Se llama copla democrático

MI BLOC, QUE NO BLOG

Página 36 de 36. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36

Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Lun Oct 15, 2018 12:01 pm



Ventajas de enamorarse de una mujer de 50 años o más

La publicidad y el marketing utilizan cuerpos y rostros jóvenes y lozanos para vender sus productos. Incluso cuando venden cremas antiarrugas, la piel sobre la que se extienden está tan tersa que te dan ganas de llorar de envidia, ni hablar de las muñecas perfectas que claman por tal o por cual productos para adelgazar, y ellas se quedan pensando de dónde van a adelgazar, Incluso les cuesta encontrar modelos de mediana edad que las representen tal y como son

Lo bueno es que una vez doblado el codo de los cincuenta, una mujer tiene la sabiduría necesaria como para reírse de cómo se supone que es el mundo y disfrutarlo tal y como se presenta. Con la menopausia no llega el ocaso de las mujeres, muy al contrario, el enamorarse de una mujer de cincuenta tiene muchas ventajas obvias y otras más ocultas. ¿Quieres saber por qué deberías empezar a tener otro tacto en tus conquistas si aún no intentaste seducir a una dama de esta franja etaria? Lee la lista de a continuación y prepara tus mejores galanterías para tu próxima cita. Y si eres mujer, muéstrale la lista a los hombres que conoces, a ver si así entre todas somos capaces de cambiar la pasión que parecen tener muchos de ellos por conquistar a las jovencitas.


¿Por qué la mujer de 50 años o más es un buen partido?


Una mujer de esta edad, si tuvo hijos, ha terminado con la crianza de
ellos, o por lo menos con la parte más esclava. Serán pre-adolescentes, o más, y ella habrá organizado su vida de forma tal que cuenta con tiempo libre e independencia. No espera que hagas de ‘papá’ de sus retoños, está buscando un compañero, no un sustituto parental.

Después de los cincuenta años, las mujeres ya definieron su carrera y su situación económica, quien más quien menos está organizada con una solvencia que le permite estar más relajada y disfrutar del tiempo libre que tiene, y del placer sexual, ¡cómo no!, con hombres.

El riesgo de embarazo es nulo, o muy escaso. Una vez superados los síntomas de la menopausia, se sienten libres para disfrutar del sexo como nunca. Muchas mujeres desean vivir lo que nunca hicieron antes, otras, gozan, sin tapujos, de todo ‘aquello’ que aprendieron en más o menos treinta años de actividad sexual. ¿Se van a perder todo ese importantísimo bagaje de conocimiento práctico?

Las mujeres de más de 50 no tienen cuerpos perfectos, piel tersa o un vientre plano. Su historia de vida ha marcado cada una de sus arrugas, la flacidez de sus senos o la barriguita que supo alojar algunos bebés. Pero, con ese mapa de años escrito en la piel, también viene la seguridad de quiénes son y qué pueden hacer. Para mí, no hay nada más sexy que una mujer que pisa fuerte y se siente cómoda en su piel.  
 
Si disfrutas de una buena conversación, ya de política, cultura u otra cualquier cosa, las mujeres de 50 años o más han vivido lo suficiente para no abrir los ojos como platos cuando escuchan nombrar a algún cantante de talla internacional, por ejemplo.

Ellas han aprendido mucho, y entre las cosas que más dominan con maestría está el hacer gozar a un hombre en la cama. Han probado y han  experimentado todo, o casi todo, así que no se van a asustar por ninguna propuesta descabellada y, por supuesto, no se van a quedar quietas, a la espera de que tú te encargues de todo. Ellas conocen perfectamente bien eso de… ‘señora en la calle, puta en la cama’.

Que ellas tengan más de 50 años no quiere decir que se hayan vuelto inválidas. Desde fútbol a la equitación, pasando por todos los deportes en general, hoy, siguen en forma.

Una mujer de 50 años o más ha desarrollado un sentido de la empatía, la comprensión y la ternura, que las más jóvenes aún no tienen. Si es hora de escuchar, lo hacen con genuino interés. Casi siempre se privan de no prejuzgar, y mantienen muchas de sus expectativas intactas, por lo que no dudan en animarse a la hora de enrolarse con hombre o mujer en una nueva aventura.

Una mujer de 50 años o más no piensa que ya está mayor para según qué determinadas cosas. Entendieron hace tiempo que cuando se miran al espejo, siguen viendo la joven que fue, sólo que su anatomía está un poca más gastada.


Por eso, porque una mujer de 50 años o más se quiere como es, cuando se enamora de un hombre, no busca que sea perfecto, sino que pueda disfrutar con él todo lo que tiene para darle, que es aún mucho y muy placentero




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Lun Oct 15, 2018 12:16 pm





Enamorado impotente complaciente

Veo cómo te enfundas en tu ceñido vestido, guiñándome un ojo con picardía. Te calzas suaves sandalias, tan ligeras como tus pasos. Mientras te pintas una sonrisa, destaca tu mirada con apenas un toque de sombra en los párpados. Estás hermosa. No son sólo tus formas, tus curvas sensuales, tus esbeltas piernas, tus delicados pies, ni tus ágiles manos, que vuelan rápidas de oreja a oreja, ajustándote los zarcillos; no es sólo tu pelo, a punto de desplegarse en cascada de oro; es tu mirada, tu ligereza, tus movimientos, y todo lo que se presta a una luz interior cuando te despides de mí, dejándome un beso en la punta de tu dedo, soplando amorosa sobre él rumbo a mi boca. Te vas hacia la puerta de salida a las escaleras y el ascensor y la abres. Vas a cumplir nuestro deseo, a derrochar sexo, y yo seré muy feliz. Un último guiño al cerrar la puerta y desapareces de mi vista, no de mi mente, no de mi vida...

Sigo tus pasos en mi cabeza. Percibo cómo llamas a un taxi, y en apenas unos minutos llegas a tu destino. Puedo oír el timbre del local. Puedo imaginar la amistosa recepción, y ver tu entrada. Puedo ver cómo saludas a las caras y las manos que te reciben. Puedo ver cómo pides una copa y cómo empiezas una amistosa charla. Puedo ver los ojos de quienes te miran, posándose en tu cuerpo y parándose en tus pechos puntiagudos y en tu entrepierna. Puedo sentir la mirada de un chico esbelto, que se para en tus ojos y te sonríe con los suyos. Tú te quedas embelesada. Veo que con él hablas. Parece tímido, pero no, es un experto en estas lides y la conversación se va haciendo más directa, más íntima, más profunda...

Lentamente os acercáis a la pista. Sus brazos te abarcan con deseo y los tuyos lo atraen hacia ti. La música os invita a suaves movimientos y vuestras caras se van acercando. Ya sientes, ya sentimos. Cerca, vuestros alientos. Vuestros labios se abren para fundirse, sin que aún se devoren. Sus labios se posan sobre los tuyos con deseo. Es tu turno, y ahora le devuelves el beso, con esa delicadeza de la que sólo tú eres capaz, y luego las bocas hablan por sí solas, sin sonidos ni palabras. Labios, dientes, lenguas, manos, arrullados danzan al ritmo de la música que flota en la sala. Vuestros cuerpos siguen atrayéndose, hasta ser uno, mientras vuestras manos van recorriendo un territorio aún desconocido, alternando suavidad con firmeza y caricia con pasión...

No estoy yo allí, pero sé que apenas os habéis separado unos centímetros para volver a miraros a los ojos y dar el paso siguiente. Os dirigís hacia el rincón dedicado a los ritos amorosos y allí sigue vuestro amorío, que ahora se acompaña de la lujuria, sin perder la armonía, sin cesar los besos, sin dejar las caricias sobre la ropa que os cubren. Frente a frente desnudos seguís acercándoos, seguís compartiéndoos. Os dejáis caer cual pluma sobre lecho y proseguís la lenta y cadenciosa carrera en vuestras exploraciones. Ya no son sólo ansiosas bocas besándose, ahora buscan otros horizontes, nuevas hendiduras, esas que dan y reciben placer, que comparten disfrutes, que llevan hasta la escalada de un gozo y que finalmente acaba en el éxtasis.
Es entonces cuando suena mi móvil. Veo tu número y sonrío, y lo enciendo sin hablar. Merced al móvil, oigo tus suspiros y sus gemidos, y así puedo ver claramente lo que mi imaginación me decía. Por tus susurros rumio que su lengua te recorre premiosamente, y se para en ‘esa’ parte de tu cuerpo dejando su tarjeta a través de apasionadas lamidas. Oigo sonidos diferenciados separados por un leve espacio: el que va de su procaz boca a tu poza. Tus silencios absolutos confirman que le correspondes de la misma manera, y yo siento, sin saber explicarme cómo, vuestros estremecimientos, vuestros temblores, vuestras mil y una sensaciones que reafirman la fiebre que empieza a consumarse. Un sísmico, una aceleración de gemidos, incluso rugidos, una explosión que precede a ese corto pero significativo silencio, roto por un rumor de tiernos pero pasionales besos. Mi móvil enmudece.

