del viento, que nunca amaina en esa zona de la costa. Pero intervine, amable, y enseguida le gané de mano y me agaché, con las piernas bien abiertas, para coger el papel con el número 20 pintado, que por poco no se fue volando. Fue un segundo ante sus ojos. Afuera y a guardarse otra vez, el trío freudiano le dijo hola, colgó un momento, envuelto en la brisa costera, y desapareció detrás de la tela del pantalón. Hubo visualización por parte de ella, porque sus ojos se desviaron, abochornada quizá (resultaba difícil ver el rubor en su cara porque se empecinaba en broncearse entera, desde los pies hasta el pelo), mientras agradecía su compra y empezaba a tirar del carro y sin la más mínima señal provocadora en mi cuerpo, liberado de tan inocente exhibicionismo.

El siguiente día anduve listo para ganar en el juego libertino que la culona me había propuesto, si se daba la situación, pero... ¡oh, sorpresa! El billete nunca más volvió a caérsele. Detrás de ella, claro, el cuchicheo jocoso de las tres amigas se había vuelto en silencio expectante.


Hasta que a las tres y media de la tarde del segundo lunes de la primera quincena del mes de agosto, aquellas cuatro cuarentonas no volvieron a aparecer



achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Vie Jun 24, 2016 8:13 am



Dos minutos más

El sonido de la puerta al cerrarse llegaba hasta sus oídos. Al fin solos en la oficina. Disponía de una hora y media, antes del regreso de sus compañeros de trabajo, y llevaba toda la mañana mirándola, sintiendo, a la vez, que sus deseos aumentaban por momentos...

La levantaba y la ponía sobre la mesa. Con dedos temblorosos, deslizaba la cremallera, dejando su exquisito interior expuesto a los sentidos. Sus manos se desplazaban con avidez, provocando que un aroma irresistible le envolviera...

Sentía la boca seca, el corazón palpitante. Intuía ese momento final con un anticipado indescriptible placer. Con dedos rápidos y hábiles, deshacía el cierre, y sus ojos se llenaban con aquella imagen tan esperada...

Por fin, el ansiado momento estaba a punto de llegar, con más premura de la pensada. La levantaba despacio, y con ella en sus manos, se acercaba a...
.



Pasar a la página siguiente para leer y ver el emocionante final de este excitante e intrigante relato

>>>>>>>>>>>>>>>>

achl

Mensajes : 11928
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 5:13 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.