Y ya no puedo pensar, no me queda imaginación y entro en unas ensoñaciones dulces, vislumbrando tu cara entre las brumas. Pero pasado no mucho rato, suena la llave en la puerta de nuestra casa y tú entras como una tromba. Te abalanzas sobre mí y me besas los labios, la cara, el cuello, el torso. Me miras y te miro, me sonríes y te sonrío. Abres mi pijama y me lames el pecho y también ahí abajo donde mis sentidos se esfumaron hace tiempo, lo que impide darte el placer que mereces, como el gozo que acabas de recibir de un desconocido, pero que sé que me lo has dedicado. Mi boca se alza y besa la tuya; te abrazo compartiendo las mismas lágrimas de emoción. Gracias de nuevo, amor.


Esta noche, en la distancia, en otros brazos, con otros labios, con otro cuerpo has gozado, y a mí me has vuelto a hacer inmensamente feliz...




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Lun Oct 15, 2018 12:36 pm







El horóscopo y el kamasutra son amantes




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Miér Oct 17, 2018 3:28 am



10 porqués sin respuestas


1.- ¿Por qué en el cuerpo humano el área de recreación está junto al área de desperdicios?

2.-¿Por qué la famosa frase ‘yo sólo sé que no sé nada?’. En el momento que sabes que no sabes, sabes algo, y cuando sabes algo es imposible que no sepas nada. En este momento sí que sé que yo no sé nada.

3.- ¿Por qué en ‘La Última Cena’ todos se sentaron del mismo lado de la mesa?

4.- Por qué alguien antes de preguntarte lo que te quiere preguntar, te hace una pregunta para saber si te puede preguntar lo que te quiere preguntar.

5.- ¿Por qué dicen que los hombres mujeriegos, en realidad son homosexuales reprimidos? ¡No entiendo! ¿Cuándo te gusta mucho hacer algo, quieres hacer lo contrario? Siguiendo esta lógica, los vegetarianos son unos carnívoros reprimidos, los toreros son unas personas reprimidas de la Asociación Protectora de Animales y Stephen Hawking era un genio reprimido que aparentaba tener un coeficiente intelectual inferior al inferior, pero que en realidad lo tenía superior al superior.

6.- ¿Por qué si las Torres Gemelas eran edificios inteligentes, no se hicieron a un lado cuando venían los aviones contra ellas?

7.- ¿Por qué hay leyes absurdas en el mundo? Verbigracia: en Indonesia, la persona que sea sorprendida masturbándose, recibe como castigo la horca. ¡Qué atrocidad! Así sí vale la pena jugar con uno mismo, ¿no? Castigos de esa magnitud son los que se necesitan hoy en día para que la masturbación vuelva a ocupar el lugar que le pertenece y que le arrancó injustamente una sociedad que está llena de prejuicios y tabúes. Una cosa que te vuelve loco-

8.- ¿Por qué se dice que hay cosas que vuelven loco?

9.- ¿Por qué la masturbación debe vivirse digna pero peligrosamente?

10.- ¿Por qué la vida sólo florece en el peligro?


En la comunidad de Santa Cruz, en Bolivia, está prohibido que un hombre tenga sexo con una mujer y la hija de ella al mismo tiempo. Nada más en Santa Cruz, ¿eh? En las demás comunidades está mal visto que no lo hagas. ¿O tú por qué piensas que Bolivia tiene fama de ser un país de contrastes?

Las leyes de gran parte de los países de Oriente Medio reconocen que es legal tener relaciones con un cordero, empero, es considerado pecado mortal comer su carne después del acto sexual.

¿Cuándo fue la última vez que se te hizo la boca agua mientras tenías relaciones sexuales con un cordero? Después de intimar sexualmente con un cordero, es inhumano que te lo quieras comer. ¿Qué clase de valores son estos?

En el Líbano está permitida la zoofilia, siempre y cuando los hombres tengan sexo con animales hembras, pero si es con un animal del mismo sexo, el hombre será castigado con la pena capital.

Los libaneses tienen razón, porque una cosa es que vivas plenamente tu perversidad y otra distinta es que obligues a los animales a tener una vida llena de pecado.


Y cuando se trata de proteger a los animales, la Asociación Protectora de Animales del Líbano funciona exactamente igual que la Iglesia católica en todo el mundo: muchísimos de sus líderes practican sexo con cachorritos




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Sáb Oct 20, 2018 10:07 pm




Cosas absurdas con sentido


Devuélveme lo que no debí prestarte.

Devuélveme mi ilusión, grité al girasol que había en mi camino.

Devolvedme mi escalpelo, que yo mismo me voy a operar.

Devolvedme mi vista de las montañas, les dije a las semillas que había a lo largo del sendero.

Devuélveme mi nombre, le dije a San Antonio.

¡Devuélveme mi vida de la infancia!, grité, nostálgico, al polvo cuando se terminó el sendero.

Ahora canta mi maestro, pero antes cantaba yo en su clase.

¿Acaso he llegado tan lejos para merecer esto?, pregunto mientras espero en medio del frío, dispuesto al fin a discutir a favor de mi silencio..

Dime, maestro, ¿se mueven mis labios, o de dónde viene ese suave canto que incrusta mi alma como lanza de sal en roca?




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Sáb Oct 20, 2018 10:10 pm





            Pensamientos remolones



Aunque debo haber tenido una entrepierna favorita, se me olvidó.

Sin yo poder remediar nada, he decidido seguir viviendo mi vida, y resulta que ahora, a estas alturas de la misma, estoy hallando cosas inexploradas por mí.

Nadie sabe lo que uno siente cuando se siente de verdad.

Nadie debe hablar del fuego que tuvo en la chimenea de su corazón mientras duró su amor, pero que ahora se apagó.

Ahora selecciono a conciencia mis querencias.

Ahora soy más de mí, menos altruista, menos confiado…

Aunque tuve amores, el diablo me dio ese clavo que saca otro clavo.

Salí en busca de de algunas del tipo ‘papel higiénico’, pero sólo hallé una de una sola capa.

Mientras buscaba la forma de no pensar en lo que quería pensar, la fuerza de mi obstinación me ayudaba.

Mientras ponía todo mi esfuerzo en sobrevivir, amanecía de nuevo.

Como no venía a mi coco lo que iba a decirte, imaginariamente cogí una mano, y sorprendentemente, o no tanto, de repente vino a mí mi inspiración.

Las palabras que antes se anotaban en un carácter de doble filo y las de los diarios encuentros, no son las mismas.

Aunque parezca extrañamente extraño, me siento tan feliz por algo, que me puse a reír.

Acerca de las cosas buenas y malas que se experimentan mientras se está enamorado, no se cuentan a nadie; es que ni uno mismo debe recrearse en ellas.

Acerca de la historia de la mujer que moría de amor, la contaré con errores, pero también con exageraciones positivas.

Al principio, cuando ella amaba a él, incluso con locura, él confiaba en él; pero ahora, todos los detalles de su vida contados por él a ella, son lanzas contra él.

Aunque suene a pedantería, el hecho de que a veces no me crean, me reconforta

No perderé la calma, aunque no olvide sigo confiando en mí.

Encima de ti puse fuego de amor y miles de productos románticos, salidos de mi corazón, mientras tú viviendo seguías tu vida.




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Sáb Oct 20, 2018 10:19 pm






Ejercicio de mentalización



Tenemos que mentalizarnos en todo momento de que es necesario para nosotros mismos conservar lo que ya tenemos, y no desear lo ajeno, o lo que aún no está a nuestro alcance. Si tal cosa la llevamos a cabo, nada puede impedirnos que tratemos de ser felices en la medida que nos propongamos y nuestras circunstancias permitan. Durante las noches debemos dejar descansar a nuestra mente, pero siempre con la esperanza de un nuevo día





avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Lun Oct 22, 2018 1:37 am






Mi compañera del trabajo Mamen

Era un sábado de mayo. Una vez en el hotel que nos habían reservado en la ciudad de Sevilla, y ya en mi habitación, me di una buena ducha con un gel súper perfumado, para así liberarme de los efluvios de la leña y el cordero asado que nos habíamos comido de almuerzo dos ingenieros y una guapa chica ingeniero (Isa), de mi misma empresa, y yo, y después de salir del cuarto baño, llamé por teléfono a la habitación de ‘el objeto del deseo de todos los machos y varias hembras de la plantilla de nuestra Central en Madrid’: una rubiaza, espectacular, despampanante, Mamen, que era una de mis otras compañeras. Quedamos para cenar juntos en el mismo restaurante de aquel magnífico hotel


Mientras cenábamos, le iba contando lo hablado en el almuerzo, omitiendo el episodio final con Isa, acerca de lo que me ocurrió con ella, ‘algo’ inolvidable. Habituado ya a las dosis de alcohol ingeridas el viernes noche, acabé la cena saboreando un buen coñac, que no hizo sino acrecentar más mi persistente y molesta erección.

Mamen insistía en que teníamos que repasar los trabajos del lunes, algo que sería decisivo en el curso de las negociaciones con nuestro cliente. Propuso acabar la velada en la oficina de nuestra delegación en Sevilla, que por ser un sábado y estar solos, podíamos trabajar con tranquilidad, revisando todos los detalles de la entrevista. Con ademán profesional, la seguí hasta la oficina. Ya allí, la dejé hablar y proponerme mejoras en los precios de nuestro producto, mientras yo me debatía, metido en un envolvente etílico, contra el impulso de sellar en sus apetitosos y provocativos labios un apretado beso, y de echarla con vehemencia sobre el escritorio.

La miraba mientras hablaba. Hacía tiempo que trabajaba con ella y habíamos colaborado y hecho muchísimos viajes juntos. Nunca la había visto como la veía aquella noche. Desbordada ya mi polla por un deseo sexual irrefrenable, ante mí había un bellezón de 29 años, de pelo rubio, cara amable y sonriente, ojos verdes rasgados (más que los de Isa), un cuerpo no muy delgado, pero sí extraordinariamente proporcionado, e imaginaba unas tetas puntiagudas bajo la blusa de seda. Por primera vez fije mi vista en su culo redondo y en sus muslos, y los sopesé con la mirada, cuando se levantó dos veces, caminando con contoneo natural pero tremendamente excitante, para coger algunas bebidas en la nevera.

Más la miraba y más la deseaba. Estaba ardiendo. Cogí a mi vez dos bebidas y le di la más fuerte. Bebía distraídamente, mientras hablaba y tecleaba en el teclado del portátil. Al cabo de un rato, noté su alegría como el calor que se desprendía de su habitual compostura, más controlada y formal.

Esperé un minuto más, con idea de dejar que el efecto fluyese en ella como incentivo. Sentada estaba en un sillón giratorio, y el portátil sobre el escritorio, y yo en una silla enfrente de ella, pero de pronto me levanté, cogí la silla y me senté a su lado, y entonces empecé a acariciarle el cuello:

____Es tarde ya, deja eso, anda, y relájate. Permíteme que te masajee un poco esas cervicales.

Cedió a mi propuesta, mostrando alivio. Seguidamente, bajaron mis dedos por su espalda, soltando Mamen un ¡ay! Alejó el portátil y se abandonó a mis dedos. Los acompañé con dos de la otra mano, hasta que se dejó caer sobre,  la mesa, vestida aún pero con el culo en pompa, entre papeles esparcidos. Y entonces me incliné de lado sobre ella y le comí la boca, metiendo mi deseosa lengua, buscando la suya.

Mamen se dejó llevar mostrando su excitación. Le palpé las tetas por encima de la ropa: eran gruesas como había imaginado, e incluso más firmes y llenas. Le abrí la blusa y la desposeí del sujetador, y ante mí… aparecieron, en medio de sus grandes aureolas amarronadas, dos pezones rosados, duros y erectos. Mirándolos los mordí, conteniendo mi vehemencia. Gemía ella y se debatía mientras le quitaba el resto de ropa. Luego, completamente desnudos los dos, nuestros cuerpos envueltos, y mi polla presionando contra sus nalgas.

Tras un minuto, con rápida agilidad, descendió y se puso encima de mi pubis, follándome la polla con su boca, húmeda y cálida. La sostuvo así un rato con un rítmico movimiento de su lengua, lo que me la endureció hasta un límite insoportable. Me giré para poder a mi vez saborear el coño. Al compás de mis lamidas gemía y yo la sentía estremecerse, pero ella seguía mamándomela, envolviendo el glande con sus labios y lamiéndomelo en toda su largura y su grosor. Hubiese podido permanecer así toda una eternidad, merced al efecto retardado del alcohol. Pero, de pronto, se me puso encima y se la metió de un golpe en su coño. Cabalgó con furia sobre una polla engrosada y marmórea, hasta que explotó con el orgasmo que la acometió largos segundos, cayendo después su cabeza sobre mi torso, convulsionándose su cuerpo.

La dejé descansar, y luego la giré. Me posicioné sobre ella en su culo. Acaricié sus nalgas y le pasé el dedo del corazón de la mano derecha repetidas veces por la raja, metiéndoselo luego en el ano, que estaba dilatado después de la reciente corrida, y entonces le metí la polla vibrante con suaves empujones, para ir ahondando más; la escuchaba gemir de puro gusto. Mantuve un ritmo permanente, acometiendo reiteradas veces, pero el culmen de mi excitación  aceleró mi polla hasta que con una fuerte y pronunciada sacudida me corrí, exhalando rugidos. Me recliné sobre ella, acariciándole y mordisqueándole los pezones. Nuestros cuerpos fundidos y enlazados, rendidos y satisfechos, y felices también



Y el portátil pitaba por falta de batería





avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Lun Oct 22, 2018 11:39 pm




PEQUEÑA HISTORIA DE UN AMOR PROHIBIDO
EN UN MOTEL CUTRE, POR AHÍ ESCONDIDO


MOTEL ‘CUPIDO Y SUS FLECHAS’,  
A POCOS KILÓMETROS DEL CIELO.
AUTOVÍA DE UN AMOR SIN FECHA,
DESVÍO DE DESACELERACIÓN DEL MIEDO,
CARTEL: CUARTA SALIDA A LA DERECHA.

HAY PUDOR Y VERGÜENZA EN DOS CARAS,
QUE ENTRAN AMEDRANTADAS, COMO RARAS.
UN TIPO, ‘LISTILLO’ Y TUNANTÓN, LAS PARA,
Y DE DETRÁS DE SU MOSTRADOR DISPARA:
20 EUROS CUARTO CON BAÑO AGUA CLARA.

UN CUARTO, POR FAVOR
CON UNA CAMA PARA DOS.

DOCUMENTACIÓN DE LOS DOS.
CUMPLIMOS LA MAYORÍA EN AMOR.
EN VUESTRAS CARAS NO LEO TAL DON.
LO DICEN DOS CORAZONES EN ARDOR:
UNO, ELLA, CANDIDEZ PURA, DIECISÉIS.
EL OTRO, ÉL, CANDIDEZ PURA, DIECISÉIS.
15 EUROS MÁS Y YO MUDO, ESA ES MI LEY.

CUARTO 39, PASANDO DOS METROS LA ALBERCA,
UNDÉCIMA PUERTA DE CHAPA A LA IZQUIERDA.
YO APAGARÉ LA LUZ, TAN CERCA QUE MOLESTA,
PERO ENCENDIDA LA DEL BAÑO, EN ALERTA.
TÚ, BLANCO Y TEMBLOROSO, TE ME ACERCAS.
YO SIGO RIÉNDOME NERVIOSA, PERO DISPUESTA.

¿NOSOTROS SOLOS EN UN MOTEL A ESCONDIDAS?
¡AY, SI NUESTROS PADRES SUPIERAN MÁS DE LA VIDA!
MI AÑEJA ABUELITA DIRÍA: ¡ESO ES UN MORTAL PECADO!
MI MAMÁ REPLICARÍA: ¡SE AMAN, Y LO DEMÁS ME TRAE SIN CUIDADO!

LAS ROPAS QUITADAS SE VAN ESPARCIENDO
POR TODOS LOS RINCONES DE AQUEL APOSENTO.
DOS CUERPOS LIMPIOS, PUROS, LIBRES Y CONTENTOS.
UN AMOR INOCENTE SE RESPIRA ALLÍ ADENTRO
POR CADA UNO DE LOS POROS DE LOS EPICENTROS
DE DOS JÓVENES ANATOMÍAS ADOLESCENTES.
Y EL DESEO Y LA PASIÓN, SIEMPRE LATENTES,
Y TAMBIÉN, TODOS LOS SENTIDOS AL RELENTE.

LA SIEMPRE HUMANA ANIMALIDAD.
LA ANIMALIDAD HUMANA ES VERDAD.
MI VIDA, YO NO TE DEFRAUDARÉ.
YO SÓLO QUIERO TU AMOR SER
Y MI CARNE TAMBIÉN TE DAR
PERO YO TENGO AHORA MUCHA CAGALERA
¿MIEDO…? ¿A QUÉ…? ¿DE QUÉ…? ¿POR QUÉ…?
TÚ SABES QUE SIGO SIENDO VIRGEN ENTERA.
LO SÉ, PERO TÚ SABES QUE YO SOY TU SAN JOSÉ.

AHORA ESTÁS ENCIMA DE MI FLOR, NO ADULTA.
ME DOMINAS, Y ESTO NO ME DISGUSTA.
ME SIENTO TODA TUYA, Y ESTO ME GUSTA.
UN GRITO DE LOS DOS, Y ESTO NOS ASUSTA.
Y, AHORA, EL TIEMPO SE PARA Y SE AJUSTA.

ME BESAS Y NOS DESTAPAMOS.
FUERA SÁBANAS, Y LAS QUITAMOS
HACE MUCHO CALOR AQUÍ, OPINAMOS.
EL CALOR ARTIFICIAL, NO LO CONTROLAMOS,
CON EL NATURAL DE LOS CUERPOS, DISFRUTAMOS.

¿SABES ALGO…? TE QUIERO CADA VEZ MÁS.
¿SABES ALGO…? TE DESEO CADA VEZ MÁS.
¿SABES ALGO…? YO TE AMARÉ POR SIEMPRE.
¿SABES ALGO…? Y YO A TI HASTA LA MUERTE.

NIÑO, VAMOS, QUE SON YA LAS ONCE DE LA NOCHE.
OTRO DÍA SEGUIREMOS CON NUESTRO DERROCHE.
UN ÚLTIMO BESO ANTES DE AJENOS REPROCHES
YA ANTE A MIS DOS RUEDAS, COMO MI COCHE,
PERO CON CARAS ALTAS, Y NO CON LAS DE ANOCHE.

AHORA NO QUIERE ARRANCAR MI VIEJA MOTO.
PUES ENTREMOS DE NUEVO Y SIGAMOS DE LOCOS.
ESTE MOTEL, AL ENTRAR ANTES, NO ME GUSTABA,
PERO AHORA ME CHIFLA, ME ENCANTA… ¡ES LA CARABA!

Y DE NUEVO, OTRA VEZ OTROS 35 PAVOS.
Y ESO QUE ERA NUESTRO PRIVILEGIO SAGRADO.
AQUÍ NO COBRAN CUARTOS POR BUENOS O MALOS.
¿QUÉ ES LO QUE COBRAN ENTONCES, MI NIÑO AMADO?
SÓLO EL PERMITIR AMOR LIBRE, Y A LA EDAD LE DAN DE LADO.

TODA LA NOCHE CONTIGO, JUNTOS, BESÁNDONOS.
TODA LA NOCHE CONTIGO, JUNTOS, AMÁNDONOS.
TOTAL, SÓLO POR 7O EUROS DEL SUDOR DE CADA DÍA
NOS MERECIÓ LA PENA ROMPER NUESTRAS ALCANCÍAS.

MI PADRE ME MATA AL REGRESO.
Y EL MÍO ME ECHA DE CASA O ME METEN PRESO.
TENEMOS QUE INVENTARNOS UN ALGO DE PESO.
NUESTRO AMOR A TODO SOBREPASA, ESTO CONFESO.

A LA MAÑANA SIGUIENTE, A HORA TEMPRANA
A LA SANTA IGLESIA DE UNA ALDEA CERCANA
AMBOS DOS A ALLÍ SE ENCAMINARON CON GANAS
EL CURA LES PEDÍA AUTORIZACIONES ALTOZANAS.
¿NO LE VALE NUESTRO AMOR, NUESTRAS ALMAS SANAS?
ESO ES, SIMPLEMENTE, UN DECIR DE LA JERGA MUNDANA,
AQUÍ SÓLO VALE UNA BENDICIÓN QUE NO SEA PROFANA.

DOS FÉRETROS BLANCOS A SEVILLA VAN.
550 EUROS POR CADA UNO. Y PUNTO Y FINAL


DESDE EL MISMÍSIMO CIELO DE DIOS, EL CREADOR,
LUEGO DE PELEAR CON LAS FAMILIAS DE LOS DOS,
RECORDANDO ESTAMOS QUINCE HORAS DE AMOR
Y OLVIDANDO LA MANÍA DE NUESTRA SEPARACIÓN.




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Mar Oct 23, 2018 3:13 pm






Integral derivada

El teléfono suena. Intuyo que no es urgente, y es por eso que, decidido y tranquilo, no lo atiendo. Arde mientras tanto el aceite esencial de pino

Su vientre, tembloroso sube y baja, baja y sube llenándose de aire de mar; el monte de Venus emana neutra ingenuidad. Espera, espera, tendente a la somnolencia, y entonces la veo ir y venir con los ojos, saltarines, segundo a segundo menos pacientes.

Sobre el mullido colchón recaen curvas de ancestral concupiscencia. Mis dos manos me quitan mal el pijama, amenazan con complementar esa numerosa sucesión de curvas, con ahogar el poder de dos apetitos en función de las lentas florituras de los dedos y el oblicuo vuelo de una golondrina...

Siendo un cuerpo de área indefinida, más allá aún va su condición de maga, agudiza su oído ante un leve sonido del timbre de la puerta, ante un endeble quejido de la brisa y el albor del chirimiri... El aroma a pino es conato de paz.

Primavera misteriosa la que nos espía, nuestros sexos dependientes, nuestras historias constantes de integración, caricias desviadas de las sugerencias no verbales...

¿Cuál será el resultado o la solución?




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Mar Oct 23, 2018 3:23 pm






Un escritor brillante

Un hombre escritor (Andrés) y una chica admiradora de él (Luis), sentados y hablando en el despacho de él, atestado de libros, la mesa de caoba maciza, los anaqueles llenos de carpetas. Cae la tarde, las persianas están bajadas. Titila un punto de luz eléctrica en el techo


____La libertad.

Andrés la mira con ojos turbios.

____¿La libertad?
____Sí, la libertad, la dulce pura libertad. Nunca es hija de su tiempo, ¿sabes? Los humanos viven esclavos de su hora, como la lombriz y la moscas del agua.
____No entiendo.
____Mi niña Luisa. Tú no entiendes porque tu papel en este mundo es otro, distinto. No naciste para entender. Yo, sin embargo, soy un hombre listo, inteligente, lúcido….
____¡Claro! ¡Tú eres un escritor brillante, Andrés! ¡Un genio!
____Ah, quizá lo sea. Pero fíjate, jamás alcanzaré la gracia del imbécil de las rameras, esas que pululan como tórtolas ciegas por el claro del mundo.
____Pues a mí me gustas así.
____Y haces bien, hija, haces bien. Además, eres tan hermosa. Oye, chúpame un poco la polla, ¿vale?

De nuevo Luisa, de rodillas frente a Andrés:

____Eres tan brillante, Andrés... ummm... eres mi amo…
____Sigue chupando. Así, así. Haz que vea la luz. Pobre de mí.
____¿Me enseñarás algunas cosas de la vida? ¿Querrás enseñarme? ¡Porfi, porfi...!
____Por supuesto. Pero ahora no te detengas. Métetela toda en la boca. Hasta el fondo.
____Te admiré desde el primer segundo que te vi. Tú lo no lo sabías, pero cuando te miraba allí sentado a la mesa de aquella cafetería, sin aún conocerte, ya fantaseaba yo con tener algo contigo.
____¿De veras? Qué maravilla. Pero, ahora deja de hablar ya y sigue chupando, ¿vale?.
____¿Te gusta cómo te chupo la polla?
____¿Gustar? Gustar es poco, me encanta...
____Eres un genio, Andrés.
____También mi polla es genial.
____Oh, sí. Tu polla de es de nobel.
____Sí, mi polla cum laude, pero en tu boca. Qué bien la mamas..

Luisa se detiene.

____Andrés, tienes que prometerme...
____Oh, Señor, Señor… qué
____Prométeme que me enseñarás.
____Qué cosa.
____A ser como tú. A vivir la vida pura del intelecto.
____Me temo que eso sería imposible en tu caso, Luisita mía.
____¡Pero por qué! Quiero conocer la verdad de la vida, tú puedes ilustrarme. Tú eres capaz de todo, Andrés.
____Verás… oye, sigue con lo que estabas haciendo... eso es. Ah, divinamente, lo haces divinamente. ¿Por qué querrías, por qué iba a necesitar una chica talentosa como tú conocer la verdad?
____¿De veras crees que tengo talento?
____Tus talentos son los que son. Sigue mamando, chiquilla.
____Mi madre decía que yo iba a llegar lejos... ¡¡glup...glupppp!!
____Ahhh, desde luego, preciosa mía.
____Pero, ¿qué clase de talentos ves en mí, Andrés?
____¿Recuerdas que te hablé de las furcias que pululan... ¡ahhh! por el claro del mundo? Pues tú posees todos y cada uno de los dones de una divina furcia, sin serlo, por supuesto.

Luisa se detiene.

____No me gusta oírte decir eso.
____Pero es la pura verdad. Yo escribo libros, tú la chupas como los ángeles. ¿Cuál es el problema?
____Yo también quiero escribir libros.
____Complemente imposible. Sería como si yo chupara pollas, un absurdo, ¿entiendes?

Luisa engulle la polla, hasta el fondo. Nota el bulto de él en su garganta, afloja la presión, sacándola suavemente hasta sentir el capullo en la estera de su lengua. Lame con fruición, deja escapar una lágrima. Andrés echa hacia atrás la cabeza con los ojos cerrados. Está casi a punto.

____ ¡Oh, soy un hombre listo, inteligente, lúcido…!
____¡Umppp…!¡Umppp…!
____¡Me corro! ¡Libérame, Luisita mía, desata las mareas!
____Lo siento...uhm...ugl...lo siento mucho, Andrés....
____Qué dices, qué...

Luisa aprieta los dientes. Un tajo profundo en la carne. El sabor de la sangre en su boca. El gañido de él, lo ve derrumbarse sobre el suelo con las manos entre las piernas, los pantalones por los tobillos, hasta que finalmente cae sobre un costado…


…y gime, y grita, y llora, él también ahora




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Miér Oct 24, 2018 6:57 pm






Masturbarse en el trabajo

Yo me masturbo, tú te masturbas, él se masturba, nosotros nos masturbamos, vosotros os masturbáis y ellos se masturban. Esto es así... pero aquí y en la Conchinchina



Yo, a diferencia de la iglesia y del periódico ABC, estoy plenamente a favor de la masturbación. De sobra he explicado las bondades de la masturbación (y van ya ocho veces las que he escrito la bendita palabra "masturbación" en tan sólo cuatro frases. No me digáis que no es todo un récord.

El problema es cuando las ganas vienen en esos momentos que no podemos. Eso de masturbarse en el trabajo creo que daría para un debate de esos del tipo ‘Espejo Público’. pero con sus defensores y sus detractores del tema a un lado y al otro lado de la mesa. Molaría, ¿verdad?

Como si lo estuviese viendo: un actor porno, que un pajero empedernido, y la típica sexóloga a un lado, y al otro, un representante de la iglesia católica, el director de redacción de ABC, y, por supuesto, el director de la Asociación de Empresarios Españoles, que no falte.

En serio, para las personas que son muy ardientes el tener un trabajo donde, respaldado por la intimidad de un despacho y con un portátil delante, es un peligro. Tan sólo tienen que teclear la palabra ‘porno’ en el Google y listo. Ya tienen material suficiente para darles a la manita hasta que se harten.

Más difícil lo tiene la gente que trabaja fuera de una oficina, o un almacén, o que tiene trabajos físicos, donde anda ocupada todo el tiempo, aunque para eso están los socorridos servicios de aseo.

Doy fe, a veces los baños se usan para estos menesteres, porque yo algunas veces he entrado en un baño y he he podido ver en la taza gotas blancas, y eso no es precisamente orina.

Me parece genial que todo el que quiera se desahogue sexualmente en el baño, pero ¡joder!, que limpie todo, ¡coño! ¡Qué no sea un guarro!

A mí, la verdad es que en mi trabajo no me llama la atención masturbarme, y es extraño porque soy muy ardiente. He tenido charlas con mis jefes sobre el tema de masturbarse en el trabajo, y sobre ver porno en el trabajo.

En una ocasión, un jefe me comentó que contrató a un chaval para organizar la red local y la web de su empresa, y en la zona de los servidores le pusieron un ordenador. Con mucha intimidad.

Loo que no sabía el chico era que en aquella sala había instalado una cámara oculta de videoseguridad, y parece que lo grabaron durante horas y horas... días y días…, viendo cosas guarras en el ordenador, mientras tenía el pantalón por debajo de las rodillas.

Me contaron más tarde que al chico le mostraron los vídeos y que después le hicieron firmar un despido voluntario, y en caso de negarse, lo denunciarían.

Desde mi punto de vista, no veo mal que uno se desahogue en el trabajo, siempre y cuando no afecte al desarrollo del mismo, o hacerlo, si puede, en el horario libre.

Que esa es otra. Tenía una amiga que trabajaba en una tienda y me contaba que como ella comía en la misma tienda, que entonces cerraba, y tenía desde las 2 hasta las 5 libres. A veces se quedaba viendo cosas en el ordenador de la caja, pero al final acababa viendo películas porno. No lo podía evitar. Pero eso no es malo. No hace daño a nadie ni afecta en el trabajo. Al contrario, libera estrés y trabajas después más relajado.

En un foro público femenino preguntaron acerca de la masturbación, y esto que sigue a continuación es lo que respondieron 7 chicas:


“Lo más fuerte es que no voy al baño para hacérmelo, porque trabajo en una tienda de antigüedades y bellas artes, a la que no acude casi nadie, y antes de que entre alguien me entero por las alarmas, y como estoy sola… pues eso… al ataque. Eso si, tengo que tener muchas ganas, si no, tardo poquito, y una se queda más desahogada”.

“Os recomiendo encarecidamemte a todas que sigamos haciendo nuestros trabajos manuales, al menos una vez al día”.

‘Trabajo en un local de venta al publico, en el que hay poco trabajo de venta directa porque prácticamente el 95% de lo que se vende lo hacemos on line, y me paso mucho tiempo sola. Ni que decir que entre lo que me gusta el sexo y lo necesitada que estoy de el, pasados dos días cumpliré dos meses sin follar, y esto es un autentico suplicio (perdón por expresarme tan clara)”.

“En el trabajo de vez en cuando recurro al Internet, leo algún relato de subido tono, me empapo toda, todita toda y me voy al baño a recrearme un poco y a terminar la faena. La ultima vez esta mañana, que me sobraban más de cinco minutos de mi tiempo de desayuno”.

‘Masturbarme en el trabajo es una cosa normal. Y lo hago a menudo. Y pasa que puede resultar más excitante por si te pillan”.

‘Yo tardo cinco minutos para toda la faena: ir al baño, tocarme un poco ahí abajo hasta el orgasmo, y ya puedo seguir relajada durante todo el día”.

‘A veces, es una cosa necesaria y si me apuran imprescindible”.


No, no me veo yo como un bicho raro. Si se dan las circunstancias adecuadas (tiempo libre en el trabajo, más un ordenador delante para ti solo, más cierta intimidad, más ser muy ardiente), tarde o temprano caes.

Sé y me consta de mucha gente, tanto chicos como chicas, que necesita sin falta su paja diaria en el trabajo para sentirse bien.

En serio, ¿que tal veis el tema de hacerse pajas en el trabajo?


¡Qué, ¿le dais a la zambomba en la oficina?!




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Jue Oct 25, 2018 7:07 pm






Todo lo que empieza acaba


Lamentablemente para mi ego, mi orgullo, sólo y exclusivamente has querido de mí mi dinero, mi solvencia social y financiera y, sobre todo, la permanente protección durante seis años, pero que hoy mismo se acaba, que te he venido dispensando


Pero hoy me encantaría que hubiese un poco de sorpresa, una sutil novedad en el aire quieto de esta alcoba. Pero tú no puedes evitar ser tú misma. Te gusta pisar fuerte, con autoridad. Tus llaves siempre encajan en todas las cerraduras, como si tú tuviese el gran don de la infalibilidad.

Sigo leyendo mi libro mientras airada caminas sobre el suelo de este cuarto grande. Mientras vas caminando me vas maldiciendo porque crees que no te he comprado aún el reloj Rolex de oro y brillantes y el abrigo de piel de visón tan deseados por ti desde hace tiempo. Tu presencia define la avaricia. Tú entera escapas a toda lógica.

Me fastidia que, con malos maneras, empujes hacia el suelo la pierna que mantengo cruzada sobre la otra y que me sirve para sostener el libro que leo y releo desde años. Podrías ser más amable. Pero como sé cómo sigue esta historia, paso de reprochártelo. Te miro mientras tus dedos, 'obligados por tu elevada minuta', abren la cremallera de mi bragueta y se introducen más adentro, explorando mis secretos. Y en este momento me pregunto para mis adentros si alguna vez te he gustado. Suspiras falsamente, te enciendes un cigarrillo y sigues con tu comedia, como si lo que tienes entre tus indiferentes dedos no tuviese nada que ver con mi anatomía.

El olor del cigarrillo invade la estancia cuando aposentas tu hermoso culo en la cama, después de retirar el cenicero, atiborrado de colillas. Me resulta un mucho despreciable ver cómo tu respiración se acelera teatralmente, al tiempo que 'esa' que está toqueteando aumenta de volumen. Tengo que reconocer que al menos has tenido la delicadeza de sacármela al aire antes que estalle la tela de mis calzoncillos. Me gustaría saber por qué me miras la polla con tan asqueada mirada en tus ojos, mientras tus dedos se desplazan con rudeza sobre la piel, tersa y caliente.

Abandono descuidadamente el libro en el suelo. No me preocupa saber por dónde he dejado la lectura porque podría recitar capítulos enteros. Pero eso me da igual en este momento. Ahora lo que me importa es recostarme sobre la cama y separar las piernas para ver y gozar el espectáculo de tu boca trabajándose mi miembro, que verterá enseguida una gran parte de mi alma, unos grumos que empezarán a descender desde lo más alto de mi cumbre en busca de un lugar cálido.

Jamás dejará de sorprenderme el contraste entre tu naturaleza burda e incontenida y el brillo de tu piel, casi transparente, como también el aparente absurdo que existe entre tu vocación indecente y el color delicado de la gema que meses atrás adorabas.

No sé qué haces aquí ni quién te trajo. Espero con ansia el día que sea capaz de negarme a probar lo que me ofrece tu cuerpo, cuando, al fin, te quitas tus elegantes indumentarias y exhibes una completa desnudez en esta alcoba fría, y no porque no haya calefacción.

Me resulta realmente imposible olvidar todos los escalofríos que me recorrían cuando te inclinabas y lamías mi polla. Pero hoy no es a mí a quien se lo estás haciendo, aunque tus ojos pretendan ofuscarme. Ahora estás pensando en algún otro tonto como yo. Ahora calculas más y mejor el tiempo; más tiempo, más dinero. Es por esto que desaceleras tu lengua con unos movimientos estudiados y con la avaricia de conseguir de mí más minuta.

Espero ansiosamente el día en el que pueda negarme, pero no será hoy. Conozco y recuerdo bien aquellos momentos que invadían la mujer que conocí, mientras el surco de su geografía se apoderaba de todo mi cuerpo. En aquel entonces se establecía un placentero movimiento entre mis estímulos y sus reacciones, una corriente de retroalimentación en donde todo tendía al infinito, Cada gemido anunciaba otro más profundo, mientras aquella boca lamía con desenfrenada pasión, y también con la tranquilidad de alguien que no imaginaba ni por asomo que estaba próximo un calamitoso final. Entonces no había silencios desgarradores, sólo había amor, deseo y pasión.

‘Me ponía’ el tono urgente con el que entonces ordenabas: ¡fóllame! No se te podía contrariar, y tampoco yo quería. Adoraba el obtener una corriente de sollozos cautivos, como única muestra de debilidad que podía conseguir de ti. Estabas siempre tan húmeda que parecías una prolífica fuente, y yo sabía lo que tenía que hacerte, pero que no quería hacerlo hasta que no me lo pedía la expresión de tu cara.

La rotundidad de tus respuestas se asociaban con las suaves caricias que mis manos aplicaban a tu bajo vientre, como queriendo alargar más el placer. Tu sabiduría en este campo no tenía límites. Trasladabas tu ansiedad de lugar, como anticipando tu siguiente y conocida orden, y pensando yo en cuánto campo podría regar. Pero ahora eres frígida e indiferente conmigo y es por esto que con ninguno de mis intentos doy en tu diana. Claro que, pensando, esto no es una cosa que tenga hacerse en forma urgente. Es mucho mejor que corra el tiempo y el dinero, y así sentir segundos como siglos, mientras mis dedos entran lúbricos en tu oscura depresión, no prestándole tú atención al estertor que ruge sobre mi pecho.

Mentiría si te dijese que ya no te quiero, sólo sé que en este momento no lo recuerdo. Es como una borrachera de todos los sentidos, como si mi cuerpo fuese un mar revuelto de locura o un pozo de deseos, en los que nunca cabe el pensamiento.

No sabría decir quién eres o quien soy mientras apoyas tus manos en mi cuerpo y empalas contra mi polla. Controlas tus vaivenes, pero mientras me bebo yo el sudor de tu cuerpo, loco por las ansias de recibirte plenamente. Cada embate mío, amenaza con hacerme arder en las mismísimas calderas de Pedro Botero, pero es tan sufrible este calor del infierno... estas libres gotas de sal corriendo por tu cuello humedecido… esos sabrosos olores a hembra rebelde... esta puta locura mía...

El sol está más alto cuando, al fin, me entierro en tus entrañas. Corre el sudor en mi torso, como una fina lluvia, mientras suspiro con una contención no lograda, y un chorro de líquido avanza incontenible, dejando su huella sobre las sábanas.

Podría decirse que quieres y que sientes mientras reposan nuestros cuerpos, exhaustos. Pero nada más lejos de la realidad. Pegas y salto y sales de la cama y te vas al cuarto de baño, y entonces creo ver un espejismo. ¿De quién es ese esbelto cuerpo que se aleja y me abandona? ¿De quién es este aroma que se quedará dando vueltas por toda mi casa? ¿Qué es lo que haces aquí, tú, que ya no te conozco?

‘Has dejado de quererme o nunca me ha querido’, pienso

Después de vestirte a una velocidad asombrosa y antes de salir de mi alcoba, me exiges más dinero, siempre sin mirarme a la cara. Pero yo, tan altruista de ordinario con tu persona, te había dejado un taco de billetes de 500, recién paridos, nuevos, encima de la mesita de la entrada, junto con un Rolex de oro y brillantes, y un abrigo de visón colgado de la percha del recibidor

Puedo oír un fuerte taconeo de pasos firmes y decididos sobre un parqué derrotado. Una puerta que se abre violentamente y se cierra de un portazo. Ni siquiera se ha molestado en decirme adiós, ni en darme un beso, aunque de despedida en la mejilla.

Es entonces que recupero el libro del suelo y, pensativo y también un poco entristecido, empiezo a leer de nuevo por cualquier página que de mis dedos abrió el libro.

Y mira por dónde, irónicamente aparece esta lectura...



Una mayoría de hombres se rige por las curvas del placer; por el contrario, todas las mujeres, sin excepción alguna, se rigen por la línea del interés








avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Sáb Oct 27, 2018 9:18 pm






Necesitada de sexo


Le conocí una noche en la que después de mucho tiempo decidí darme un garbeo, pues, divorciada ya cinco años y sin haber catado macho desde entonces, estaba hambrienta de sexo. Según me dijo mi amiga Martina, él era un tío guapísimo de 30 años y que estaba buenísimo, que le gustaban las maduras, como yo, y que trabajaba de camarero en un bar de copas, el que ella me recomendó visitar. No bien me senté en un taburete en una esquina de la barra, me percaté de que aquel Don Juan no me quitaba ojo de encima

Desde la otra esquina, se me acercó.

____Hola. ¿Qué te sirvo? –me dijo, sonriéndome.
____Hola. Una cerveza muy fría y sin vaso, por favor –le sonreí.
____Marchando.

No pude ni quise evitar seguirlo con la mirada. Sus ojos verdes azulados, eran de ensueño. Llevaba puesta una camiseta tan ceñida que se le marcaba el torso, y su culo y su bulto en los vaqueros... ¡madre mía! Ya me lo imaginaba desnudo.

Me trajo la cerveza y me fijé detenidamente en él: ojos pícaros, labios carnosos… '¿Cómo besará?', pensé. Y todo esto sin contar que olía a gloria. ‘Pues sí, Martina, es un tío realmente hermoso’, pensé de nuevo.

____Gracias -dije e hice un círculo con el pulgar e índice de la mano sobre el cuello del botellín, para luego llevarme el dedo a la boca, como midiendo el grosor de su...
____De nada  -y me sonrió de nuevo, observando atentamente mi gesto.
____¿Podrías darme la hora? -le pregunté de pronto.
____A ti te doy yo lo que tú quieras -respondió, insinuante.
____¡Vaya! -exclamé aparentemente serena.- Digamos que por ahora sólo quiero la hora -y llevé otra vez el dedo al botellín.
____Las las doce y cinco –y empezó a sonreírse, haciendo alarde de sus perfectos y blanquísimos dientes.
____Gracias de nuevo -y le miré enarcando una ceja.

Yo no soy de esas mujeres que hablan con un chico y se insinúan. Pero con aquel, no sabía qué me estaba pasando. Lo cierto es que desde que le vi, cachonda me puse. Pasé un largo rato mirándole, y él sonreía, como incitándome. Pasados unos minutos, le hice una seña para que me trajese otro botellín. Y me lo trajo, y esta vez lo puso en mi mano me dijo:

____Toma, y bien helado para mi guapa señora. ‘¿Deseas algo más?’.

Hacía un cierto énfasis en su… 'algo más', como si estuviese ofreciéndose él también. Pero qué maravilloso sería ese 'algo más'. De sólo pensarlo, empezaba a sentir un cosquilleo desde mis tetas hasta mi coño.

____Pues sí, quiero algo más: una canción –el camarero hacía también de DJ-, una que te guste a ti. Pero yo la prefiero de Malú.
____Oh, me encanta Malú -dijo mordiéndose el labio.

Me sentía atraída y, al verle morderse el labio, mi imaginación se ponía a volar hasta verle mordiendo mi cuello y... ¡a mí enterita!

Súbitamente me entraron ganas de hacer pis. Sentada ya en la taza miré mi tanga y vi que estaba mojado, corroborada la humedad por el clinex que después de orinar pasé por mi vagina.

Al terminar y salir, allí estaba él, refrescándose la cara. Se vino hacia mí y me hizo entrar otra vez al cubículo de váter. Cerró la puerta por dentro y se abalanzó sobre mí. Mordió mis labios, a la vez que deslizaba su mano desde mis tetas hasta mi coño. Luego la metió, cual cuña, dentro del tanga, frotando mi clítoris. Yo temblaba toda entera. Pero tampoco me quedé quieta. Llevé mi mano a su bragueta y, tocándola por encima, notó lo dura que estaba. Le quité el pantalón y los calzoncillos, cogí su polla y empecé a masturbarla. Él me empujó suavemente hasta quedar sentada en la tapa del váter. Ya allí, me metí su polla en la boca y la lamí sin parar. Gemía y me miraba con sus pícaros ojos verdes. Gozaba tanto como él, y el hecho de saber que estábamos en un lugar público y que de pronto alguien podría llamar a la puerta, me excitaba más aún.

Me cogió entre sus brazos, me besó y me lamió el cuello. Bajó las manos y apretó mi culo contra sí. Podía sentir su polla empalmada e hirviendo en mis nalgas. Lo besé apasionadamente, metiendo la lengua en su boca mordiéndole los labios. Subió sus manos a mis caderas y las llevó de nuevo a mi culo. Me quitó el tanga y me dijo:

____¿Te la meto? ¿No es eso lo que querías?
____¡Sí, métemela entera! -cogí sus piernas y las aprisioné contra mí.

Me puso de espaldas, quedándome frente al espejo y apoyada al lavabo. De pronto, metió en mi coño su erecta polla, empujando con fuerza a la vez que pellizcaba mis pezones. La excitación de los dos era bestial...

____¡Empuja con más fuerza, vamos!

Se inclinó más, y casi me atraviesa su dura, larga y gruesa polla. Sentía un dolor y un gusto deliciosos mientras empujaba con violencia. Me folló a sus anchas y yo sentí un estremecimiento en todo el cuerpo, y ya hasta rugía.

____¡Más! ¡Ahora soy toda tuya! -le decía mientras iba golpeando el lavabo, llevada por la adrenalina del momento.

Rugíamos en nuestro orgasmo al unísono. Pero poco antes tuve sola dos seguidos. Sentía un reguero que me bajaba por las piernas, que me temblaban como un flan. Me metió dos de sus dedos en mi coño y después los llevó a mi boca. Deseosa por mi excitación, los chupé con desespero. Luego, él se puso los calzoncillos y el pantalón y yo me subí el tanga.

Me cogió de nuevo contra sí, me besó y me dijo:

____¿Sabes que follas de puta madre y que me has hecho una mamada de muerte? Ah, que sepas que me ha encantado conocerte.
____Y a mí también me encantó. Ha sido una delicia comerte la polla.

Abrió la puerta y salió tan campante. Yo tardé un poco más. Ya me había olvidado del mundo. Salí nueva y con ganas de repetir. Se lo hice saber 'durante', y luego me dijo: 'cuando quieras, ya sabes dónde estoy, cómo la tengo y cómo trabaja'.

En mis ojos se veía mi felicidad, pero dolorida porque hacía mucho que no follaba. Y asustada por lo que acababa de hacer: follar con un extraño del que ni siquiera sabía su nombre, aunque no me había importado eso mientras nos encontrábamos en 'plena faena'.

Ya en la barra, le hice una seña. Vino hasta mí velozmente.

____Dime, mi guapa señora -dijo con una voz tan pícara como sus ojos.
____¿Qué te debo? -dije sin expresión en mi cara, ya que no quería irme, pero tenía que marcharme enseguida.
____Nada. ¿Por qué te vas? ¿Algo te molestó? -preguntó, meloso.
____No. Al contrario. Es que se me ha hecho tarde y mañana tengo que madrugar –le respondí-. ¿Pero cómo es que no te debo nada?
____Gentileza de la casa. Dame tu número de móvil. No te permito que te vayas sin dármelo. Por cierto –alargó su juguetona mano, la misma que poco antes ‘me había hecho de todo’-. Gusto en conocerte. Me llamo Jóse.
____Y yo Carmen, y mi número de móvil te lo daré la próxima vez.
____¿Nos volveremos a ver?
____Puede... -respondí en tono dudoso para que no se le subiesen demasiado los humos, aunque por dentro me moría de ganas por follar con él otra vez.
____Si no quieres, tú te lo pierdes -y se fue a atender a una clienta que, por la edad que aparentaba, era una madura como yo en busca desesperada de sexo.
____Adiós –le dije como única respuesta.
____Adiós  –y aun su ambigua respuesta, añadió que me espetaba de nuevo.

Salí de aquel San Bar y saqué el móvil del bolso, con urgencia por contar a Martina cómo me había ido 'la pesca'.

Y Martina me contestó que sabía cómo era Jóse, pues se lo había tirado varias veces, algo que no me dijo cuando me recomendó que fuese a a ese  bar, la muy zorra.

De acuerdo. Yo follé con Jóse por necesidad , y con la idea de follar más veces con él. Pero entre Martina y yo había una ‘ligera’ diferencia: yo era una mujer divorciada y libre, y Martina estaba casada




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Dom Oct 28, 2018 1:42 am






El tiro por la culata


Se podía escuchar palmariamente desde la calle un violento portazo, y también se podía ver un hombre caminando con pasos presurosos y hablando solo por el pasillo de la planta baja de un edificio, como si llevase prisa. Y la llevaba en realidad. Pero prisa por alejarse de aquella compañía. Ese hombre amaba a su mujer, pero ella no le echaba cuenta en nada, y en la cama era un auténtico desastre, y lo peor era que no quería cambiar. Hacía él un repaso mental de ‘todo’ lo que había pasado durante dos horas en un dormitorio de un piso de ese edificio, que, sin saber cómo, había llegado a oídos de su esposa, pero él no sabía que su esposa lo sabía. ¿Una trampa tal vez?


A la mañana siguiente fue a recoger a su esposa al aeropuerto. Ese día había algo que celebrar. Se moría de ganas por ver la cara de su mujer cuando viese el regalo sorpresa que le había comprado.

Pero su felicidad se rompía en añicos al padecer el frío del beso del saludo. Se sentía como si estuviese en la Antártida. Y la peligrosidad de la mirada de ella, parecía un silencioso aviso de la tormenta que se gestaba tras sus ojos.

El trayecto hasta el hotel lo hacían en el silencio más sepulcral, y él iba notando que le costaba respirar.

Luego de entrar a la suitte del hotel, sin darle tiempo a preguntarle qué era lo que estaba pasando, la sorpresa le golpeaba con fuerza.

____Le ruego salga de esta suitte -decía ella con hiriente frialdad-. No acostumbro a compartir cama con necios –pero él seguía frente a ella.

Si existía una sorpresa mayor a la que estaba viviendo, no lo sabía. Y esto se veía en su cara, y más aún al escuchar lo que ella le decía a continuación:

____¿Qué parte no entendió? ¡Ah! Debe ser que usted es sordo-mudo. Aunque no tengo ni idea de cómo será porque no le conozco de nada.

No había forma de que su cerebro sincronizase con su lengua. Daba un paso hacia ella, pero quedaba quieto por su amenazante mirada.

Su corazón se abría el camino que su cerebro era incapaz de hacer.
____Cariño, tenemos que hablar -conseguía decir al fin.

Por toda respuesta, ella le daba la espalda y se iba al dormitorio. Trataba de seguirla, pero ella lo detenía tirándole con fuerza un paquete. No pudo ver lo que era hasta que llevó la vista a lo que le había causado el susto. No se lo podía creer: un reloj de platino y brillantes (el regalo sorpresa) posaba medio destrozado en el suelo, mientras la mujer soltaba una risita malévola.

____Mi risa ha hablado por mí, señor -decía en un tono indiferente.
____Cariño, por favor, hay una explicación para...
____¡Claro! –le cortaba con cara de asco-. No me cabe la más mínima duda. Pero, francamente, no estoy interesada en escucharla.
____Cariño, te lo suplico, escúchame...
____Tengo cosas más importantes que escuchar sus patéticas explicaciones –decía, volviéndole de nuevo la espalda.
____Reina... -se detenía al ver que se giraba con ira en la mirada.
____¡¿Reina?! -se enfurecía- ¡Paso de ser reina de un reino de mierda!
____Cariño, sólo déjame explicarte algo...
____Si fuese usted inteligente, pero eso es mucho pedirle, me libraría del calvario de su presencia -sentenciaba con frialdad.
____¡No, no me iré hasta que no me escuches! -su paciencia se agotó y le habló más alto de lo conveniente en ese momento.
____¡Si me obliga a escuchar lo que sea que quiera decirme, seré yo la que me vaya para no volver! -dicho esto, se alejaba hacia el baño.

Le costaba asimilar sus frases. No quería perderla. Era tan esencial en su vida como el aire que respiraba. Pensó que había sido un tonto por haberse acostado con Rita, la mujer de su amigo. Pero sonreía al recordar lo que ella solía decirle a menudo: 'en vez de cacarear tanto, lo que debes hacer es conquístame'.

Y la respuesta a su recuerdo fue...

____Te conquisté de novios y también los primeros años de casados, pero renuncié a ello porque me percaté de que te acomodaste al lujo que te había dado merced a mi dinero, y en ningún momento te dio por caer en mis necesidades sexuales. Pero mi gran error fue no haber reparado antes en la malicia innata en las mujeres, por eso caí en la red de añagazas que me tendiste, en colaboración con la puta de Rita. Por todo esto y por más que te diré cuando me salga de los cojones, ahora soy yo el que pasa de ti. Hablaré hoy mismo con mi abogado para que prepare los papeles de nuestro divorcio.

Dicho esto, salió de la suitte y del hotel, y ya en la calle llamó al marido de Rita y lo puso al tanto de la situación, el cual, como ya venía sospechando las infidelidades de su mujer, meses atrás la excluyó de su herencia.

Después se fue en busca de Rita, y cuando la halló, como era un hombre atractivo y seductor, y además millonario, le dijo que su encuentro sexual había afluido en que se había enamorado de ella, que por más que lo intentaba, no podía olvidarla, que quería que formalizasen una relación amorosa y que se iba a divorciar de su esposa, amiga íntima de Rita.

Rita habló con su marido y le dijo que se había enamorado del esposo de su amiga, y que por esto le pedía el divorcio. Su marido no puso obstáculos e inmediatamente ordenó a su abogado que presentase los trámites en el juzgado.

Estuvo saliendo y viviendo con Rita justo el tiempo en que los divorcios se habían firmados. Rita llegó a enamorarse profundamente de él.

Al día siguiente de la firma de los divorcios, los ex maridos, amigos de toda la vida, llamaron por separado a sus ex esposas y las citaron en una cafetería del centro de la ciudad, sin que ninguna de ellas supiese que iban a aparecer los dos juntos. Una vez reunidos los cuatro, con la consiguiente sorpresa de ellas, nuestro hombre dijo a las mujeres.


Me satisface comunicarles, señoritas, que tenemos en nuestro poder dos documentos oficiales que amparan positivamente a nosotros y afectan negativamente a vosotras; uno es un acta notarial de una irrevocable separación de bienes, y otro es una sentencia judicial de exclusión de herencia, cuyos originales conservaremos nosotros. Sin decir nada más, las dejaron atónitas y mudas y, riéndose a boca llena, salieron los dos juntos de aquella céntrica, muy conocida y siempre muy concurrida cafetería




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  achl el Sáb Nov 10, 2018 7:18 am






Si tú no puedes, haz que tu mujer feliz


Veo cómo te enfundas en tu ceñido vestido, guiñándome un ojo con tu picardía. Te calzas suaves sandalias, tan ligeras como tus pasos. Mientras te pintas una sonrisa, destaca tu mirada con apenas un toque de sombra en los párpados. Estás hermosa. No son solamente tus formas, ni tus curvas sensuales, ni tus esbeltas piernas, ni tus delicados pies, ni tus ágiles manos, que vuelan rápidas de oreja a oreja, ajustándote los zarcillos. No es sólo tu pelo, a punto de desplegarse en una cascada de oro. Es tu mirada, tu ligereza, tus movimientos, y todo lo que se presta a una luz interior cuando te despides de mí, dejándome un beso en la punta de tu dedo y soplando amorosa sobre él rumbo a mi boca. Te vas hacia la puerta de salida a las escaleras y al ascensor y lo abres. Entras al ascensor. Vas a cumplir nuestro deseo, a derrochar sexo, y yo seré feliz. Un último guiño cómplice mientras cierras la puerta y desapareces de mi vista, no de mi mente, no de mi vida...



Sigo tus pasos en mi cabeza. Percibo cómo llamas a un taxi, y en apenas unos minutos llegas a tu destino. Puedo oír el timbre del local. Puedo imaginar la amistosa recepción, y ver tu entrada. Puedo ver cómo saludas a las caras y las manos que te reciben. Puedo ver cómo pides una copa y cómo empiezas una amistosa charla. Puedo ver los ojos de quienes te miran, posándose en tu cuerpo y parándose en tus pechos puntiagudos y en tu entrepierna. Puedo sentir la mirada de un chico esbelto, que se para en tus ojos y te sonríe con los suyos. Te quedas embelesada. Veo que con él hablas. Parece tímido, pero no, es un experto en estas lides y la conversación se va haciendo más directa, más íntima, más profunda...

Lentamente os acercáis a la pista. Sus brazos te abarcan con deseo y los tuyos lo atraen hacia ti. La música os invita a suaves movimientos y vuestras caras se van acercando. Ya sientes, ya sentimos. Cerca, vuestros alientos. Vuestros labios se abren para fundirse, sin que aún se devoren. Sus labios se posan sobre los tuyos con deseo. Es tu turno, y ahora le devuelves el beso, con esa delicadeza de la que sólo tú eres capaz, y luego las bocas hablan por sí solas, sin sonidos ni palabras. Labios, dientes, lenguas, manos, arrullados danzan al ritmo de la tenue música que flota allí. Vuestros cuerpos siguen atrayéndose, hasta ser uno, mientras vuestras manos van recorriendo territorios aún desconocidos, alternando suavidad con firmeza y caricias con pasión...

No estoy yo allí, pero sé que apenas os habéis separado unos centímetros para volver a miraros a los ojos y a dar el paso siguiente. Os dirigís hacia la cama dedicada a los ritos amorosos y allí sigue vuestro amorío, que ahora se acompaña de la lujuria, sin perder la armonía, sin cesar los besos, sin dejar las caricias sobre la ropa que os cubren. Frente a frente desnudos seguís acercándoos, seguís compartiéndoos. Os dejáis caer cual pluma sobre lecho y proseguís la lenta y cadenciosa carrera en vuestras exploraciones. Ya no son sólo ansiosas bocas besándose, ahora buscan nuevos horizontes, otras hendiduras, esas que dan y reciben placer, que comparten disfrutes, que llevan hasta la escalada de un disfrute y que finalmente acaba en el éxtasis.

Es entonces cuando suena mi móvil. Veo tu número y sonrío, y lo enciendo sin hablar. Merced al móvil, oigo tus suspiros y sus gemidos, y así puedo ver claramente lo que mi imaginación me decía. Por tus susurros rumio que su lengua te recorre premiosamente, y se para en ‘esa’ parte de tu cuerpo, dejando su tarjeta a través de unas apasionadas lamidas. Oigo sonidos diferenciados y separados por un leve espacio: el que va de su procaz boca a tu poza. Tus silencios absolutos me confirman que le correspondes de la misma forma, y siento, sin saber explicarme cómo, vuestros estremecimientos, vuestros temblores, vuestras mil y una sensaciones que reafirman la calentura que ya empieza a consumarse. Un sísmico, una aceleración de gemidos, e incluso rugidos, una explosión que precede a ese corto pero significativo silencio, quebrado por un rumor de tiernos y pasionales besos. Mi móvil enmudece.

Y ya no puedo pensar, no me queda imaginación y entro en unas ensoñaciones dulces, vislumbrando tu cara entre las brumas. Pero, pasado no mucho rato, suena la llave en la puerta de nuestra casa, y tú entras como una tromba. Te abalanzas sobre mí y me besas los labios, la cara, el cuello, el torso. Me miras y te miro, me sonríes y te sonrío. Me abres el pijama y me lames el torso, y también lames ahí abajo, donde mis sentidos se esfumaron hace tiempo, lo que me impide darte el placer que mereces, como el gozo que acabas de recibir de un desconocido, pero que sé que me has dedicado. Mi boca se alza y besa la tuya; te abrazo compartiendo las mismas lágrimas de emoción. Gracias de nuevo, amor. Hoy, en la distancia, en otros brazos, en otros labios y con otro cuerpo has disfrutado, y a mí me has vuelto a hacer inmensamente feliz...



Te quiero




avatar
achl

Mensajes : 18373
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: MI BLOC, QUE NO BLOG

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 36 de 36. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.